‘Queremos crecer 15 % en América Latina en el 2014’

El grupo Crowe Horwath es noveno en el mundo en asesoría y consultoría a empresas. Está en más de 150 países y sus firmas asociadas facturaron el año pasado 3.168 millones de dólares.

Eduardo Pestarino, director para las américas, y Jorge Castelblanco, CEO en Colombia.

Juan M. Vargas / Portafolio

Eduardo Pestarino, director para las américas, y Jorge Castelblanco, CEO en Colombia.

POR:
abril 24 de 2014 - 12:37 a.m.
2014-04-24

En un año, el grupo Crowe Horwath cumplirá un siglo de vida y está clasificado como una de las diez primeras empresas del mundo en asesoría y consultoría corporativa.

El año pasado facturó 3.168 millones de dólares, está en más de 150 países y más de 30.000 personas trabajan para sus asociados.

Su director para las Américas, Eduardo Pestarino, estará mañana en un foro sobre normas internacionales de información financiera (NIIF), en la sede de Compensar de Bogotá, y habló con Portafolio.

¿Cómo está estructurada la organización?

Somos una red de auditoría presente en todo el mundo y funcionamos como entidad sin ánimo de lucro.

Cada firma es independiente desde el punto de vista legal y de toma de decisiones; trabajamos bajo un mismo plan estratégico, los mismos patrones de calidad, las mismas metodologías y una marca común. Nuestra organización es la novena en su campo en el mundo.

Hablar un lenguaje común debe ser muy complejo, sin existir una subordinación.

Mantener el equilibrio entre la independencia y la integración es el desafío que tenemos, pero lo hemos logrado.

Nuestro plan estratégico nos ayuda mucho, porque nos pone el foco en las áreas de especialidad.

¿Qué hacen ustedes específicamente?

Somos auditores y asesores impositivos, pero tenemos una amplia experiencia en una gran gama de servicios de consultoría.

Conocemos la mecánica de las compañías, tenemos expertos en cada país y eso ayuda mucho a entender el ambiente de negocios. Cuando una firma trasciende fronteras, a veces se mete en un mundo desconocido, y ahí nosotros entramos a ayudar.

¿Qué peso tiene Latinoamérica en la firma?

América Latina para todos los fines es siempre el patito feo de la granja: somos los más chicos en volumen, con excepción de Medio Oriente.

Todas las firmas asociadas facturaron 85 millones de dólares en el 2013 y estamos en el puesto 7 en el ranking del subcontinente. Estamos prácticamente en todos los países de la región, excepto algunas isla del Caribe y las Guyanas.

¿Cuántas firmas son?

Son 22 firmas en el área. Nuestra filosofía es de una empresa por país.

No queremos multitud, porque no tendríamos la coherencia de servicio.

¿Cuáles son las perspectivas para el 2014?

No vamos a crecer en cantidad, pero sí en el desarrollo de las firmas que ya tenemos.

La meta para América Latina es 15 por ciento en facturación y el crecimiento global puede estar un poco más bajo, porque en economías más maduras esto es más lento.

¿En toda la zona es igual?

No, por ejemplo, en Argentina y Venezuela el crecimiento es limitado porque la economía también está muy mal.

En cambio, en Colombia, Brasil, Chile, México y Centroamérica las firmas están creciendo fuertemente.

¿También el crecimiento será en clientes?

En la prestación de servicios, porque estamos apostando a la diversificación y a la generación de áreas de consultoría, sobre todo en lo que tiene que ver con finanzas corporativas, consultoría en riesgo e impuestos internacionales.

Además de la consultoría histórica de Crow, con la cual nació, relacionada con hotelería y turismo.

¿A cuántos clientes asesoran hoy?

Nunca me hice esa pregunta, pero calculo que si tenemos 22 firmas, cada una con no menos de 300 clientes, habría más de 6.000.

Lo que pasa es que, por ejemplo, en Argentina una firma factura 5.000 millones de dólares y equivale a mucho más que otras.

¿Cómo está América Latina en términos de riesgo?

Como riesgo país, todo depende del enfoque de las compañías. Hoy día, salvo en países que estén en riesgo de guerra o algo por el estilo, sabiendo manejarse, es posible hacer negocios en todos lados.

Obviamente, si alguien viene a preguntarme si invierte en Argentina o Colombia, le voy a recomendar que no vaya a Argentina por ahora porque no se pueden repartir utilidades, las reglas de juego cambian frecuentemente, la inflación hace difícil mantener un negocio que no sea demasiado redituable y es imposible sacar dinero del país. Pero en un año puede ser distinto.

¿Y cómo es hacer negocios en el gigante Brasil?

Allá es difícil porque, por ejemplo, el costo administrativo del reporte de impuestos es el más alto de América, y los tiempos para abrir una compañía y obtener la autorización de importaciones son mayores que en otras partes.

SEXTOS EN COLOMBIA

Crowe Horwath Co S.A, la firma del grupo en Colombia, facturó el año pasado casi 8 millones de dólares y aspira a subir en el 2014 a 9 o 10 millones, según su CEO, Jorge Castelblanco, quien asegura estar en el puesto 6 del ‘ranking’ nacional de su campo, con 350 empleados, 6 oficinas (Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena y Manizales) y 400 clientes de sectores como construcción e infraestructura, industria, valores, comercio, y hotelería y turismo. En el 2014, buscan crecer entre 12 y 15 %. “En infraestructura atendemos el mayor numero de compañías en el país”, dice.

Siga bajando para encontrar más contenido