A proteger el corazón de los niños con una vida sana

Al adoptar un estilo de vida sano, desde los primeros años de vida, es posible prevenir la aparición de enfermedades que comprometen la salud del corazón y las arterias, en la infancia y en la edad adulta.

POR:
julio 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-28

Lamentablemente, los problemas cardiovasculares en niños y adolescentes cada vez aparecen con más frecuencia, pues la vida moderna ha estimulado en ellos hábitos poco saludables que se traducen en sobrepeso y obesidad, hipertensión, colesterol alto, entre otros. “El ser humano desde los 10 años puede manifestar este tipo de problemas cardiovasculares, por lo cual, la alimentación entre los 5 y 10 años es fundamental", explica Juan Manuel Sarmiento, coordinador del Centro de Prevención Cardiovascular de la Fundación Clínica Shaio. La recomendación principal es incluir en la dieta de los pequeños, de tres a cuatro porciones de frutas y verduras al día. "Estas proporcionan vitaminas y minerales, y regulan el metabolismo", dice la nutricionista, Enith Garcés. Así mismo, es importante el consumo de carnes y lácteos dos veces al día, así como de cereales, arroz, granos y grasas de buena calidad. También, hay que evitar la comida chatarra, el exceso de sal y vigilar el azúcar. “Lo aconsejable es reducir su ingesta a una sola vez al día, lo que equivale a un postre, medio bocadillo, una chocolatina pequeña, un helado o una porción de gelatina”, explica Garcés. Además, los padres deben controlar la cantidad de comida que incluyen en el plato de sus hijos, pues un niño no tiene los mismos requerimientos nutricionales que un adolescente. “Después de los 13 años, las porciones de proteínas deben aumentarse y las grasas disminuirse”, asegura Garcés. Otro mecanismo de prevención es realizar actividad física con frecuencia. “Basta con que los niños salgan a caminar, jueguen a la pelota y estén activos la mayor parte del tiempo”, dice Sarmiento. OTRAS RECOMENDACIONES - Es clave dedicar dos o tres días a la semana a pasatiempos como montar en columpios, bailar y jugar en el parque, y además practicar algún deporte como ciclismo, patinaje o natación, de tres a cinco veces por semana, en sesiones de 20 minutos. - Se debe reducir el tiempo que pasan al frente del televisor y el computador, el que no debe superar las dos horas diarias. - El ejemplo de los padres es vital, en la medida en que adopten un estilo de vida saludable y no ingieran bebidas alcohólicas ni consuman cigarrillo. En los adolescentes al igual que en los adultos, el consumo de tabaco desencadena un sinnúmero de enfermedades, entre ellas, las asociadas con el corazón y las arterias. Quienes lo hacen desde la adolescencia, están más propensos a sufrir de problemas cardiovasculares en la edad adulta. - Aunque la patología en niños y adolescentes varía según la edad, los hábitos alimenticios y el factor hereditario, hay algunos síntomas generales que podrían indicar la existencia de una enfermedad cardiovascular: coloración violácea en labios y dedos, imposibilidad para realizar actividades básicas como bañarse o vestirse por fatiga excesiva y falta de aire, mareo, palpitaciones permanentes y pérdida del conocimiento, incluso estando en reposo; disminución de la atención, cansancio al jugar y rendimiento escolar bajo. No dude en consultar en cualquier caso.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido