En puja por mercado, socios comerciales sacan ventaja

La balanza comercial colombiana frente a más de 30 países que representan el 47 por ciento del intercambio de bienes con el mundo, es menos favorable hoy que hace un año.

Entre enero y agosto, las importaciones colombianas aumentaron 6,8%. Las ventas cayeron 2,6%.

Archivo particular

Entre enero y agosto, las importaciones colombianas aumentaron 6,8%. Las ventas cayeron 2,6%.

Finanzas
POR:
octubre 23 de 2014 - 04:07 a.m.
2014-10-23

En un año complejo para el intercambio de bienes, la balanza comercial de Colombia continuó desequilibrándose y en lo que va del año hasta agosto, el saldo en contra superó los 1.750 millones de dólares.

Pero al observar los números en detalle, se ve un deterioro en las cuentas con la gran mayoría de los países, que en conjunto representan el 47 por ciento del comercio exterior colombiano.

Esto, bien sea porque hace un año había superávit y a hoy las cifras están en rojo, porque el desequilibrio aumentó, o simplemente porque el saldo a favor se ha reducido.

Ahí no se tienen en cuenta China ni México, los países con los mayores desbalances (más de 2.500 millones de dólares cada uno), que si bien ocupan los primeros puestos en la lista, hay una leve reducción.

SE VOLTEA LA TORTA

Sin duda, la principal muestra del desequilibrio comercial es Estados Unidos. Hace un año, Colombia tenía una amplia ventaja, impulsada por el dinamismo en las ventas de crudo a ese país.

Pero ha sido justamente la baja en los despachos de petróleo de este año lo que ha provocado el gran salto en las cifras, al punto que el déficit con el mercado estadounidense ya está por encima de los 2.000 millones de dólares.

Como se recuerda, las exportaciones a ese país entre enero y agosto de este año cayeron 27 por ciento, mientras que las importaciones aumentaron 11 por ciento, según los datos del Dane.

Y el otro país con el que los números pasaron de verde a rojo fue Irlanda. Si bien no es un gran jugador, vale la pena mencionar que ya hay un déficit acumulado de 69 millones de dólares, frente a un saldo a favor de 33 millones hace un año.

Colombia ha aumentado la compra a ese país de productos farmacéuticos y aparatos ópticos y de fotografía, al tiempo que le está vendiendo menos café, carbón, plásticos y químicos.

Entre tanto, hay otras naciones con las cuales el desequilibrio en las cifras de comercio ha aumentado en los últimos meses.

Tal situación se ha visto con mayor intensidad en algunos de los principales socios colombianos de la Unión Europea.

Por ejemplo, el desequilibrio con Alemania y Francia aumentó en más de 300 millones de dólares durante el último año. En el caso del primero, superó los 1.100 millones de dólares y con los galos, llegó a 900 millones de dólares.

En ambos casos se están despachando menos combustibles, textiles, papel y manufacturas, así como metales. Entre tanto, Colombia está comprando más bienes de alta tecnología como maquinaria, vehículos y sus partes, y productos farmacéuticos, entre otros.

En ese bloque, también ha crecido el déficit con Eslovaquia, Grecia, Hungría, Letonia, Luxemburgo, Malta, Polonia, Rumania y República Checa.

Vale la pena recordar que con la gran mayoría de esos países el intercambio es intermitente y los números no son grandes, con lo cual hay mucha volatilidad.

Si bien Colombia mantiene un saldo favorable con Croacia, Dinamarca, Portugal y Reino Unido, la brecha se ha acortado, debido al aumento en las importaciones.

Los otros números grandes están en Asia, pues el saldo en rojo ha crecido con Japón, Corea y Taiwán.

La diferencia de estos países es que sí han aumentado la compra de bienes colombianos, pero es más fuerte el crecimiento de sus despachos.

EL VECINDARIO

América Latina no ha escapado a esta tendencia, pues es cada vez mayor el desbalance con Bolivia y Uruguay, principalmente por las importaciones colombianas de cereales que en su mayoría no se producen localmente.

Incluso, Colombia no le ha vendido nada a Trinidad y Tobago este año, pero sí le ha comprado combustibles, productos químicos y algunos alimentos. En tanto, hasta agosto ha bajado el saldo a favor con Ecuador, Perú, Chile y Venezuela, los mayores socios del país en América Latina.

CON LOS NÚMEROS A FAVOR, Y MEJORANDO

Hay socios en todas las regiones con los cuales el saldo continúa a favor de Colombia.

En medio del deterioro de la balanza comercial de Colombia, hay socios con los cuales el intercambio sigue creciendo y los saldos a favor también.

No es necesario ir muy lejos para ver que Panamá ha aumentado las compras de productos colombianos (principalmente petróleo), con lo cual el superávit para Colombia está en 2.400 millones de dólares.

Igualmente, el saldo a favor se duplicó con Puerto Rico y ya sobrepasa los 213 millones de dólares.

Incluso, en algunos países con los que los números han sido tradicionalmente rojos, se ha visto un descenso en el desequilibrio.

Es el caso de Argentina, Brasil, México y Paraguay, situación que obedece, en la mayoría de los casos, a un aumento en los despachos de productos colombianos.

En Europa, sigue ampliándose la diferencia con Bélgica, Eslovenia, España, Países Bajos e Italia, pues estos países no han dejado de demandar crudo colombiano.

Entre tanto, en Asia hay países con los que el comercio viene creciendo en ambas vías. India y Turquía son destinos con mayor relevancia para las materias primas colombianas, pero adicionalmente en el país ha aumentado la demanda de bienes procedentes de esas latitudes.

China, el país con el cual se tiene el segundo mayor desequilibrio comercial, ha visto una disminución marcada del saldo en rojo.

PRODUCTOS

El sector agropecuario y la minería son los únicos que venden en el exterior más de lo que compran.

Con excepción del café, el país está comprando más alimentos procesados y bebidas a otras naciones frente a lo que exporta.

El desequilibrio es cada vez más marcado en textiles y confección, no solo en materias primas sino en bienes terminados.

El descenso que han tenido las exportaciones de vehículos ha sido una de las mayores causas del deterioro en la balanza comercial.

Aunque hay superávit en las ventas de petróleo, no ocurre lo mismo en el rubro de los derivados, por las importaciones de gasolina.

luicon@eltiempo.com