Recomendaciones sobre cómo proteger edificios contra terrorismo hace Real Instituto de Arquitectos Británicos

La entidad emitió un documento dirigido a los profesionales del sector, basado en propuestas del Ministerio del Interior de Reino Unido y la Oficina Nacional de Seguridad Antiterrorista.

POR:
abril 16 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-16

Las recomendaciones no hacen sino prolongar estrategias que son ya moneda corriente en la City de Londres, donde el terrorismo representa el mayor peligro para la economía.

"El terrorismo moderno se basa en aterrorizar a la gente más que
en causar daños masivos colaterales a los edificios. Los terroristas tratan de matar o lisiar al mayor número de personas y aprovechan las situaciones en las que hay mucha gente", explicó al diario The Independent el director de planificación de la City, Peter Rees.

"La City de Londres se ha venido ocupando del tema desde los atentados con bomba del IRA de los años noventa. Pero no son sólo las ciudades como Londres o Nueva York las que deben diseñar sus edificios pensando en ataques terroristas. Existe un riesgo igual o tal vez incluso mayor en sitios o situaciones menos conocidos", agregó el experto.

Entre las recomendaciones para proteger los inmuebles están las destinadas a prevenir los atentados con camiones llenos de explosivos, es decir que no es la altura de los edificios lo que más preocupa, sino la vulnerabilidad a los ataques al nivel de la calle.

De ahí que proliferen últimamente en torno a los edificios los mini-espacios públicos en los que se han colocado estratégicamente bancos de piedra o pesadas esculturas que impiden que un vehículo pueda aproximarse a gran velocidad a un edificio y causar una carnicería.

Por el contrario, como explica el arquitecto Simon Goode, de la firma John McAslan + partners, la necesidad de crear edificios cada vez más seguros no puede llevarnos a diseñar búnkers y baluartes de vidrio a prueba de bombas y con revestimientos baratos de metal. Los edificios están destinados al uso por personas normales que se dedican a actividades igualmente normales".

Uno de los elementos de la estación ferroviaria londinense de King's Cross, un nudo ferroviario importante de donde salen los trenes de Eurostar para el continente, es la creación de una nueva plaza pública de la extensión de la plaza de Trafalgar en la confluencia de tres grandes arterias cuyo objetivo último, aparte del estético, es impedir atentados terroristas con camiones atestados de explosivos.

Londres (Reino Unido), con EFE

Siga bajando para encontrar más contenido