Recordando el pánico bursátil de hace un año

El 6 de mayo del 2010, el índice Dow Jones registró la caída más pronunciada de la historia en sus negociaciones intradía.

POR:
mayo 09 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-09

Tras alcanzar el máximo nivel en las primeras horas de negociación (10.879,76 unidades), el índice se precipitó 1.010.14 unidades hasta alcanzar 9.869,62 (-9,28%) antes de recuperarse al final de la sesión a 10,520.32 (-3,3% en el día). Para los que vivimos frente a las pantallas de negociación, lo que pasó ese día fue un déjà vu que nos recordaba con temor la última crisis financiera, cuando colapsó Bear Stearns o la quiebra de Lehman Brothers. Hace un año, estaba el riesgo de contagio de la crisis de deuda en Europa, a pesar de la aprobación días atrás de un paquete de ayuda para Grecia. Cerca de la 1:00 p.m. el euro empezó a caer frente al dólar y la caída promedio del Dow era cercana al 3%. Pero las caídas más pronunciadas y aceleradas estaban por venir. A las 2:32 p.m., y por 10 minutos, los precios promedio de las acciones cayeron 1,5% adicional. Los sistemas de negociación, por la falta de profundidad del mercado, activaron los sistemas de ventas y en 20 minutos vendió lo que normalmente se vende en 5 horas. De las 2:41 a las 2:46 los precios de los contratos a futuro cayeron hasta alcanzar el mínimo de la sesión. En ese momento las negociaciones se detuvieron por un sistema automático y lentamente empezaron a recuperarse. Después de las investigaciones se determinó que Europa jugó un papel menor en esta crisis, cuyo mayor culpable fue el sistema de venta de contratos a futuro, en especial los E-Mini con alta capacidad de apalancamiento. A lo anterior, se sumó que de las tres alternativas que tienen los inversionistas para adelantar una operación (con un intermediario, de forma manual, o automática) la mayoría escogió algoritmos automáticos. Un año después del nefasto día, la presidenta de la Comisión de Títulos Valores de EE. UU., Mary Shapiro, dijo que con el sistema actual es difícil hacer seguimiento de actividades sospechosas o reconstruir un evento inusual. Además, aunque están trabajando en un nuevo sistema, no existe garantía de que no vivamos nuevamente un día como el de hace un año. HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido