Una receta para que EE.UU. sobreviva la crisis global

Para un grupo de líderes corporativos, el libre comercio y un paquete de estímulo internacional deberían ser las prioridades de Obama

POR:
noviembre 27 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-27

El próximo gobierno del presidente electo Barack Obama no sólo enfrenta un terremoto en la economía doméstica, sino también agitación en el ámbito global. Las economías del mundo están tan entrelazadas, que los problemas en Estados Unidos han arrastrado a otros países y es poco probable que un nuevo presidente vea una recuperación en EE.UU. sin una recuperación paralela en el resto del mundo.

Esa fue la conclusión principal de un grupo de líderes corporativos que participaron en una conferencia organizada por The Wall Street Journal, en Washington. Al encuentro asistieron 100 presidentes ejecutivos, quienes se dividieron en grupos y debatieron varios temas que, en su opinión, deberían ser la prioridad para el nuevo gobierno de EE.UU.

Para hablar de la economía global, se juntaron Stephanie Burns, presidenta de la compañía de químicos Dow Corning Corp.; Antonio Pérez, presidente de la empresa de fotografía Eastman Kodak Co.; Frederick Smith, presidente de la compañía de envíos y carga FedEx Corp., y Yang Yuanqing, presidente de la junta directiva del fabricante chino de computadoras Lenovo.

El grupo ve en el frente de la economía global algunas necesidades inmediatas. Gerald Seib, editor de The Wall Street Journal en Washington, moderó el panel. Estos son algunos apartes editados de dicha conversación.  GERALD SEIB: Empecemos con el tema en el primer lugar de nuestra agenda, el libre comercio.  YANG YUANQING: Creo que la mayoría de nosotros somos partidarios del libre comercio y la globalización.

Lenovo y muy pocas compañías chinas están en el mercado estadounidense, pero usted ve marcas de EE.UU. por todo China: IBM, Intel, Google, Starbucks y McDonald's.

Para estas empresas globales es muy difícil crecer en EE.UU., pero aún pueden crecer en otros mercados, especialmente en los emergentes. El libre comercio está ayudando a aliviar el dolor de la crisis.

A pesar de que enfrentamos esta severa crisis económica, no podemos detener la tendencia del libre comercio.

Así que nuestro grupo sugirió que el gobierno de Obama trate de cerrar las negociaciones de Doha lo antes posible.

También tratamos la competitividad.  Hay que decidir qué habilidad es necesario desarrollar y luego establecer los mejores sistemas de capacitación para asegurar una competitividad a largo plazo.

SEIB: Así que el comercio fue uno de los primeros puntos. Antonio va a hablar sobre una discusión que tuvimos sobre impuestos, que tienen efectos tanto en el corto como en el largo plazo.

ANTONIO PÉREZ: En lo referente a impuestos, hablamos de los tributos corporativos y los miramos de dos formas: a corto y largo plazo.

A corto plazo, buscamos algo que creara un estímulo inmediato para la economía.

En nuestra opinión, debería ser algo que sea fácil de implementar y que haga a la mayoría de las empresas estadounidenses más competitivas.

Lo primero que debería hacer el gobierno del presidente Obama es no extender el impuesto a las ganancias de las empresas estadounidenses off shore.

Segundo, debería imponer una reducción temporal de los impuestos a la repatriación de utilidades. Esto es muy similar a lo que se hizo en 2004, lo cual atrajo más de US$300.000 millones al país.  Obviamente un monto de dinero semejante crearía, en nuestra opinión, un estímulo muy saludable para la economía.

Y tercero, debería ejecutar el presupuesto de gasto inmediatamente. Creemos que la combinación de esos tres factores hará a las empresas estadounidenses más competitivas.  Y esas medidas deberían ser fáciles de implementar.

Luego avanzamos a largo plazo. ¿Cuál debería ser la tasa tributaria para las empresas estadounidenses? La meta es competir al mismo nivel que otros rivales. Obviamente, siempre aparece la idea de bajar los impuestos corporativos, pero la idea es que no queremos estar en desventaja en ningún lugar donde compitamos.

FREDERICK SMITH: El grupo concluyó que EE.UU. no podría recuperarse a menos que se produzca un repunte global. El presidente Obama debería promover en la cumbre del G-20 en abril un estímulo global en los países ricos con el fin de apuntalar la demanda doméstica.

Ahora, muchas medidas en ese sentido ya han sido adoptadas.

China y Rusia han anunciado paquetes de estímulo.

Al mismo tiempo, se habló mucho de la idea de que Estados Unidos debería considerar eliminaciones unilaterales de aranceles sobre productos provenientes de países en desarrollo. De los cerca de US$26.000 millones que EE.UU. recauda en aranceles, cerca de la mitad corresponde al 5% de las importaciones. Ese 5% viene de los países más pobres del mundo, incluyendo aquellos donde hay preocupaciones de seguridad nacional y terrorismo, como Pakistán.

SEIB: Y finalmente, hubo mucha preocupación sobre una fuerza de trabajo educada.  STEPHANIE BURNS: Esta fue una prioridad para nuestro grupo y creo que una fuerza laboral educada es crucial para la innovación, el crecimiento económico y finalmente para competir sobre una base global.

Una prioridad es la educación en matemáticas y ciencias. Estoy al frente de una empresa de químicos. Nuestro sector emplea a 80.000 químicos e ingenieros en EE.UU. y tenemos problemas para conseguir talento.

Muchos de los estudiantes de doctorado en las universidades estadounidenses son extranjeros, los cuales tienen problemas para conseguir residencia permanente y terminan regresando a sus países. Tenemos problemas para captar y retener a este tipo de talento.

Creemos que una alianza con el sector privado para responder a esta prioridad vale la pena.

Debatimos bastante las políticas de inmigración y la necesidad de abrir esas políticas para que extranjeros ingresen al sistema educativo estadounidense.

También pensamos que las empresas deberían tener la fl exibilidad de trasladar empleados alrededor del mundo, así sea para que desempeñen trabajos a largo o corto plazo.

Estamos atrapados en la burocracia y la incapacidad de llevar a nuestros empleados a los países donde necesitamos que trabajen sobre una base muy fl exible.

Las cinco principales recomendaciones

1. NUEVA AGENDA COMERCIAL

Una nueva agenda comercial requerirá que EE.UU. fortalezca su competitividad a través de inversión en investigación y desarrollo, salud y educación, una mejor red de seguridad social y se concentre en negociaciones sobre los sectores de mayor crecimiento. El presidente electo Obama debería acoger y completar la Ronda de Doha. Esto contrarrestaría temores de proteccionismo y demostraría el liderazgo estadounidense. Como paso siguiente, debería guiar a la Organización Internacional del Comercio para que avance en acuerdos sector por sector.

2. CAMBIO DE IMPUESTOS A CORTO PLAZO

El próximo gobierno debería promulgar cambios tributarios a corto plazo para aumentar la competitividad de las empresas y tener un impacto económico inmediato.

Debería también reducir o eliminar el gravamen sobre la repatriación de ganancias, lo cual estimularía la economía estadounidense. El gasto inmediato del presupuesto disponible también ayudaría.

3. PLAN DE ESTÍMULO INTERNACIONAl

EE.UU. no puede recuperarse económicamente sin una recuperación global. Esto requerirá un esfuerzo internacional para suministrar liquidez y coordinar los planes de estímulo. El presidente electo podría usar la cumbre del G20 en abril para promover un estímulo global en el que países llenos de efectivo impulsen la demanda doméstica. También debería considerar la eliminación unilateral de aranceles sobre productos provenientes de los países en desarrollo.

4. FUERZA LABORAL EDUCADA

Obama debería pedir a las empresas que lideren un movimiento que apoye una fuerza laboral competitiva a corto y largo plazo. El énfasis debería ponerse en la educación escolar y en la creación de capital intelectual.

5. GRAVAMEN CORPORATIVO

A largo plazo, hay que bajar los impuestos a las empresas para aumentar la competitividad estadounidense. Hay que evitar la doble tributación de las ganancias repatriadas. Estas medidas deberían equilibrar las reglas de juego.

Siga bajando para encontrar más contenido