Reconocimiento para empresarios desplazados Segunda versión del Premio al Empresarismo destaca su trabajo en el país.

Reconocimiento para empresarios desplazados Segunda versión del Premio al Empresarismo destaca su trabajo en el país.

POR:
octubre 23 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-23

El emprendimiento y las ganas de salir adelante fueron la principal materia prima para que personas, de diferentes partes del país, desplazadas por la violencia, crearan su propia empresa. Hoy en día son un verdadero ejemplo de superación, pues sus productos empiezan a obtener reconocimiento nacional e internacional. Teniendo en cuenta el gran esfuerzo que han tenido que hacer para lograr el éxito, la Corporación para el Desarrollo de las Microempresas, CDM, ha decidido realizar la segunda versión del Premio al Empresarismo, el cual reconocerá siete casos desarrollados colectiva o individualmente. Otras entidades que se unieron a esta causa fueron la Agencia del Gobierno de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional USAID, la Organización Internacional para las Migraciones OIM y la Fundación Panamericana para el Desarrollo FUPAD, que entregarán cerca de 94 millones de pesos representados en activos fijos como maquinaria y equipos inmobiliarios. “Buscamos reconocer y valorar el esfuerzo constante que realizan personas e instituciones para sacar adelante nuevas ideas productivas. Además, de esta manera se confirma el importante papel que sigue jugando la microempresa en la construcción de tejido social y generación de empleo”, señaló María Lucia Castrillón, gerente general de CDM. LOS EMPRESARIOS GANADORES Es el caso de Matilde Esther Ferrer Vélez, quien tuvo que abandonar el pequeño municipio de Copey (César) e instalarse en Barranquilla en donde inició su pequeña empresa dedicada a la confección de jeans. Para echar a andar su idea, como paso inicial decidió comprar una máquina de coser industrial con la cual elaboró sus primeros jeans, uniformes y faldas para niñas, productos que le dieron reconocimiento suficiente para alcanzar todo tipo de públicos. Hoy en día, Acuarium INC, confecciona estas prendas de vestir y las distribuyen a grandes almacenes como Sao y Vivero en Barranquilla, “me siento orgullosa de que me hayan escogido como un ejemplo empresarial y de esta manera seguir generando casi 35 empleos solo para desplazados y más de 20 millones de pesos en ganancias”, resaltó Matilde Esther Ferrer, propietaria. Otro claro ejemplo de superación se refleja en Ardes, Artesanías de Desplazados de Colombia, creada por Bernardo Triana, oriundo del departamento de Tolima, que vio una oportunidad de negocio en la confección de Canastos. Hoy en día, con su equipo, conformado solo por desplazados, ya elabora todo tipo de bolsos que han sido vendidos en los almacenes del diseñador Hernán Zajar, y por Jerónimo Uribe, en Salvarte.

Siga bajando para encontrar más contenido