La otra razón que explica el éxito de Warren Buffett

No sólo se trata de un experto inversionista, sino también de un gran empresario

POR:
noviembre 07 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-07

No sería bueno, en este mercado en crisis, ser como Warren Buff ett? Por fortuna, ha surgido toda una industria para enseñarles a los inversionistas cómo imitar al maestro aunque, por desgracia, las probabilidades de lograrlo son prácticamente nulas.

Durante las primeras dos décadas de su carrera, Buff ett forjó el grueso de su fortuna a través de su destreza como inversionista, produciendo uno de los mejores desempeños de largo plazo de la historia.

Recientemente, sin embargo, Buff ett ha sobresalido no sólo por su capacidad como inversionista, sino por acuerdos exclusivos que le han llegado en bandeja.

Sólo parte del extraordinario desempeño de Buff ett se debe a la selección de acciones. Una parte incluso mayor de su ventaja ha sido generada por las filiales operativas de su holding de inversiones Berkshire Hathaway Inc., como el fabricante de pinturas Benjamin Moore y la aseguradora Geico.

"No hay duda sobre eso", dice Buffett. "Ciertamente durante al menos la última década, las ganancias de los negocios operativos de Berkshire han crecido a un ritmo mucho más rápido que el valor de sus acciones en bolsa".

Ahora se ha vuelto mucho más difícil que antes evaluar la habilidad de Buff ett para seleccionar acciones.

Cuando le pregunté si sabía qué tan bien le había ido a la cartera de acciones de Berkshire en los últimos años, respondió: "No tengo idea cual sería el rendimiento. Pero sabiendo lo difícil que sería hacer correctamente los cálculos, desconfío de cualquier número".

Una persona externa, entonces, difícilmente puede lograr un cálculo aproximado. Desde finales de 1988, la cartera de acciones de Berkshire ha crecido de US$3.560 millones a US$69.510 millones. Eso supone un crecimiento anual promedio espectacular de 16,5%, muy por encima del crecimiento anual de 10,5% del Standard & Poor's 500. Por supuesto, este cálculo es sólo una aproximación cruda, porque no toma en cuenta el efectivo que Buff ett ha agregado y retirado a través de los años.

Durante el mismo período, el crecimiento anual en libros de cada acción de Berkshire, que refl eja todas las actividades de Buff ett, no sólo su selección de acciones, ha sido de 19,9%. En otras palabras, la capacidad de Buff ett para elegir acciones que cotizan en bolsa palidece ante el valor logrado mediante las otras actividades de la compañía.

Hasta 1995, el 73,5% de los activos totales de Berkshire consistía de una cartera de acciones que, al menos en teoría, cualquier inversionista habría podido imitar. Hasta el 30 de junio de este año, sin embargo, la porción de acciones de Berkshire sólo correspondía al 25% de sus activos totales.

Las acciones compradas por Buff ett solían ser la locomotora, pero últimamente son más como el vagón de cola. Buff ett ha estado comprando empresas que no cotizan en bolsa y cerrando acuerdos ventajosos en empresas que cotizan en bolsa.

Desde principios de 2006, Berkshire ha gastado cerca de US$17.000 millones en la compra de empresas no inscritas en bolsa, incluyendo un fabricante de herramientas de Israel y un distribuidor de componentes electrónicos.

En el frente de los acuerdos ventajosos, en 2008 Buff ett ha invertido US$5.000 millones en Goldman Sachs Group y US$3.000 millones en General Electric Co., entre otros. Todos han sido acuerdos con términos preferenciales.

Hace 20 años, Buff ett logró acuerdos similares con empresas cuya calidad era muy diversa como Gillette, Champion International, y Salomon Brothers. Los resultados fueron dispares.

En la última ronda de acuerdos, el inversionista obtiene una gran ventaja y elimina prácticamente cualquier riesgo. Ya sea que compre en lo que él llama "mercado de subasta" o en el sector que no cotiza en bolsa, Buff ett trata de obtener un margen de seguridad. Es decir, que el precio es tan inferior al valor subyacente de una empresa, que una pérdida significativa es poco probable.

"Tratamos de comprar nuestras empresas tal como compramos nuestras acciones", dice Buff ett. "Y compramos nuestras acciones como compramos nuestras empresas".

Eso significa, entre otras cosas, que quiere entender cómo la empresa genera efectivo, la calidad de su gestión y si sus clientes permanecerían incluso si sube el precio de los bienes o servicios. Nota: ninguno de estos factores está sujeto al precio actual de la acción.

"Ser empresario me hace mejor inversionista y ser inversionista me hace mejor empresario", explica Buffett.

"La mayoría de los hombres de negocios se limita a su propio ámbito y la mayoría de los inversionistas no piensa realmente en negocios. Y muchos empresarios son ajenos a las normas que la gente usa fuera de su campo.

Siempre estoy comparando con todo lo que eso conlleva. La pregunta que quiero responder es la siguiente: ¿De dónde obtenemos la mejor rentabilidad en algo que podamos entender?".

Siga bajando para encontrar más contenido