La recesión nubla el panorama de la energía solar

La recesión nubla el panorama de la energía solar

POR:
mayo 15 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-15

La recesión global y la escasez de crédito han nublado el panorama de la industria de la energía solar tras años de crecimiento vertiginoso y podrían influenciar cambios de largo plazo para el sector.

Los bancos han restringido la financiación para grandes proyectos y España, el segundo mayor mercado de energía solar detrás de Alemania, ha reducido drásticamente los subsidios para la industria, provocando un declive agudo en la demanda por células solares. Se espera que las ventas de los minúsculos chips que convierten los rayos del sol en electricidad caigan por lo menos 20% este año.

Como resultado, los fabricantes de células solares están aplazando la construcción de nuevas plantas y reduciendo sus precios. Varias grandes empresas de energía solar, entre ellas Renewable Energy Corp., de Noruega, y Q-Cells SE de Alemania, han reducido sus ambiciosas metas de ingresos y ganancias y ahora predicen que les espera un año difícil. Los analistas prevén que las células solares se vendan por un promedio de sólo US$2 por vatio este año, comparado con un promedio de US$3,95 por vatio en 2008.

"El año pasado, no alcanzábamos a producir suficientes células para atender la demanda de nuestros clientes", dice Anton Milner, presidente ejecutivo de Q-Cells, el mayor fabricante de células solares del mundo por volumen. "Ahora, el mercado le pertenece al comprador, los clientes vuelven y preguntan si pueden comprar menos unidades a un precio inferior al acordado".

Sin embargo, las dificultades de la industria podrían beneficiar al medio ambiente. La caída en los precios de los equipos podría hacer la energía solar más competitiva respecto a los combustibles fósiles en la generación de electricidad, incluso si los precios del petróleo rondan los US$60 el barril. Actualmente, menos de 1% de toda la electricidad consumida en el mundo es generada por energía solar.

"La drástica reducción de costos será favorable para la industria solar y el medio ambiente a largo plazo", asegura Sven M. Hansen, director de inversiones de Good Energies LLC, que invierte en energía renovable. "Pero en el corto plazo, el panorama para las empresas de energía solar nunca lució tan difícil".

La distribución de células solares en todo el mundo a empresas que instalan paneles de energía solar y construyen campos de paneles para la producción de energía comercial crecieron 85%, a casi 6.000 megavatios en 2008, según la firma de investigación Collins Stewart LLC. Este año, se espera que los envíos declinen a 5.575 megavatios.

Las ventas de Sun Power Corp., fabricante estadounidense de células solares, cayeron 22% en el primer trimestre y la empresa redujo su proyección de ingresos para este año en 17%. En abril, la taiwanesa Motech Industries reportó su peor trimestre desde 2003, con una caída de 15% en los ingresos y de 80% en las utilidades, a US$1,4 millones.

Para algunos analistas, el actual retroceso en la industria es más que un simple obstáculo. Dan Reis, analista de Collins Stewart, dice que la caída en los precios de las células solares podría anunciar una era de menores ganancias y márgenes más magros.
Algo que podría ayudar a los fabricantes podría ser la demanda de países como Estados Unidos, Japón y China, que están ofreciendo un mayor apoyo a la energía renovable ya sea como parte de sus planes de estímulo económico o para combatir el calentamiento global. Sin embargo, es improbable que esos subsidios disparen los pedidos de células solares hasta por lo menos el próximo año.

La restricción en el crédito también opaca el panorama. En el primer trimestre, la financiación global para proyectos de energía renovable cayó a 11.500 millones de euros (US$15.660 millones) de 20.500 millones (US$28.000 millones) en el cuarto trimestre de 2008, informa la firma de consultoría New Energy Finance, en Londres.

Para adaptarse, Q-Cells ha reducido su gasto de capital en más de 40% con relación al año pasado y ha aplazado por seis meses la construcción de una fábrica.

"He pasado de administrar un rápido crecimiento a planear reducciones de costos", dice Milner, el presidente ejecutivo.

Siga bajando para encontrar más contenido