¿Por qué la recuperación de la industria depende de Reficar?

El año que lleva cerrada la Refinería de Cartagena ha afectado los resultados del sector manufacturero y la expectativa es que su reapertura lo dinamice. Hoy, el Dane dará a conocer los resultados de la industria y del comercio durante marzo.

Refinería de Cartagena.

Archivo particular

Refinería de Cartagena.

Finanzas
POR:
mayo 13 de 2015 - 09:01 p.m.
2015-05-13

En los últimos meses, la incertidumbre se ha apoderado del sector industrial por cuenta de unas cifras que hasta febrero andaban ‘en rojo’ (1,3 %) por cuenta de factores como la caída de las exportaciones, la apreciación del dólar y la alta carga tributaria, entre otros.

Sin embargo, uno de los indicadores que mejora el panorama industrial es la devaluación del peso frente al dólar. Con una divisa superior a los $2.300, “este es el mejor momento para exportar”, asegura Camilo Durán, ​.

Otro tema que entusiasma a la industria es el proyecto de vías 4G, el cual mejoraría el karma que, por años, ha significado para la competitividad del sector la infraestructura del país.

De todas maneras, la principal razón por la que se está esperando una cifra positiva en los próximos meses, sobre todo en el segundo semestre, tiene que ver con la reapertura de la Refinería de Cartagena (Reficar).

Los datos, al compararse con el mismo mes de hace un año cuando Reficar estaba funcionando, muestran un obvio descenso que no ha dejado ‘bien parada’ a una industria cuyo motor más importante es el sector mineroenergético, a pesar de la crisis que han causado los bajos precios del petróleo.

Según Camilo Pérez, director de investigaciones económicas del Banco de Bogotá,, los saldos en rojo del sector han sido afectados por la inactividad de la refinería. Durán va un poco más lejos y asegura que los resultados de la industria serían positivos de no ser por este factor.

El motivo por el que Reficar pesa tanto en las cifras que mes a mes presenta el sector responde a dos factores. Durán explica que, por un lado, en el último cambio de su metodología, el Dane hizo un aumento considerable de la participación de la actividad de la refinería en el comportamiento industrial del país.

Por otra parte, la importancia de Reficar es tal que con su reapertura se tendría la capacidad de producir nacionalmente la totalidad de combustibles que requiere el país, como aseguró Pedro Rosales, vicepresidente ejecutivo de refinación de Ecopetrol, en entrevista con este medio.

Hay otras variables que preocupan a la industria. La mayoría de sus socios comerciales – excluyendo de este grupo a Estados Unidos – están viviendo panoramas económicos decepcionantes. América Latina sufre una desaceleración peor de lo que se preveía, no todos los países europeos están logrando – por fin – salir del estancamiento en el que se encontraba el continente y China ya no ‘pinta’ tan atractiva como antes.

Ahora, si bien el sector mira con ilusión el proyecto de vías 4G, la solución se demora. La industria tendrá que esperar al menos cinco años más para disfrutar de las ventajas que traerá esta inversión en infraestructura.

La devaluación del peso también puede jugar en contra, pues no todo el sector manufacturero vende al exterior. Muchas industrias importan la mayoría de sus insumos.

“Hace un año, cuando el dólar rondaba los $1.900, se le preguntaba al sector cuál era su mayor dolor de cabeza y contestaba: el dólar. Hoy, que la divisa se acerca a los $2.500, responden lo mismo”, asegura Pérez.

Otro inconveniente que sigue estresando a la industria es la falta de competitividad. Con impuestos y costos de energía que siguen siendo elevados y engorrosos, sigue siendo complicado que el sector sea competitivo, reflexiona Camilo Pérez.

A pesar de esta realidad, los dos analistas consultados por Portafolio.co coinciden en ser optimistas frente al futuro – no muy lejano – del sector.

Durán afirma que incluso hoy podríamos ver un dato positivo sobre el comportamiento de la industria en marzo y que el sector presentará un avance importante una vez se reabra Reficar, lo cual espera que suceda en el segundo semestre de este año.

Pérez, en cambio, es menos entusiasta. Para él pesan mucho más los limitantes actuales de la industria sumados a un bajo crecimiento global que está afectando a Colombia. Por ello, prevé que el sector siga ‘de capa caída’ al menos durante este año. Sin embargo, está de acuerdo con Camilo Durán sobre el impacto positivo que puede esperar el sector cuando Reficar vuelva a prender motores.

AL COMERCIO LE VA BIEN, PERO LA DEVALUACIÓN YA SE SIENTE 

Otra historia es la del comercio. Rondando un crecimiento anual del 4 %, se muestra como un sector dinámico. Incluso, si se excluye de su resultado al mercado de vehículos – fuertemente afectado por la devaluación – dicho crecimiento sería de cerca del 6 %.

Un indicador de los ‘buenos tiempos’ que ha venido disfrutando el sector es la creación de nuevos empleos, crecimiento que se ha venido presentando constante.

Sin embargo, Durán asegura que la dinámica del comercio comienza a desacelerarse, principalmente por la depreciación del peso. Un claro ejemplo son las ventas de vehículos.

Para el analista de Credicorp, esta situación se veía venir desde que se empezó a sentir el ‘choque interno’ por la caída de los precios del petróleo.

Tal vez por la misma línea se pueden observar los resultados de la última encuesta de Fenalco, los cuales arrojan como conclusión que el comportamiento de las ventas del sector en abril fue ‘medriocre’: solo el 35% de los encuestados aseguró haber obtenido un aumento en sus volúmenes de venta.

@GutierrezAnaMa