Récord mundial del desempleo durante 2009

Ginebra. Agencias. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) reveló ayer un oscuro panorama laboral en su informe anual sobre las ‘Tendencias Mundiales del Empleo’, publicado en Ginebra, Suiza.

POR:
enero 27 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-27

Según este organismo adscrito a la ONU, el número de desempleados en el mundo alcanzó el año pasado, y como efecto directo de la crisis internacional, el récord de 212 millones de personas, es decir, que la tasa de desocupación del planeta quedó situada en 6,6 por ciento. De acuerdo con el informe de la OIT, la cantidad de personas sin trabajo se incrementó en 34 millones con respecto a 2007. Las diferencias regionales en las tasas de desocupación dan cuenta de que en los países desarrollados los efectos nocivos de la crisis se sintieron con más fuerza que en las economías emergentes. El informe revela, por ejemplo, que mientras en el este de Asia la tasa de desocupación terminó el año pasado en 4,4 por ciento, en la Eurozona y Estados Unidos el índice cerró rondando el 10 por ciento. “Aunque representan menos del 16 por ciento de la mano de obra mundial, estas regiones contribuyeron en más de un 40 por ciento al alza del desempleo mundial desde 2007”, explica el estudio de la OIT. Lo más preocupante del informe es que las proyecciones para este año no son nada alentadoras, y confirman que el desempleo seguirá siendo la piedra en el zapato para la recuperación del planeta. La OIT calcula que en 2010 la tasa mundial de desocupación estará cercana al 7 por ciento, lo que significa que al cierre de este año habrá aproximadamente 228 millones de personas sin empleo. Theodore Sparreboom, uno de los autores del informe de la OIT, declaró a la agencia EFE que “la reducción del desempleo irá vinculado al crecimiento de la economía, lo que aún llevará tiempo”. El director general de la OIT, Juan Somavia, insistió en la necesidad de crear nuevos puestos de trabajo para consolidar la recuperación de todas las economías. “Debemos aplicar la misma decisión política para crear empleos o que la que se tuvo en su momento para salvar a los bancos, esto se puede lograr mediante una fuerte convergencia de políticas públicas e inversión privada”, afirmó. GOLPE A LA JUVENTUD Sin duda, uno de los grupos demográficos más afectados por la sangría laboral es el de los jóvenes. De acuerdo con las cifras entregadas por la OIT, alrededor de 10,2 millones de jóvenes pasaron a engrosar las filas de los parados entre 2007 y 2009, la más fuerte alza registrada desde “al menos” 1991. El índice global de desempleo para este grupo poblacional se situó en 13,4 por ciento durante el año pasado. En suma, mientras que en 2007 el número de jóvenes que estaban sin trabajo en el mundo alcanzaba los 72,5 millones, para este año la OIT cifró esa cantidad en 83 millones. Para Sparreboom, este aumento del desempleo juvenil durante la crisis “no es desproporcionado”, pues el problema viene de antes y tiene un “carácter estructural”. El principal obstáculo para generar empleos en este sector de la población tiene que ver con la incapacidad del mercado de recibir nuevos trabajadores. “Con 45 millones de jóvenes entrando al mercado laboral global cada año, las medidas para la recuperación deben apuntar a la creación de empleo para los más jóvenes”, declaró Somavia a los medios de comunicación reunidos en Ginebra. El informe también da cuenta sobre la degradación de la calidad laboral en el mundo. La OIT estima que 633 millones de empleados y sus familias vivían con menos de 1,25 dólares diarios en 2008, y agrega que la proporción de trabajadores con empleos precarios supera la mitad de la mano de obra mundial, es decir más de 1.500 millones de personas. En el tema de la productividad laboral, el informe indica que por trabajador ésta descendió el 2,5 por ciento en 2009, frente al aumento del 1,8 por ciento registrado en 2008. La sangría en el mercado laboral, según explica el director del organismo, fue frenada en parte por los estímulos y las ayudas que los gobiernos ofrecieron a lo largo de la crisis. Razón por la cual el mismo Somavia, invitó a que el tema de la reactivación laboral sea el primero en la agenda del Foro Económico Mundial que comenzó hoy en la ciudad suiza de Davos. 228 millones de personas sin empleo habría en el mundo al final de este año, según los cálculos de la OIT. 13,4 por ciento es la tasa de desempleo registrada entre los jóvenes en todo el mundo durante el año pasado. FMI confía en los países emerge Washington/EFE. La recuperación mundial es más fuerte que lo anticipado gracias al vigor de los países emergentes, que harán que el Producto Interno Bruto (PIB) del planeta se incremente en un 3,9 por ciento este año, más que lo previsto anteriormente 83,1 por ciento, según las proyecciones oficializadas ayer por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Las economías avanzadas crecerán un 2,1 por ciento en 2010, de acuerdo con sus nuevos cálculos, que prevén un importante aumento del 6 por ciento en los países en desarrollo. Se trata, de este modo, de una recuperación a dos velocidades, pues el rebote en los países ricos es más débil que tras recesiones anteriores, mientras que en muchos de los emergentes “la actividad será relativamente vigorosa, sobre todo gracias al dinamismo de la demanda interna”, según el informe. Estados Unidos, el epicentro de la crisis, crecerá un 2,7 por ciento este año, lo que implica una gran revisión de las cifras del FMI, que en octubre le había augurado un avance de sólo el 1,5 por ciento. En 2011 la expansión se moderará hasta el 2,4 por ciento, de acuerdo con sus cálculos. En comparación, la recuperación en la zona euro será más débil, con un crecimiento del 1 por ciento este año y del 1,6 por ciento en el 2011. En los países emergentes, el FMI también hizo importantes correcciones al alza. La mayor es la de Rusia, que avanzará este año un 3,6 por ciento, frente al 1,5 por ciento que anticipó en octubre. El resto de los países del grupo Bric también tendrán recuperaciones más robustas que lo estimado. China volverá a los dos dígitos, al marcar un crecimiento del 10 por ciento, India alcanzará un 7,7 por ciento y Brasil un 4,7 por ciento. El FMI pronostica un crecimiento en América Latina del 3,7 por ciento este año, ocho décimas más que su cálculo anterior, y del 3,8 por ciento en el 2011, una décima más que lo estimado inicialmente. EMIMEN

Siga bajando para encontrar más contenido