Pulso por la Presidencia entre Santos y Zuluaga

Este domingo, en la segunda vuelta, los colombianos decidirán si le dan continuidad a las políticas de Juan Manuel Santos y el proceso de paz, o si se cambia el rumbo con Óscar Iván Zuluaga.

En el último debate televisado Zuluaga atacó con vehemencia a Santos quien a su vez defendió los resultados de su Gobierno.

CEET

En el último debate televisado Zuluaga atacó con vehemencia a Santos quien a su vez defendió los resultados de su Gobierno.

POR:
junio 13 de 2014 - 11:39 p.m.
2014-06-13

La segunda vuelta de la elección presidencial, que se realiza este domingo en el país, pone en juego el proceso de paz con la guerrilla de las Farc, al enfrentar a su principal impulsor, el candidato-presidente Juan Manuel Santos, y a su opositor, Óscar Iván Zuluaga.

Santos, liberal de 62 años de edad, quien busca la reelección, promete acabar con un conflicto de más de cinco décadas con las Farc, grupo con el que avanza en negociaciones desde noviembre del 2012 en La Habana.

“Con paz haremos más”, asegura el mandatario, que durante la semana anunció además, el inicio de conversaciones con el Ejército de Liberación Nacional (Eln), con la esperanza de alcanzar “una paz integral”.

Para Santos, el fin de la insurgencia permitirá “liberar el potencial” del país y aumentar la inversión en salud y educación, pero, en especial, mejorar la vida de los más desfavorecidos, “los que están poniendo los muertos en esta guerra”, en un país donde un tercio de los 47 millones de habitantes son pobres a pesar de que la economía crece por encima del 4 por ciento anual.

Por su parte, Zuluaga, también liberal, de 55 años y quien defiende las ideas del expresidente Álvaro Uribe Vélez (2002-2010), asumió el rol de oponerse a los diálogos con las Farc, aunque matizó su postura tras ganar la primera vuelta el 25 de mayo, cuando obtuvo 29,3 por ciento de los votos frente 25,7 por ciento de Santos.

Por esas razones, la contienda se polarizó y este domingo los colombianos deberán decidir entre “una paz negociada sin cese al fuego, como la ha planteado el actual Gobierno, o la posible suspensión de los diálogos como lo señala Zuluaga, quien asegura que para que la negociación avance debe haber cese al fuego por parte de la guerrilla.

“Yo quiero paz”, dijo el exministro de Hacienda de Uribe en un debate televisado, “pero no quiero ver a Timochenko (jefe máximo de las Farc) en el Congreso”.

referendo del proceso

El tema de la impunidad es sensible en Colombia, pues el extenso conflicto armado, que involucra a las guerrillas, los paramilitares y las bandas de delincuentes, ha dejado más de 220.000 muertos y cinco millones de desplazados.

Para el politólogo Fernando Giraldo, profesor en la Universidad Javeriana, “si Santos gana se termina refrendando el proceso de paz”.

“Pero si gana Zuluaga, el sentimiento general es que se romperá, o al menos se le pondrán condiciones inaceptables para las Farc que opten por retirarse de la mesa”, dijo.

Giraldo consideró como un logro de Santos el haber puesto el debate en términos de “paz o guerra”, con lo cual muchos colombianos se sentirán llamados a votar para “no desaprovechar la oportunidad” de terminar el largo conflicto, que ha lastrado el desarrollo económico y social del país.

Con Zuluaga, quien anunció su intención de revisar los avances con las Farc en temas como la reforma rural, la participación política de los guerrilleros, la lucha contra el narcotráfico y el reconocimiento a las víctimas, esta oportunidad podría estar en entredicho.

Para muchos, además, incidirá en esto el peso político de Uribe, quien por ley no puede postularse para un tercer mandato, y ahora actuará como senador.

El expresidente lideró una lucha contra las Farc y ha sido el más fuerte opositor a las negociaciones en Cuba iniciadas por Santos, su otrora ministro de Defensa, quien también ha sido duro con la guerrilla.

juego de alianzas

Para triunfar, ambos candidatos apelaron a distintas alianzas. Mientras Zuluaga consiguió el apoyo de la conservadora Marta Lucía Ramírez, tercera en la primera vuelta con 15,5 por ciento de los votos, Santos tiene de su lado a la izquierdista Clara López (15,2%) y al excandidato del Partido Verde, Enrique Peñalosa (8,9%).

Pero según los analistas, para superar el altísimo abstencionismo de 60 por ciento del 25 mayo y convocar a las urnas a los indecisos, será clave el aporte de las maquinarias electorales, a la que apelarán tanto Santos, que ganó en la costa del Pacífico y el Caribe y en el sur del país, como Zuluaga, que venció en el centro y ciudades clave como Bogotá y Medellín.

ELECCIONES SEGURAS

Colombia pretende repetir este domingo, en la segunda vuelta de las presidenciales, los comicios más seguros de su historia, y con ese objetivo destinará a casi todos los militares y policías del país para una jornada en la que las guerrillas prometieron tregua.

“En las jornadas de marzo y mayo hemos tenido los procesos más seguros en la historia reciente del país”, dijo el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, en referencia a las elecciones parlamentarias y la primera vuelta presidencial.

Pinzón explicó el operativo de seguridad diseñado para las elecciones del domingo, llamado Plan Democracia, que incluye el despliegue de 246.000 policías y militares en los colegios electorales y otros 191.000 uniformados en sus labores habituales.

En esta ocasión, el despliegue de la fuerza pública cubrirá con presencia física el 99,94 por ciento de las mesas del país, aunque el ministro prometió que el resto de puestos de votación tendrán un “cubrimiento de área”.

Tal y como pasó en la primera vuelta del 25 de mayo, las Farc y el Eln prometieron no interferir en el proceso electoral.

En esa ocasión ambos grupos decretaron un cese al fuego conjunto, el primero en su historia.

Esta vez, solo las Farc han repetido esta medida, pero el Eln ha dicho que no se les verá. Si los dos grupos cumplen su pacto de no interferir con ataques ni atentados en el proceso electoral del domingo, el éxito de la jornada estará asegurado: “este periodo electoral ha sido ejemplo para el mundo”, dijo Pinzón.

RESPALDO EMPRESARIAL

Durante la semana que pasó, la candidatura de Juan Manuel Santos recibió un espaldarazo clave, pues evidencia la confianza que hay sobre su gestión en materia económica.

Un grupo de 79 empresarios del país expresó su apoyo a Santos, al considerar su continuidad “fundamental” para los diálogos de paz con los grupos guerrilleros.

En un carta enviada al mandatario, los líderes de los sectores empresariales más importantes del país dijeron estar “convencidos que para Colombia será indispensable seguir contando en un nuevo período presidencial con la continuidad de sus programas y con la construcción de la paz”.

En la carta, los representantes del sector privado destacaron los “resultados económicos sin precedentes” del actual Gobierno en áreas como “incremento del empleo formal, aumento constante de la inversión extranjera, modernización de la infraestructura y excelentes relaciones internacionales”.

Los empresarios también expresaron su respaldo al Gobierno por la “prosperidad democrática, fortalecimiento de la seguridad, restitución de tierras a las víctimas del despojo, avances considerables en equidad y un ambicioso programa de vivienda urbana y rural”.

Firmaron el documento, entre otros, Nicanor Restrepo, del Grupo Éxito; Pedro Gómez Barrero, del sector de la construcción; Ernesto de Lima (aseguradoras), Jorge Steiner Sampedro (agroquímicos) y Guillermo Trujillo Estrada (cafeteros).

El empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo, presidente de la junta directiva del Grupo Aval, también habló en favor de la continuidad del proceso de paz.

En materia económica es claro que no es mucho en lo que difieren las propuestas de los dos candidatos.

Los une el conocimiento de las finanzas públicas, gracias a su paso por la cartera de Hacienda.

Sin embargo, está claro que el nuevo presidente debe analizar temas tributarios (continuidad del 4 por mil, del patrimonio y gravar más a las empresas o a las familias).

La financiación de la educación es otro tema crucial.

Ambos han manifestado que un mejor país se construye con mejores ciudadanos y estos, solo se forjan con un modelo educativo incluyente y de calidad.

La infraestructura vial es otro reto en el camino, pues no está clara la manera de financiar los casi 40 proyectos que el país necesita para subir sus niveles de competitividad.

El crecimiento industrial y el desarrollo agropecuario requieren políticas novedosas y ambos candidatos lo saben. La gente debe dar su veredicto.

Resumen de agencias

Siga bajando para encontrar más contenido