Rebote bursátil proyectado para enero ayudaría a Obama a lidiar con economía de E.U.

El día que tome posesión como presidente, el índice Standard & Poor's 500 podría estar en la cúspide de una tendencia alcista, con base en la velocidad de su caída desde los máximos del año pasado.

POR:
noviembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-05

Esto se proyecta teniendo como referencia el tiempo que llevó a las acciones recuperarse antes de que concluyeran las recesiones de 1975, 1982 y 1991, según datos compilados por Bloomberg.

La caída de este año de las acciones sugiere que los inversionistas de renta variable anticipan una contracción económica tan severa como la que se inició con Richard Nixon y que terminará en julio.

Las acciones estadounidenses tuvieron el martes su mayor alza en una jornada electoral desde 1984. Obama podría beneficiarse del ciclo económico tras la evaporación este año de más de 6 billones de dólares (millones de millones) de la renta variable estadounidense por la peor crisis financiera desde la Gran Depresión.

"La tendencia en los mercados cambiará antes de que sepamos que ya comenzó la recuperación económica", dijo Robert Weissenstein, responsable de inversiones para América del Credit Suisse.

"Al nuevo Presidente no se le colgarán los problemas existentes. Así es la política: si las cosas mejoran, la gente en general dará crédito al recién llegado", añadió.

El índice S&P 500 subió un 18 por ciento desde los mínimos de cinco años de 848,92 que tocó la semana pasada, reduciendo su caída al 36 por ciento desde el máximo de 1.565,15 el 9 de octubre del 2007. La caída del 32 por ciento en el indicador este año sería su mayor descenso anual desde 1937.

La recesión de 1974

La economía cayó en una recesión que terminó en marzo de 1975, cinco meses después de que el mercado de renta variable empezara a recuperarse.

Durante las recesiones de 1982 y 1991, el S&P 500 empezó a subir cuatro o cinco meses antes de que la economía empezara a recuperarse.

Los economistas Stephen Roach, de Morgan Stanley, y Neal Soss, de Credit Suisse, dicen que la contracción de este año comenzó en marzo.

La economía estadounidense se contrajo por primera vez desde 2001 hace un año, tras el desplome del mercado estadounidense de la vivienda que dejó a los bancos a nivel mundial con casi 700.000 millones de dólares en provisiones y pérdidas crediticias.

Aún así, Obama tendrá que batallar con una economía duramente golpeada por la contracción del sector manufacturero más veloz en 26 años y la más baja confianza de los consumidores. Eso podría debilitar cualquier recuperación conforme las empresas eliminen empleos y los consumidores frenen su gasto. 

Siga bajando para encontrar más contenido