Sobre el reajuste del salario mínimo

Sobre el reajuste del salario mínimo

POR:
noviembre 08 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-08

En pocas semanas comenzará la tragicomedia de todos los finales de año: ‘La negociación del reajuste del salario mínimo’, donde los actores principales son los dirigentes sindicales, los dirigentes gremiales y el equipo económico del Gobierno. Quisiera aportar algunos elementos para que la de este año pierda algo de la monotonía de la última década. Cogiéndole la caña a la propuesta del presidente Uribe de efectuar reajustes de acuerdo con la productividad del sector, propongo que el Consejo de Concertación Laboral acoja esa propuesta y la concrete de una manera sencilla: que el reajuste del salario mínimo para el sector rural sea igual a cero (0 por ciento) y el del sector urbano sea igual a la meta de inflación del Banco de la República para 2008 (4 por ciento). Paso a explicar las razones que justifican esta propuesta: 1. En el sector agropecuario la productividad del trabajo está estancada desde 1995 (‘Caracterización del mercado laboral rural en Colombia’ de Leibovich, Nigrinis, Ramos, (2006)), mientras tanto en todos estos años el salario mínimo se ha venido reajustando incluyendo un reconocimiento por productividad. 2. No es sorpresa entonces que aproximadamente el 50 por ciento de los asalariados del campo estén ganando por debajo del mínimo. 3. Así las cosas, es mejor asumir una posición frentera y decir: ya que el Estado no tiene la capacidad de hacer cumplir la ley en el campo con respecto al mínimo, es mejor que se deje congelado su valor nominal para 2008 y que el Ministerio de la Protección Social asuma su responsabilidad en hacer cumplir la norma hacia adelante. 4. Una vez que se apruebe el Tratado de Libre Comercio por parte del Congreso norteamericano, una de las exigencias de la bancada demócrata ha sido la de que Colombia cumpla con las normas de la OIT y aunque suene paradójico, que cumpla con su propia normativa (salario mínimo, prohibición del trabajo infantil, etc.). El Ministerio de protección Social debería estar capacitándose para mejorar su aptitud de hacer cumplir las normas laborales en Colombia. 5. En cuanto al reajuste del salario mínimo urbano, es tan alta la tasa de desempleo (11,1 por ciento para las principales 13 áreas metropolitanas en agosto pasado) a pesar del dinámico crecimiento de la economía, que es bastante difícil que ésta pueda descender más rápidamente si el mínimo se sigue reajustando con supuestos estimativos del crecimiento de la productividad. 6. No hay que olvidarnos de que el mercado a veces también funciona. Cuando hay escasez de ciertos oficios, el salario pagado a éstos sube. Es así como en la década de los 90 la desigualdad de ingresos aumentó en Colombia porque se disparó el diferencial de salarios entre profesionales y personas sin calificación. 7. El único móvil de la presente propuesta es ayudar a disminuir la informalidad y el desempleo. José Leibovich Director Crece No es sorpresa entonces que aproximadamente el 50 por ciento de los asalariados del campo estén ganando por debajo del mínimo”.

Siga bajando para encontrar más contenido