Un punto de partida

Para el día de hoy se encuentra convocada la segunda reunión de la Comisión de Concertación que tiene como objetivo central conversar y -eventualmente- llegar a un acuerdo sobre el nuevo nivel del salario mínimo, el cual regirá a partir del próximo primero de enero.

POR:
diciembre 05 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-05

Como es bien conocido, en la cita participan representantes del Gobierno, los empresarios y los trabajadores. Tal como se ha fijado el ritmo de las deliberaciones, el propósito es que en los dos primeros encuentros los diferentes bandos escuchen exposiciones de carácter técnico y planteen sus posturas iniciales. Acto seguido, y antes del 15 de diciembre, habrá dos reuniones más en las cuales tendrá lugar la negociación propiamente dicha, con miras a fijar el incremento del mínimo, que hoy se encuentra en 535.600 pesos mensuales. A juzgar por lo ocurrido en otros años, es previsible que los puntos de partida de los diferentes interesados sea muy distinto. Aunque las cifras precisas sólo se conocerán hoy, algunos gremios han hablado de niveles cercanos al 4,5 por ciento, un alza que saldría de sumar la inflación esperada para el 2011 y un aumento en la productividad laboral del uno por ciento. Por su parte, entes externos relacionados con los sindicatos han hablado de reajustes que pueden duplicar esa cifra, aunque la verdad todo depende de que las centrales obreras -que han tenido profundas diferentes internas en el pasado reciente- lleguen con un sólo número. Si ese es el caso, el debate podría ser más fluido y subirían las posibilidades de llegar a un entendimiento, algo que ha ocurrido en tan solo dos ocasiones en lo que va del presente siglo. Pero mientras esa incógnita se define, vale tener ciertos elementos en cuenta. Uno de los más significativos tiene que ver con la alzas que se han acordado en el marco de las colecciones colectivas discutidas entre enero y octubre. Al respecto, un interesante documento del Ministerio del Trabajo muestra que dicho promedio fue del 4,6 por ciento. De tal manera, al lado de crecimientos salariales del 7 por ciento o más, como ocurrió en algunas entidades del sector bancario, hubo otros como los de las empresas de servicios, que fueron del 3,2 por ciento. Incluso en el ramo de la minería, de donde parte una de las locomotoras de la prosperidad, la media fue de 4,5 por ciento. Tales precedentes hacen pensar que, a lo mejor, sindicatos y sector privado no van a estar tan lejos como se piensa. ricavi@portafolio.coHELGON

Siga bajando para encontrar más contenido