Proyecciones del PIB se mantienen estables

Se mantienen las previsiones de un crecimiento económico de cero por ciento para el 2009.

POR:
enero 06 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-06

Eso de acuerdo con las cifras del Dane publicadas a finales del año pasado respecto a los resultados del tercer trimestre del año.

El Dane publicó a final de diciembre los resultados del PIB para el tercer trimestre del 2009. Durante ese periodo, la economía se contrajo 0,2 por ciento con respecto al mismo trimestre del año anterior. Este dato estuvo en línea con la proyección de Corficolombiana, por lo cual mantiene su estimación de crecimiento de 0 por ciento para el 2009 y de 2 por ciento para el 2010.

Por el lado de la oferta, los sectores que presentaron las variaciones más negativas fueron la industria (-5,8 por ciento) y el comercio (-4,0 por ciento). La industria ha sido fuertemente golpeada por la caída en la demanda a nivel global y, en particular, por las tensiones comerciales con Venezuela y Ecuador. En cuanto al comercio, se ha visto afectado por la fuerte desaceleración de la demanda interna y, especialmente, por el desplome del subsector automotriz.

Según cálculos, este subsector (con participación del 6 por ciento en el comercio) se contrajo 19,4 por ciento en el tercer trimestre del 2009, mientras que todos los otros subsectores del comercio presentaron una baja moderada de 0,7 por ciento.

Sin embargo, los más recientes datos de industria y comercio (incluyendo los índices de confianza de Fedesarrollo) presentan claras señales de recuperación en los últimos meses del 2009, aunque a un ritmo lento. De esta forma se espera que la reactivación de estos sectores será gradual y tardará en consolidarse hasta el segundo semestre de 2010.

Por el contrario, los sectores más dinámicos en este periodo fueron la construcción (+13,7 por ciento) y el minero (+8,8 por ciento). La construcción estuvo liderada por el subsector de obras civiles con un crecimiento de 41 por ciento. Este desempeño se debe a la mejor ejecución de los gobiernos nacional y territoriales y al elevado dinamismo del sector de hidrocarburos.

Por su lado, el minero sigue siendo uno de los sectores jalonadores de la economía en el 2009, y así seguirá siendo en el 2010, dado los grandes flujos de inversión extranjera que han entrado al país para proyectos de tipo minero-energético.

Por el lado de la demanda, la inversión (-10,7 por ciento), las importaciones (-12,5 por ciento) y las exportaciones (-10 por ciento) presentaron variaciones negativas, mientras que el consumo total (+1 por ciento) creció levemente.

A pesar del marcado retroceso en la inversión, la participación de este componente como porcentaje del PIB (25,2 por ciento) se mantiene incluso por encima del nivel promedio del 2006 y 2007, los dos años de mayor expansión económica reciente. Haber mantenido ese coeficiente sobre el PIB es fundamental para que la economía pueda regresar rápidamente a tasas de crecimiento superiores a 4 por ciento, posiblemente hacia el 2011.

La variación de inventarios (-57 por ciento) es el principal factor detrás del débil comportamiento de la inversión. El ciclo de desacumulación de inventarios se ha acelerado a lo largo del año; sin embargo, el mejor desempeño en los indicadores de confianza, producción y demanda de los últimos meses deberían ir sentando las bases para reposición de existencias en el 2010.

El otro componente de la inversión, la formación bruta de capital fijo (FBCF), cayó a una tasa más moderada de 2,8 por ciento anual. No obstante, la FBCF sin obras civiles aún no muestra señales de recuperación: decreció 16,2 por ciento, comparado con -14,9 por ciento en el segundo trimestre del 2009, y tuvo que ser compensada por la FBCF en obras civiles (+41 por ciento).

La importante caída en las exportaciones se explica en gran parte por la fuerte reducción en el comercio con Venezuela, aunque en los últimos datos del cuarto trimestre del año pasado se evidencia un mejor desempeño en las exportaciones tradicionales y en las no tradicionales excluyendo al vecino país.

Por su lado, la fuerte caída de las importaciones en tercer trimestre es el resultado del colapso en el comercio global y la débil demanda interna. En contraste a las exportaciones, los datos más recientes no muestran señales de reactivación en las importaciones, por lo cual en el 2009 las exportaciones netas contribuirán positivamente al crecimiento del PIB.

Finalmente, el ligero crecimiento del consumo total se debió en su totalidad a un incremento de 4,7 por ciento en el gasto gubernamental, pues el consumo de los hogares no presentó variación alguna.

Estas cifras, así como el aumento de la cartera de consumo del sistema financiero que continúa desacelerándose en 2009 (llega a 0,1 por ciento nominal anual a comienzos de diciembre), sugieren que el ritmo de recuperación del consumo también será lento y justifican tasas de interés bajas y estables durante la mayor parte del 2010.

Aunque la economía sigue mostrando variaciones negativas, la magnitud de las contracciones en los primeros tres trimestres del año es muy moderada al compararla con la de otros países en la región en donde se han visto caídas del PIB superiores a 2 por ciento. Con estos resultados y luego de que el Emisor dejara la tasa inalterada en diciembre, Corficolombiana mantiene su estimación de que la economía crecerá 0 por ciento en el 2009.
 

Siga bajando para encontrar más contenido