‘Quisiéramos tener un dólar con un valor superior’

“En los próximos meses vamos a ver la inflación por encima del 2 por ciento”, asegura el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, quien además afirma que se está haciendo seguimiento a los precios de la vivienda para evitar una burbuja.

Uribe señala que los precios de la vivienda en Colombia están en máximos históricos.

Archivo Portafolio.co.

Uribe señala que los precios de la vivienda en Colombia están en máximos históricos.

POR:
enero 12 de 2014 - 08:14 p.m.
2014-01-12

La semana pasada fue pródiga en reconocimiento para el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe. Y es que no solo la junta directiva del Banco de Pagos Internacionales lo designó como presidente del comité consultivo para las América por un periodo de dos años, sino que la revista británica 'The Banker', que hace parte de la casa editorial de 'The Financial Times', lo designó como el mejor banquero central de continente.

Dentro de las razones expuestas por la publicación estuvo la del trabajo en el control de la inflación, actuando siempre con independencia y empleando un enfoque flexible. Sobre este y otros temas, el economista antioqueño habló con Portafolio.

¿Lo sorprendió el dato de inflación del 2013?

Sí. Las sorpresas comenzaron a partir del mes de septiembre y octubre. Nosotros estábamos en el primer semestre del año pasado esperando una inflación muy similar a la del 2012 que había sido de 2,4 por ciento. Incluso el hecho de que quedara por debajo de 2 por ciento también fue una sorpresa.

Hay una discusión sobre si incumplir la meta por debajo de lo establecido por el Banco, debe ser una fuente de preocupación…

El tener la inflación por debajo de la meta lleva inmediatamente a la pregunta si es por un factor de debilitamiento de la demanda o un choque positivo de oferta. En algunos momentos del año pasado tuvimos dudas sobre la fortaleza de la demanda, pero los indicadores recientes y la información que recibimos cuando salió publicado el dato del crecimiento del tercer trimestre señalan que hay una recuperación importante de esta, con un crecimiento tanto en la inversión especialmente en obras civiles y construcción y también un buen comportamiento de consumo de los hogares y del consumo público.

La explicación es que tuvimos un choque de oferta.

Los analistas han interpretado este resultado como una desviación temporal y dicen que en un tiempo relativamente corto volveremos a estar dentro del rango establecido. ¿La visión del banco es similar?

Sí. Nosotros esperamos en los primeros meses una inflación que ya se sitúe dentro de ese rango, entre el 2 al 4 por ciento.

Hay varios factores. Uno que tiene que ver con el comportamiento de los alimentos, en especial de los no procesados que se espera que tengan un incremento de su variación anual.

También el hecho de que el año pasado tuvimos un efecto de reducción de precios asociado a la reforma tributaria por la disminución del IVA.

En los próximos meses vamos a ver la inflación por encima del 2 por ciento.

¿Qué espera de este año?

La proyección del 2014 la estamos revisando con la información de inflación completa más toda la información que ha salido asociada al crecimiento del PIB. Esto nos va a dar, muy probablemente, una inflación entre el 2 y el 3 por ciento y un crecimiento económico que este año será superior al pasado.

¿Qué tan superior?

Un poco superior. Hay un buen dinamismo de la demanda interna y es de esperar un mejor dinamismo de la demanda externa porque Estados Unidos crezca más, porque Europa pasa del crecimiento negativo a crecer un poco en terreno positivo, porque China, hasta el momento, se espera que crezca más o menos lo mismo que el año pasado.

Internamente ¿la construcción será el sector líder de la economía?

La construcción tiene dinamismo. Tanto la construcción de vivienda como de obras civiles. La información que tenemos es que debe continuar. El año pasado tuvo un comienzo muy mediocre.

¿Llegó a pensar que el crecimiento iba a ser bajo?

Sí. A mediados de año tuve mis dudas sobre si íbamos a crecer el 4 por ciento.

¿Cuál fue el factor que cambió esa situación?

Era difícil la interpretación en los meses de agosto y septiembre. Hablábamos con empresarios en distintas partes y en algunas había mensajes de preocupación. Estuvo el impacto del paro y la baja en las expectativas del consumidor.

En septiembre la reacción fue muy leve. Afortunadamente cuando salió el dato en el mes de octubre evidenciaba una recuperación importante. Ahí ya me tranquilice, vi que el fenómeno fue temporal y supe que íbamos a pasar el año.

¿Cuál es su percepción con respecto a lo que está ocurriendo con la industria?

Una característica de la industria colombiana es que es altamente heterogénea. Incluso en momentos muy buenos como en el año 2011 hubo sectores que no les fue bien y a otros que les fue muy bien. Eso significa que hay un grupo de empresas que se están adaptando mucho mejor a todo el entorno local e internacional que otras.

El crecimiento del comercio mundial tiene una connotación importante para las manufacturas, al igual que la tasa de cambio.

Ahora, yo espero que empecemos a ver relativamente pronto variaciones anuales positivas en la producción industrial.

¿Qué opina sobre el debate respecto a la desindustrialización en Colombia?

Tenemos un grupo calificado en Cali, dedicado a hacer estudios sobre economía industrial y economía internacional y está enfocado en el tema.

Los trabajos muestran que ha habido una parte importante, como en otros sitios del mundo, que antes aparecía como producción industrial y que ya aparece en el sector servicios por tercerización. Cuando se suma esa parte, claramente en la década pasada no hubo desindustrialización. Sin embargo, la conclusión no es tan contundente con la información de los últimos tres años.

Ahí la pregunta es si es algo de tipo estructural o si va a ser algo que se va a recuperar y se va a revertir en el futuro relativamente cercano.

¿Cuándo mira la economía colombiana qué otras áreas le generan inquietud?

El sector agropecuario tuvo un buen 2013 pero no podemos olvidar que durante todos los años anteriores de este siglo, creció muy por debajo del promedio de la economía. Por eso también es motivo de preocupación, si lo queremos llamar de esa manera.

Ustedes también miran con mucha atención la evolución del empleo…

Hay una mejora considerable en el mercado laboral, con tasas de desempleo bajando y con un aumento en la calidad de empleo. Crece más el empleo asalariado que el no asalariado.

Ahora, dentro de esos datos hay cosas que llaman la atención. Por ejemplo, ese crecimiento del empleo asalariado es fundamentalmente por personal calificado, pero el no calificado cada vez tiene menor participación. Eso significa que las personas que no tienen educación universitaria o tecnológica, que solo tienen un bachillerato o algunos años de colegio, cada vez están en peores condiciones.

Hablemos del tema de tasa de cambio. Ampliaron el programa de compra de divisas. ¿Por qué?

Tenemos varios criterios para definir si comprar o no comprar y cuánto comprar. Uno de ellos tiene que ver con indicadores de reservas internacionales, la deuda de corto plazo, las importaciones, entre otros. Otro tiene que ver con el comportamiento de la tasa de cambio y su desalineación frente a un nivel de equilibrio.

¿Se encuentra desalineado el peso actualmente?

Eso no es un concepto que está en blanco o negro. El hecho, y en general creo que tenemos la misma opinión en la junta, es que quisiéramos un peso con mayor valor.

¿Aún sobre niveles cercanos a los 1.950 pesos?

Sí.

El otro factor en el tema de las tasas de cambio es el entorno internacional. La nueva política de la Reserva Federal condujo a una corrección el año pasado. ¿Cuál es su percepción?

El anuncio en mayo se incorporó y afectó los precios de los TES y la tasa de cambio. El anuncio de diciembre no tuvo ningún efecto porque ya había sido descontado.

Ahora, el peso colombiano ha estado mucho más estable que otras monedas de la región y del mundo. La Reserva Federal dejó claro que uno de sus objetivos de política es mantener bajas las tasas de interés.

¿Qué implica esto para Colombia?

Creo que volveríamos a un mundo donde los diferenciales de tasas de interés van a tener más peso que el comportamiento, por ejemplo, de la tasa de cambio. Esa es una hipótesis, es algo que comienzo como a percibir. Si es así, en el momento que comiencen a subir las tasas por fuera podríamos tener una devaluación, pero todavía está lejos.

¿Cuál es su percepción sobre los precios de la vivienda en Colombia?

Que están en el nivel más alto de su historia.

Cuando alguien dice que ahí puede haber una burbuja ¿usted qué responde?

Los técnicos del Banco han hecho varios trabajos para saber si hay burbuja o no. Unos concluyen que sí y otros que no.

Ahora, la experiencia de Colombia en los noventas nos enseñó que las burbujas hipotecarias se forman muy rápido, y eso significa que así no se esté viendo una burbuja hoy, uno tiene que estar pendiente para que se no se vaya a formar. Por eso, seguimos prestando atención a los precios de la vivienda y al comportamiento del sector que está mostrando un fuerte dinamismo.

¿Qué debe hacer Colombia para crecer por encima del 5 por ciento anual?

Necesita acumular más capital humano y físico, el cual incluye infraestructura, pues tenemos una enorme debilidad allí. Debemos mejorar el progreso en las instituciones, atraer tecnologías extranjeras, pues son los determinantes del potencial de crecimiento. Tales determinantes no son factores de demanda sino de oferta. Hay enormes distorsiones en la asignación de recursos.

¿Qué significa haber sido elegido el mejor banquero central del año en esta parte del mundo?

Yo lo interpreto como un reconocimiento a la labor del Banco, de la junta directiva, del equipo técnico. Un reconocimiento a un manejo que ha mostrado resultados muy positivos desde el punto de vista macroeconómico.

No hay un logro similar en las últimas décadas al haber controlado la inflación, al tener capacidad de tener una política monetaria contracíclica. Eso es muy satisfactorio.

En resumen, es un reconocimiento importante a las políticas del Banco.

 

Ricardo Ávila Pinto
Director de Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido