Prueba de fuego de reforma migratoria

El Senado de Estados Unidos aprobó esta semana una reforma migratoria que permite la legalización de millones de inmigrantes indocumentados, fortalece la vigilancia fronteriza y da a la Casa Blanca una importante victoria política.

POR:
mayo 27 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-27

Para muchos, la aprobación en el Senado elimina un importante obstáculo para hacer realidad los deseos de la Casa Blanca de legalizar a buena parte de la población indocumentada en Estados Unidos. Para muchos senadores la decisión de la corporación legislativa sonó a victoria, aunque saben que el proyecto de ley debe pasar ahora por un difícil proceso de armonización con la versión que aprobó la Cámara de Representantes, a partir del mes próximo, antes de que se convierta en ley. La mayoría de los demócratas, entre ellos Edward Kennedy, han insistido en que el proyecto de ley es "humanitario", fortalece la seguridad nacional y reconoce los aportes de los inmigrantes. Al final, los republicanos aceptaron a regañadientes algunas de las cláusulas, remachando la necesidad de mejorar, ante todo, la vigilancia fronteriza. El proyecto de ley sobre inmigración cuenta con el respaldo de la Casa Blanca, el sector empresarial, las organizaciones hispanas y grupos religiosos. La medida declara el inglés como "idioma nacional" de Estados Unidos e incluye, entre sus principales elementos, una vía hacia la legalización de al menos ocho millones de indocumentados, de un total de cerca de 12 millones que se calcula viven en el país. EFE TARJETAS Se plantea un programa de trabajadores temporales y otro de 1,5 millones de "tarjetas azules" para trabajadores agrícolas. Se impone límite anual de 650.000 visas patrocinadas por empleadores. Unos ocho millones de personas podrán legalizarse.

Siga bajando para encontrar más contenido