El Qi-Gong de la transformación

El Qi-Gong de la transformación

POR:
julio 07 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-07

Pedir ayuda, hablar de mis problemas, dar a conocer mis necesidades, o hacer sentir lo mío es relativamente fácil. Lo difícil es escuchar a los demás, hacer algo por ellos e intentar ayudarlos. El Qi-Gong de la transformación opera con esa clase de energía, tal vez la energía más maravillosa de la vida, la de la transmutación. El Buda Atishá nos enseña a transformar los venenos en miel. Es una técnica extraordinaria, y se realiza no precisamente con mis propios venenos; la fórmula maravillosa tiene que ver con la compasión y el más grande alquimista de la vida: el corazón. Lo único que hay que hacer es inhalar profundamente y pedir por el dolor y la angustia del otro, no importando si aquella persona es de mi agrado o no. Exhala visualizando al otro lleno de alegría, prosperidad y cubriéndolo con el bienestar que necesita. Inhalar hacia mi corazón con un pensamiento de compasión hacía los otros es un procedimiento milagroso, pues al exhalar felicidad, transformará mis propios venenos en miel. Realízalo unos minutos en la noche y en una semana experimentará una gran transformación. Quiero invitarlos el próximo 16 de agosto a un seminario donde enseñaremos El Qi-Gong de la transformación. Sitio: Armonía Total. Calle 36 # 16-56. Más información: cel 3153185777.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido