Reconocidos líderes de la economía nacional siempre leen un libro entre sus apretadas agendas

Un ejemplo: el ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, solo se lee dos páginas diarias porque llega muy agotado a la casa. Su libro del momento es la biografía de Marco Polo.

POR:
mayo 02 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-02

La directora de Planeación, Carolina Rentería, debe aprovechar el poco tiempo libre que le queda en su apretada agenda del Gobierno, la cual se caracteriza por trabajar y trabajar, para leer especialmente novelas en aeropuertos y aviones. También suele aprovechar los puentes y vacaciones para la lectura, y se dice que sus cercanos colaboradores suelen cargar a los seminarios, además de los 'mamotretos de cifras' sus obras preferidas, para no perder la costumbre de la lectura.

La funcionaria acaba de leer la serie completa (siete libros) de Los reyes malditos de Druon Maurice, simultáneamente El libro de las ilusiones de Paul Auster y La sombra del viento, de Carlos Ruiz.

El ex presidente de Carulla Vivero, Samuel Azout, es quizá de los dirigentes consultados al que se le conoce una amplia trayectoria académica y de vínculos familiares con el arte y la literatura. No en vano, está leyendo por segunda vez The End of Poverty de Jeffrey Sachs, hoy por hoy uno de los economistas más reputados a nivel mundial.

El dirigente empresarial espera estar en primera fila cuando el economista estadounidense retorne al país proximamente a dar una de sus tradicionales conferencias. Y la lectura de teoría sobre desarrollo económico es uno de sus temas predilectos de Azout, más ahora que tras la venta de su parte en Carulla ha decidido a dedicar más tiempo a la formación y a los asuntos de Responsabilidad Social Empresarial y nuevas carreras académicas.

Sin embargo, la literatura latinoamericana también está entre las preferencias del empresario; tiene en la mesa de noche, la oficina y lleva a los viajes los libros Cuentos inolvidables', de Julio Cortázar y La novia oscura de la colombiana Laura Restrepo. Como Arias y Rentería, Azout suele comprar sus obras en la Librería Nacional y cuando va al exterior la preferida es Borders, en Estados Unidos.

El presidente de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), Juan Pablo Córdoba, es otro de los dirigentes en que el ejercicio de la profesión pesa a la hora de escoger los títulos y opta por los temas de gerencia y finanzas. Actualmente está leyendo Good to Great de James C. Collins. La que se encarga de comprarlos es su esposa, Beatriz Uribe, la presidenta de la Camacol.

El presidente de la Fasecolda,Roberto Junguito, se autocalifica como insípido para la lectura de temas que no sean económicos o de historía económica. En este momento está leyendo un libro de Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, sobre la Gran Depresión. Los que más le gustan son los textos de historia económica.

El gerente del Banco de la Republica, José Darío Uribe, lee hoy una novela de Javier Cercas, uno de los escritores jóvenes españoles. El banquero central escoge sus libros basado en las recomendaciones de los críticos, pero también le gustan los autores del pasado. Al interior del Emisor hay más aficionados por las novelas: el codirector Carlos Gustavo Cano sostiene que no solo le gusta este género sino los económicos y biografías. El mismo compra los textos y actualmente está leyendo The Conscious of a Liberal, de Paul Krugman.

Siga bajando para encontrar más contenido