Así quedó el Marco Fiscal de Mediano Plazo

Esta estrategia programa recursos para atender las obligaciones del Estado y garantiza una inversión pública del 1,8 % del PIB entre 2016 y 2026. Prevé un petróleo a US$75 en 2022 y revisa a la baja meta crecimiento de este año de 4,2 % a 3,6 %. Más detalles del Marco Fiscal.

Así quedó el Marco Fiscal de Mediano Plazo

Archivo

Así quedó el Marco Fiscal de Mediano Plazo

Finanzas
POR:
junio 12 de 2015 - 10:54 p.m.
2015-06-12

En este Marco Fiscal se programan los recursos necesarios para atender las obligaciones legales del Estado y se sostiene un nivel de inversión pública equivalente a 1,8 por ciento del producto interno bruto (PIB) entre 2016 y 2026.

Para hacer espacio fiscal a la inversión, en el mediano plazo se acota el crecimiento del gasto en servicios personales y gastos generales.

Los primeros pasan de 2,4 por ciento del PIB a 1,7 por ciento del PIB y los segundos caen de 0,7 por ciento del PIB a 0,5 por ciento del PIB, en el periodo considerado.

Además, en medio de una caída de precios del petróleo y de una desaceleración del crecimiento, se hace necesario fortalecer la capacidad de gestión y control de la evasión de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian).

A partir de 2016 se espera que estas medidas aporten medio punto del PIB en ingresos adicionales.

Asimismo, las rentas que expiran hacia finales de la presente década, deben ser prorrogadas o reemplazadas por otras que eviten una contracción de los ingresos en el mediano plazo.

Esta tarea se realizará siguiendo las recomendaciones que presente la Comisión de Expertos para la Equidad y Competitividad Tributaria.

El panorama fiscal se proyecta en un contexto de incertidumbre sobre el comportamiento futuro de los precios del petróleo y con la expectativa de mantener una producción promedio de un millón de barriles por día durante los próximos ocho años.

En cuanto a los precios, los expertos consultados en el proceso de formulación del marco estuvieron de acuerdo en suponer que los precios de los contratos de crudo Brent recuperarán parcialmente el terreno perdido en los últimos meses y convergerán a niveles de 75 dólares por barril a partir de 2022.

Se espera un crecimiento real de la economía de 3,6 por ciento para 2015, con lo cual se revisa a la baja la meta originalmente fijada en 4,2 por ciento.

Este ajuste, asociado a la reducción de 1,4 por ciento del PIB en las rentas petroleras, obligó a un aplazamiento de 0,7 por ciento del PIB del Presupuesto General de la Nación que sumado a mayores ingresos por la reciente reforma y a un aumento del recaudo externo, permitirá cerrar el déficit de 2015 en 3,0 por ciento del PIB.

La Regla Fiscal permite al gobierno descontar del déficit total los efectos positivos o negativos producidos por los ciclos energético y económico.

En la actual coyuntura, el componente cíclico ascenderá a -0,7 por ciento del PIB, lo que significa que el déficit estructural equivaldrá a 2,2 por ciento del PIB al cierre de 2015.

En 2016 se espera un ciclo negativo de -1,5 por ciento del PIB y un déficit estructural de 2,1 por ciento del PIB para un déficit total de 3,6 por ciento del PIB.

En materia de financiamiento externo para 2015, Cárdenas informó que la meta de colocación de bonos en los mercados internacionales se ha ejecutado en un cien por ciento, con la emisión que se realizó en enero de 2015 por un monto de US$1.500 millones con vencimiento en 2045 y con la reapertura que se realizó en marzo por un monto de US$1.000 millones, para un total de US$2.500 millones.

El resto del financiamiento externo se obtendrá a través de operaciones de crédito con entidades multilaterales por 2.600 millones de dólares, de los cuales a la fecha se han desembolsado 200 millones de dólares y los restantes están autorizados para ser desembolsados en el segundo semestre del año.

Las fuentes de financiamiento interno contemplan colocar en el mercado un total de $30,6 billones.

En subastas se han colocado 15,4 billones de pesos, equivalentes al 68 por ciento de la meta, mientras que en  operaciones con entidades públicas se colocaron 4,1 billones de pesos (54 % de la meta).

Para el año 2016, se esperan desembolsos de deuda externa por 6.000 millones de dólares.

Las fuentes de financiamiento interno contempladas por el Gobierno Nacional para el 2016 son 31,1 billones de pesos.

Dadas las proyecciones de déficit y el plan de financiamiento, se espera que la deuda bruta del Gobierno permanezca constante en 38,3 por ciento del PIB entre 2014 y 2015 y se eleve luego hasta 39,9 por ciento en 2016.

Estos resultados proyectados para el Gobierno Nacional Central llevará hasta 2,4 por ciento del PIB el déficit del Sector Público Consolidado, agregado que empezará a mejorar su balance a partir de 2017.