Realidades de la industria

Realidades de la industria

POR:
mayo 07 de 2013 - 05:00 a.m.
2013-05-07

Desde finales del 2011 se viene evidenciando un importante deterioro en el comportamiento de la industria colombiana, sector que se ha convertido en uno de los mayores impulsores de la desaceleración económica reciente. El PIB industrial pasó de crecer 5 % en el 2011 a contraerse 0,7 % en el 2012, llegando incluso a caer 3,1 % anual en el cuarto trimestre del 2012. Algunos indicadores de actividad industrial sugieren que esta tendencia se habría mantenido en el primer trimestre del 2013, algo que también se ha visto reflejado en una menor generación de empleo en el sector recientemente. Industria heterogénea Al igual que ha ocurrido recientemente con la economía, en la que unos sectores han sufrido un deterioro significativo mientras que otros han mantenido desempeños favorables, dentro de la industria también se vienen evidenciando comportamientos disímiles entre los diferentes subsectores, donde aquellos con mayor exposición al comercio internacional han sido los más perjudicados. La producción de bienes de construcción es la de peor desempeño en el último año (hace referencia a la Clasificación por Uso o Destino Económico, Cuode, que diferencia entre bienes de consumo, bienes de intermedios, bienes de capital y bienes para la construcción), pues pasó de un crecimiento de 11,4 % anual en febrero del 2012 a una contracción de 3,8 % anual en el mismo mes del 2013. Algo similar sucede con la producción de bienes intermedios, que registró en febrero una caída de 3,7% anual (los crecimientos referidos a los tipos de bienes industriales por Cuode son promedios móviles de 12 meses), por debajo del crecimiento de 1 % anual en febrero del 2012 y del 6,6% anual que llegó a registrar a comienzos del 2011. La producción de bienes de capital y la de bienes de consumo han tenido comportamientos menos desfavorables. La producción de bienes de capital en el 2011 registró crecimientos superiores a 15 % anual durante varios meses, sin embargo, durante el 2012 esta tendencia se revirtió y el crecimiento de la producción de bienes de capital se desaceleró fuertemente a tasas promedio de hasta -0,2 % anuales hacia finales de ese año. Por su parte, la producción de bienes de consumo registró recientemente un crecimiento de 1,5 % anual en febrero, superior al crecimiento de los demás tipos de bienes industriales, pero por debajo del 5,9 % anual que registraba hace un año. En el 2012, la producción y las exportaciones de la industria tuvieron un crecimiento prácticamente nulo, pero subsectores como vehículos, bebidas y prendas de vestir registraron notables crecimientos tanto en producción como en ventas externas. Otros subsectores, como maquinaria y equipo, aparatos eléctricos, e instrumentos médicos, registraron en el 2012 crecimientos positivos de sus exportaciones, pese a una contracción en su producción industrial. Entre los subsectores más perjudicados se destacan textiles, caucho y plásticos, y refinación del petróleo, aunque creemos que el deterioro de este último ha estado más asociado a los inconvenientes que tuvo el sector petrolero a finales de 2012 en el transporte de crudo, represamiento de licencias ambientales y aumento de ataques terroristas a oleoductos. Castigo al empleo El deterioro agregado del sector manufacturero también ha empezado a reflejarse en una menor generación de empleo. La última cifra de ocupados en el sector industrial muestra una caída del 6,1 % anual en febrero, la más fuerte desde marzo del 2007. Aunque la desfavorable dinámica del empleo industrial solo es superada por la caída de 8,2 % anual que sufrió en febrero el número de ocupados en el sector de construcción, la generación de empleos en el sector manufacturero es la que más se ha deteriorado en los últimos 6 meses, pues desde septiembre del 2012 el crecimiento de los ocupados en esta actividad ha mostrado niveles negativos en todos los meses, registrando un promedio de -4 % anual. La industria también ha sido el sector que más ha contribuido negativamente a la generación de empleo local recientemente. De acuerdo con el último dato de febrero del 2013, del aumento de 1,2 % anual que registró el número de ocupados, la industria contribuyó con -0,8 p.p. política contracíclica Teniendo en cuenta la importancia del sector manufacturero en la generación de empleo, en nuestra opinión el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (Pipe) tendrá efectos favorables sobre varios subsectores industriales. En particular, esperamos que el impacto más directo e inmediato del Pipe sea el impulso a la demanda y la construcción de vivienda, algo que podría estimular algunos rubros industriales ligados a la actividad productiva de la construcción durante este año. A diferencia de la recesión de 2009-2010, cuando el deterioro de los indicadores era generalizado, en la desaceleración reciente el deterioro ha estado concentrado en los sectores transables (como la industria). Por esta razón, creemos que las medidas de política monetaria adoptadas recientemente por el Banco de la República tienen efectos limitados sobre la economía, a diferencia del Pipe, que es una medida de carácter fiscal e intenta enfocarse en los sectores que requieren mayor apoyo. Dado este desbalance, es posible que la política monetaria se esté sobre- utilizando, lo que aumenta el riesgo de que se produzcan desbalances financieros o brotes inflacionarios en el futuro. Lo anterior probablemente obligará al Banco de la República a comenzar el ciclo de normalización monetaria antes de lo esperado y a llevar la tasa repo más allá de su nivel neutral en el 2014.

Siga bajando para encontrar más contenido