Quitarían el control a capitales

Levantar las restricciones que existen actualmente para que los extranjeros inviertan en acciones es una alternativa que está evaluando el Gobierno con miras a darle un impulso al mercado de renta variable, cuyo índice general, Igbc, acumula un descenso de 17,37 por ciento en lo corrido del año, tras cerrar en 8..836,05 unidades ayer.

POR:
julio 22 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-22

De hecho, el presidente Álvaro Uribe, reconoció el pasado domingo en la instalación de un nuevo período de sesiones del Congreso, que la limitación a los capitales de corto plazo puede posponer la aspiración a rescatar el reconocimiento de grado de inversión que requiere el país y afecta la dinámica del mercado de acciones y las tasas de interés de los títulos del tesoro conocidos como TES. “Aclaramos que estos controles tienen vocación transitoria. El objetivo es la defensa del empleo, que a su vez es la garantía de confianza popular en la inversión”, dijo Uribe. Recordó que el Gobierno ya excluyó de estos controles a la inversión que se dedique a adquirir emisiones primarias de acciones y aquellas partidas que las empresas capten por colocación de fondos de acciones en el extranjero. La medida que estudia el Gobierno ha tenido aceptación entre los comisionistas y la propia Bolsa de Valores de Colombia (BVC). Éstos argumentan que las acciones son un mecanismo de financiación para el sector real, el cual requiere un mayor flujo de inversiones. El ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, dijo que no descarta la posibilidad de flexibilizar las restricciones. Sin embargo, esta flexibilización de los controles de capital solo vendría si el dólar recupera terreno frente al peso. De hecho, el Gobierno estaría esperando que la divisa se estabilice, e incluso, que muestre una tendencia al alza para adoptar una decisión. Para discutir el tema, el presidente de la BVC, Juan Pablo Córdoba se ha reunido con el jefe de la cartera de Hacienda y con el presidente Álvaro Uribe Vélez. La tesis que sostiene el directivo de la Bolsa se basa en la necesidad de propiciar un mayor dinamismo en un mercado de capitales que puede apalancar la financiación que requiere el sector real. POCOS NEGOCIOS El mercado de valores de Colombia se caracteriza por la poca participación de los ciudadanos. Sin embargo, tras la puesta en venta del 10 por ciento de las acciones de Ecopetrol, la presencia de pequeños inversionistas en este tipo de títulos se incrementó considerablemente desde finales del 2007. Según datos de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), cerca de 600.000 personas naturales participan como inversionistas, y apenas 78.000 son identificadas como activas, es decir, que realizan negocios frecuentemente. Eso hace que la plaza bursátil se caracterice por el poco dinamismo en los negocios. Sin embargo, hay empresas que necesitan alternativas de financiación diferentes a la banca, cuyos tipos de interés están condicionados por un nivel elevado en las tasas que fija el Banco de la República. En ese sentido, una opción para los empresarios está en el mercado de capitales. El interés por impulsar este mercado radica en que hay empresas que necesitan alternativas de financiación diferentes a la banca, cuyos tipos de interés responden a las directrices del Banco de la República. Por esa razón, argumenta la BVC, no es conveniente limitar la participación de los inversionistas, en particular de los extranjeros, que son los que pueden profundizar la plaza local, con una normatividad que establece parámetros menos atractivos frente a los mercados bursátiles de economías similares a la colombiana. ES NECESARIO Según el analista de Correval, Germán Verdugo, una flexibilización en las restricciones resulta favorable en la medida en que se facilita el acceso a administradores de portafolio internacionales que han permanecido alejados del mercado nacional. A su juicio, lo que se observa en la Bolsa es que este año los fondos de pensiones, considerados los grandes inversionistas en el mercado local, no han estado muy activos debido a que desde el 2007 tomaron sus posiciones en acciones al participar en las emisiones que hicieron compañías como Ecopetrol, Isagén y Grupo Aval, entre otras. Hace falta otro inversionista de esa magnitud para que le dé un impulso al mercado. Ahí estaría ubicado el inversor internacional, agrega. El analista de Acciones y Valores, Alexánder Cárdenas, señala que el inversionista extranjero siempre busca una rápida movilidad de capitales y poder moverse entre diferentes economías. Levantar la restricción a la entrada y salida de capitales para inversiones en portafolios, necesariamente va a generar un mayor volumen de negocios, y hará que las acciones en Colombia se vuelvan a considerar una buena alternativa para los inversionistas internacionales. El presidente del Depósito Central de Valores (Deceval), Hernán Jaramillo Ossa, dice que una flexibilización del control de capitales es necesaria porque ese tipo de medidas, generalmente, afecta al mercado bursátil dado que el apetito de los inversionistas de portafolio se orienta hacia otros países. COLOMBIA QUIERE SER TENIDA EN CUENTA Las alarmas por los efectos del control de capitales que impuso el Gobierno desde mayo del año pasado están prendidas. Hace menos de un mes el banco de inversión Morgan Stanley amenazó con sacar a Colombia de su índice de acciones de países emergentes (conocido como Msci). La firma condicionó su decisión a que se vean mejorías en las restricciones impuestas al capital extranjero. El índice es seguido por los principales inversionistas internacionales y estar por fuera del mismo implica no estar en el horizonte de quienes administran los grandes fondos del planeta. El cambio, además, implicaría que Colombia se ubique, en el contexto internacional, en el grupo de los “mercados de frontera”, que caracteriza a los países con menor desarrollo y poca liquidez en sus inversiones. 17,37 % es la caída acumulada del Índice General de la Bolsa de Colombia (Igbc), hasta ayer, cuando cerró en 8.836,05 unidades. En qué consisten las actuales limitaciones al mercado de acciones El 23 de mayo del 2007, con el Decreto 1801, el Gobierno decidió establecer un mecanismo para controlar el ingreso de capitales provenientes del exterior. La normativa ordenó un depósito del 40 por ciento para las inversiones de portafolio que ingresen al país. Se trata de una medida que buscó contener la revaluación del peso frente al dólar, pero un año después de implementada ese objetivo no se había cumplido, aunque sí se frenó la entrada de la inversión que llega al país para asumir riesgo en los mercados de valores. El propio Gobierno ha reconocido la limitada eficacia de la medida en materia cambiaria, pero ha argumentado que sin el control de capitales el dólar estaría mucho más depreciado. Una decisión más severa adoptó el 30 de mayo pasado, cuando decidió fortalecer el control elevando del 40 por ciento al 50 por ciento el depósito no remunerado, y establece un tiempo mínimo de permanencia de dos años para la inversión extranjera directa que entra al país. En esa oportunidad, el argumento del Gobierno fue ratificar su decisión de imponer límites a los flujos de capital de corto plazo y mantener las condiciones para la inversión extranjera con vocación de permanencia en el país. El Ministerio de Hacienda aclaró que el período de dos años, que como mínimo deben permanecer en el país las inversiones extranjeras, no se aplica a los capitales provenientes de países con los cuales hay acuerdos o tratados internacionales vigentes. En ese caso, no se incluyen los recursos provenientes de países como España, México (por el G-3), y Perú, entre otros.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido