Receta del FMI es para ‘salario precario’: Angelino Garzón

La Sociedad de Agricultores, de acuerdo en que aumento de costos genera más informalidad.

Archivo Portafolio.co

Angelino

Archivo Portafolio.co

POR:
julio 25 de 2011 - 10:38 p.m.
2011-07-25

Voceros de trabajadores y empresarios, analistas y hasta el Vicepresidente de la República fijaron sus posiciones sobre el planteamiento que hizo el Fondo Monetario Internacional (FMI) en torno a que no es conveniente que el salario mínimo aumente por encima de la inflación porque es un obstáculo para superar el desempleo y la informalidad.

A través de su cuenta de Twitter, el vicepresidente Angelino Garzón dijo que “recetas del FMI de salarios precarios ya fracasaron y van en contravía de tesis del presidente Santos de deuda social con la población pobre”.

Igualmente, en un segundo mensaje, anotó que el “crecimiento económico de las empresas y países se consolida si crece también economía ciudadanos@ incluyendo salarios de los trabajadores”. Tarcisio Mora, de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), rechazó la opinión del Fondo, y dijo que por varios años se han tomado medidas con el argumento de generar más empleo y los resultados no se ven. En ese sentido, mencionó casos como los recortes al tamaño del Estado y la Ley 789 de flexibilización laboral. 

Cuestionó que no salgan a flote análisis sobre lo que ocurre en Brasil, Uruguay y Argentina, países en donde el trabajador tiene más salario, consume más y, por tanto, dinamiza la economía.

El Comité Ejecutivo de la Confederación General del Trabajo (CGT) dijo que “el pago de mejores salarios en vez de contribuir al desempleo y a la informalidad estimula el consumo interno con repercusiones altamente positivas en la reactivación económica del país”.

Afirma que la postura del organismo desde ya enrarece el ambiente para las discusiones del salario del 2012. Por su parte, para el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, Rafael Mejía, lo dicho por el Fondo tiene sentido, pues cuando costos laborales, como el mínimo, crecen más que la inflación, son un factor que hace más costoso producir. Al contrario, el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero Nieto, afirma que en un esquema en el que el mínimo aumenta al ritmo de la inflación “nadie mejora”.

A su juicio, no resulta lógico que con el devenir del tiempo las personas no quieran ganar más y dice que para ello existen factores que componen el salario, como la productividad y el desempeño. Los estudios advierten que de cada 100 asalariados que hay en Colombia, 30 ganan menos del mínimo legal y otros 14 apenas reciben el mínimo, que hoy está en los 535.600 pesos. Los otros 56 ganan por encima de ese nivel.

Con esas cifras, Juan Carlos Gautaquí, investigador de la Universidad del Rosario, dice que cuando se les pregunta a las empresas sobre los aumentos salariales que aplican, muchas reconocen que sus trabajadores se beneficiaron con un incremento superior al alza que tuvo el mínimo legal.

Si el mínimo fuera esa camisa de fuerza en el campo inflacionario, entonces por qué los empresarios suben más de lo que sube el mínimo, cuestiona Guataquí, y sugiere que en ese sentido la recomendación del FMI hay que tomarla con beneficio de inventario.

Siga bajando para encontrar más contenido