Rajan contabilidad de clubes de fútbol Un análisis de la Supersociedades revela que los activos de varios equipos profesionales no están respaldados contablemente. Los equipos necesitan una normativa que aclare su naturaleza jurídica: Coldeportes

Rajan contabilidad de clubes de fútbol Un análisis de la Supersociedades revela que los activos de varios equipos profesionales no están respaldados contablemente. Los equipos necesitan una normativa que aclare su naturaleza jurídica: Coldeportes

POR:
octubre 24 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-24

Jaime Viana Rojas Redactor de Economía y Negocios La mayoría de los equipos profesionales del fútbol colombiano no tienen criterios contables unificados, y por el contrario, su información financiera presenta inconsistencias, de acuerdo con el análisis realizado por la Superintendencia de Sociedades en la inspección que realizó sobre los balances de los clubes, a diciembre del 2006. El resultado del informe, entregado hace un par de semanas por el comité coordinador de la Supersociedades, a Everth Bustamante, director de Coldeportes, concluye de manera preocupante que “luego de la visita efectuada a los 36 equipos de fútbol con deportistas profesionales de las categorías A y B, se encontró que los activos más representativos de estos clubes son sus intangibles”. Es decir, los equipos no tienen cómo sustentar de manera contable el valor de sus activos, y aspectos como la ficha deportiva, los derechos sobre sus jugadores y el valor de la marca, son contabilizados de manera particular y a su antojo por cada institución. Esta labor de control y vigilancia se adelantó de común acuerdo con Coldeportes, a través de un convenio de cooperación firmado este año, cuya finalidad es determinar la procedencia de sus capitales y patrimonios. Señala el informe que en el reconocimiento contable de estos activos es donde se genera la mayoría de las inconsistencias. También agrega que “en los casos analizados, el registro del monto de cada erogación no es claramente identificable por los clubes en la manera de ser adquiridos, constituidos y usados”. Ante tantas irregularidades, Coldeportes dio un plazo de dos meses para que cada equipo presente un plan único de cuentas, en el que establezca cada una de las transacciones de los derechos deportivos de sus jugadores, además de sus ingresos operacionales y no operacionales. LÍOS EN MARCAS Y DERECHOS La principal inconsistencia presentada tiene que ver con el valor que le asigna cada equipo a su ficha o cuota de afiliación a la Dimayor, ente que regula el campeonato colombiano. El pago obligatorio de esta cuota se originó desde 1991, pero solo para los equipos que asciendan de la Primera B a la A. Sin embargo, los planteles fundadores de la Dimayor, que nunca han pagado ningún derecho de participación, le dan valor a este aspecto. Clubes como Millonarios, Santa Fe, Cali, América, Medellín, Nacional, Bucaramanga y Cúcuta, no solo lo registran contablemente, sino que lo valoran como uno de sus principales activos. IRREGULARIDADES ENCONTRADAS En el caso de Millonarios, no solo registró este activo sino que fue reconocido como un ingreso, sin ajustarse a la técnica contable, y tiene una sobrestimación de sus ingresos a 31 de diciembre del 2006 de 1.372 millones de pesos. Por su parte, Santa Fe presenta ‘Valorizaciones de otros activos’, 1.000 millones de pesos por ‘Ficha Dimayor’. El Cali presenta en la cuenta ‘Valorizaciones de intangibles’ la suma de 2.040 millones de pesos por esta supuesta afiliación, cifras que ajusta anualmente. El América, en ‘Valorizaciones de otros activos’ presenta la suma de 1.907 millones de pesos por ‘Ficha Dimayor’. El Medellín, en el grupo de intangibles, presenta un valor de 2.500 millones de pesos que corresponde a la ‘Ficha’. Por su parte, Nacional presenta en la cuenta ‘Valorizaciones de otros activos’ la suma de 2.040 millones de pesos, también por esta ficha. De otra parte, en los equipos santandereanos el panorama no cambia: tanto Bucaramanga como Cúcuta tasan el valor de sus fichas deportivas, como una ‘Valorización de inversiones’, con valores de 2.040 y 5.000 millones de pesos, respectivamente. por ciento de los activos del Deportes Quindío son intangibles. De los 4.663 millones de pesos que registra por este concepto, solo puede justificar contablemente 162 millones. 96 Para Éverth Bustamante, director de Coldeportes, el resultado del informe realizado por la Superintendencia de Sociedades es preocupante, aunque dice que ya se tomaron medidas para contrarrestar la situación. “A cada equipo se le han hecho las observaciones respectivas sobre sus inconsistencias y tienen un plazo de dos meses para rectificar, corregir la información y dar las explicaciones respectivas”, señala. El directivo sugiere que no se debe generalizar la situación. “El resultado demuestra inconsistencias de distinto nivel. No todos incurren en las mismas fallas, algunas son de forma, pero otras sí son graves. De todas maneras esperamos explicaciones en materia contable en cada caso”, dice. En este sentido, el director de Coldeportes plantea con carácter urgente que se debe elaborar una reforma que defina con claridad el caráter y la naturalez jurídica de los equipos de futbol, porque “actualmente funcionan como corporaciones sin ánimo de lucro y eso contradice el desarrolllo moderno de este deporte, que es el que más mueve la economía en el mundo. En Colombia hay que reconocer esa realidad con normas claras, determinar con claridad el origen de los recursos que se invierten, para evitar que el deporte sea un mecanismo para el lavado de activos”. Bustamante sugiere estructurar una nueva normativa para el desarrollo empresarial de estas instituciones y que la información sea transparente y que cualquier ciudadano pueda conocerla. “Coldeportes desarolla un convenio con el Consejo Superior de España (su par en ese país), mediante el cual intercambia información, hace consultas, porque lo hecho en ese país es un buen ejemplo para aplicar en Colombia”, agrega. En los proximos meses, y como producto de ese intercambio, este organismo le presentará al Gobierno Nacional y al Cogreso de la República, una inciativa clara al respecto, para que se debata en la próxima legislatura, cuya finalidad es permitir y establecer la naturaleza juríduca de cada uno de los clubes profesionales. “Que se defina la relación entre deportistas y equipos, y que esto limpie de cualquier duda de corrupción a este deporte”.

Siga bajando para encontrar más contenido