Recuperación del crédito se daría en el segundo semestre

La industria espera que el saldo de cartera aumente 6 por ciento este año, impulsada por la mejora en consumo e inversión. Prevén que la morosidad disminuya.

El gasto público en educación es de alrededor del 5 % del PIB.

.

Archivo particular

POR:
Portafolio
febrero 05 de 2018 - 10:16 p.m.
2018-02-05

La baja en las tasas de interés y en la inflación, así como la mejora en la confianza de los hogares y las empresas dan para pensar que este será un mejor año para el crédito.

(Lea: BBVA duplicó las ventas en sus canales digitales)

Sin embargo, el repunte no será inmediato: solo hasta el segundo semestre se consolidaría una mejora en la demanda de préstamos y en la calidad de la cartera.

(Lea: Colombia colocó TES con vencimiento a 32 años por primera vez)

El 2017 fue uno de los años más lentos para la actividad crediticia. Aunque en los próximos días la Superintendencia Financiera dará a conocer el dato, se anticipa que el saldo de cartera habría crecido 2%, al cerrar en $437 billones.

Tanto la Superfinanciera como Asobancaria y representantes de las entidades financieras consultados, prevén que el crecimiento de este año estará levemente por encima del 6%.

En general, “el repunte de la actividad productiva, la baja de la inflación y las tasas de interés y la mejora de las expectativas de empresarios y consumidores conducirán a una aceleración de la cartera del sistema financiero”, señaló Juan Pablo Espinosa, gerente de Investigaciones Económicas de Bancolombia.

Y es que si bien el enfriamiento del 2017 provino de los préstamos a las empresas, es justamente la modalidad comercial la que ayudará al repunte de este año.

El superintendente Financiero, Jorge Castaño Gutiérrez, explicó que hay expectativa con respecto a los proyectos de 4G, pero también a obras de infraestructura social como la construcción de hospitales, cárceles y colegios, entre otros.

Entre tanto, señala que los créditos de consumo mantendrán la dinámica del año pasado, con crecimientos alrededor del 7%. “Ojalá veamos mejores desarrollos en libranzas y la reactivación de préstamos para vehículos, por mencionar algunos”, dijo Castaño.

Para Asobancaria, la clave en este segmento será “la recuperación de la confianza y las expectativas de los hogares”, así como la transmisión de la tasa del Banco de la República y mayor capacidad adquisitiva.

Advierte que “la celeridad de dicho avance dependerá del ritmo de la recuperación económica durante los primeros trimestres de este año”.

Sin embargo, para el corto plazo hay incertidumbre en el panorama. “Vamos a tener un primer semestre muy monótono, por la temporada electoral y además la demanda estará un poco lenta hasta mitad de año. En el segundo semestre veremos tasas de crecimiento económico mejores y ahí vendrá la reactivación del crédito, que va a coincidir con los resultados de las elecciones presidenciales”, afirmó Óscar Cabrera, presidente del BBVA Colombia.

Entre tanto, en el reporte sobre la situación del crédito, que cada trimestre realiza el Banco de la República, las entidades consultadas dijeron que en el último trimestre del 2017 la mayoría elevó sus exigencias para prestar, y esperan que en la primera parte de este año los requisitos se mantengan o aumenten.

Esto, como consecuencia de “unas perspectivas económicas menos favorables o inciertas, deterioro en sus posiciones de balance, y menor tolerancia al riesgo”, dice el reporte.

MÁS CALIDAD

Aunque el desempeño del crédito es coherente con la debilidad que mostró la economía colombiana el año pasado, lo que en realidad prendió las alarmas fue la disparada de la morosidad. La cartera vencida creció 47%, a $18,9 billones, lo que quiere decir que por cada $100 prestados hay $4,3 que están colgados.

Buena parte del incremento estuvo relacionado con deudores puntuales (Electricaribe, Ruta del Sol 2), pero el deterioro también se vio en los saldos de consumo y vivienda.

El año anterior la cartera vencida tocó records históricos tanto en la de consumo como la comercial, pero la banca tomó acciones para contrarrestar estos niveles haciendo las reservas correspondientes y dando alternativas de refinanciación. Lo que vemos ahora es que la cartera comienza a presentar un cambio en la tendencia”, explicó Danilo Morales, vicepresidente Comercial del Banco Colpatria.

Como se recuerda, desde finales del año pasado los clientes pueden solicitar ajustes en las condiciones de sus préstamos para facilitar el pago. Además, las entidades elevaron sus provisiones y, según datos de la Superfinanciera, equivalen al 132% del saldo vencido.

“A lo largo del año la calidad de la cartera mejorará gradualmente gracias a la recuperación de la actividad productiva, el aumento de los ingresos reales y las menores tasas de interés, las cuales incidirán de forma positiva en los niveles de carga financiera de los hogares y las empresas”, afirma Espinosa de Bancolombia. De hecho, Asobancaria espera que la cartera vencida baje al 4%.

Por lo pronto, el superintendente Financiero hizo un llamado a ser cuidadosos con la originación, y que se haga sobre personas que tengan capacidad de pago, así como a que las entidades revelen adecuadamente el nivel de riesgo y hagan las provisiones que correspondan. “Generar sobreendeudamiento no es bueno, ni para las personas ni para el sistema”, puntualizó.

Y aunque llamó la atención el incremento en la tasa de usura de febrero, Castaño explicó que “debemos entender que estamos en un proceso de inclusión financiera, y cuando avanza llegan nuevas personas y empresas al sistema y las tasas reconocen ese riesgo. En la medida en que se va conociendo al deudor, la industria tiende a moverse a menores intereses”.

Luisa Gómez Rodríguez
Subeditora de Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido