Pros de la nueva reforma tributaria del Gobierno

La estructura tributaria actual resulta costosa para diversos agentes de la economía, por lo que la propuesta de una reforma ha sido vista con buenos ojos por analistas, tanto nacionales como extranjeros.

POR:
agosto 15 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-15

A esta conclusión han llegado varios especialistas en el tema, quienes coinciden en afirmar que los principales costos de la reglamentación existente se derivan de la alta complejidad del sistema, que involucra más de 1.000 artículos al interior del Estatuto Tributario, pues ha aumentado el potencial de evasión y elusión de impuestos, ocasionando un costo bastante significativo para el Gobierno. Para Carolina Ramírez, investigadora de Correval, "la DIAN asegura que la evasión en Colombia en impuesto de renta e IVA, suma un total de 5.6 por ciento del PIB. En segundo lugar, en el sector corporativo existen en la actualidad grandes perdedores, pues la heterogeneidad de tarifas en el impuesto de renta propicia que empresas con el mismo nivel de utilidades paguen tarifas diferentes, incluso algunas con un monto de activos relativamente pequeño tienen tarifa más alta que compañías similares". De esta forma, tanto inversionistas locales como externos se ven afectados por una medida que es desigual para los diferentes sectores de la economía. En este sentido, Luis Carlos Villegas, presidente de la Andi, comenta que "la economía colombiana está atravesando por uno de los mejores momentos. En estas circunstancias, lo mejor es una reforma tributaria que contribuya a un crecimiento competitivo y sostenido de la economía, lo que debe traducirse en mayor inversión productiva". Para Villegas, "los beneficiados no son sólo los inversionistas sino el país en general. En efecto, el crecimiento se refleja en mayores recaudos, incluso con menores tarifas, menores tasas de desempleo, mayor formalización de la economía y en general, en mejores condiciones de vida para la población. Cabe anotar que cualquier política económica hoy en día debe ser vista en términos de competitividad, teniendo en cuenta las tendencias internacionales. "Si optamos por políticas teniendo en cuenta solamente lo nacional, corremos el riesgo de que el país se aísle del contexto mundial y se frene el desarrollo económico", comenta Luis Carlos Villegas. Impuesto a la renta De acuerdo con lo anterior, las propuestas en materia de impuesto de renta son las que podrían tener un impacto significativo en la perspectiva de los inversionistas sobre el país."En primer lugar, con la reforma presentada por el Gobierno, no sólo se plantea que los sectores de la economía tengan una tarifa más homogénea sino, además, la reducción de la tarifa actual. El principal objetivo de esta reducción es mejorar la competitividad de Colombia frente a otros países de la región", asegura Carolina Ramírez. Al comparar la tarifa existente para el impuesto de renta a las empresas en Colombia, un nivel de 38,5 por ciento luce relativamente alto, pues países como Argentina, Brasil, Chile, México o Perú, tienen tarifas corporativas inferiores a la colombiana de 35, 25, 15, 34 y 35 por ciento respectivamente. Según Fedesarrollo, "con la reducción planteada por el Gobierno, a una tarifa de 3 por ciento en los próximos tres años, Colombia se acercaría al promedio de la región, que se encuentra alrededor del 30 por ciento". Simplificación del sistema Para Ramírez, Colombia ha sobresalido en los últimos años por los cambios constantes en la regulación tributaria, derivados de las necesidades fiscales que cada año predominaron en el debate presupuestario. "Por ejemplo, desde 1990 hasta el 2003 se aprobaron siete nuevas leyes que, según la Dian, incrementaron la carga tributaria de 8,2 por ciento del PIB a 15,4 por ciento. En este sentido, algo muy favorable de la reforma que plantea el Gobierno es que pretende simplificar el sistema tributario, permitiendo que los inversionistas, locales y externos, tengan una perspectiva más clara de los impuestos", dice Correval. AUMENTAN RESPALDO A LA COMPETITIVIDAD Algo destacable de la propuesta hecha por el Gobierno es que al parecer sí va en dirección de aumentar la competitividad de Colombia frente a las tendencias de sus vecinos. Esto se explica en la homogenización entre los sectores y la reducción de la tarifa del impuesto de renta, sumado a una perspectiva de mayor estabilidad en la legislación tributaria, lo que se convierte en una buena noticia para los inversionistas. Cabe aclarar que una de las críticas que permanecen vigentes con el documento presentado por el Gobierno es la propuesta de usar el 4 X 1.000 como una tarifa permanente, pues es un impuesto que ha obstaculizado un desarrollo más dinámico del sector financiero.

Siga bajando para encontrar más contenido