Al proyecto de ley de las Zidres ya le sobran detractores

Las críticas radican en que aún no se define el tema de la propiedad de la tierra y la claridad por las UAF.

Nery Oros, representante a la Cámara por Vichada.

Archivo particular

Nery Oros, representante a la Cámara por Vichada.

Finanzas
POR:
octubre 24 de 2014 - 03:23 a.m.
2014-10-24

No fue muy bien recibido el proyecto de ley llamado Zonas de Interés de Desarrollo Rural y Económico (Zidre), por parte de los congresistas y de los académicos.

En el Congreso, por ejemplo, la representante por Vichada, Nery Oros, indicó que no ha habido debate, pese a que tras la lectura del proyecto, se evidencia que “no clarifica el tema de la propiedad de la tierra, mientras que a los empresarios no les ofrece la seguridad jurídica que necesitan para la ejecución de sus proyectos”.

La congresista aclaró que este no es un proyecto sobre baldíos, como se ha dicho.

“Estas zonas aniquilarían la unidad agrícola familiar (UAF), único antídoto contra la concentración de la tierra”, dijo César Jerez, coordinador de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (Anzorc) a la emisora de la Universidad Nacional (UN Radio). En su opinión, este proyecto vulneraría el derecho a los baldíos, los cuales deben ser para campesinos sin tierra.

En el mismo espacio radial, Alonso Correa, sociólogo y magíster en desarrollo Rural de la Universidad Javeriana, dijo que algunas problemáticas que ‘aparentemente’ buscan solucionar esta iniciativa son la clarificación de títulos, la concesión de tierras para minería, la seguridad alimentaria y el intento de vincular capital extranjero.

Las Zidres, dice el proyecto, son áreas geográficas aisladas de los centros urbanos más significativos; demandan elevados costos de adaptación productiva; tienen baja densidad poblacional y altos índices de pobreza; carecen de infraestructura mínima para el transporte y comercialización de los productos y, por sus características agrológicas y climáticas, resultan inapropiadas para las unidades de producción familiar.