Recursos no convencionales son una promesa para Colombia | Finanzas | Economía | Portafolio

Recursos no convencionales son una promesa para Colombia

El asesor del gobierno colombiano para el marco normativo de la explotación de recursos no convencionales afirma que, la con una buena regulación, se puede aprovechar la ventaja económica que otorgan estos elementos y, al mismo tiempo, proteger el medio ambiente.

Recursos no convencionales son una promesa para Colombia

Archivo Portafolio.co

Recursos no convencionales son una promesa para Colombia

POR:
julio 25 de 2013 - 11:22 p.m.
2013-07-25

David S. Neslin, uno de los mayores expertos mundiales en exploración y explotación de petróleo y gas no convencional (shale), y quien asesora a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) en el marco normativo y ambiental para este tipo de proyectos en el país, habló con Portafolio sobre las mejores políticas para poder desarrollar este tipo de actividad, al mismo tiempo que se protege el medio ambiente.

¿Cuál es el potencial de Colombia en recursos no convencionales?

La Agencia de Energía de Estados Unidos ha identificado a Colombia como uno de los poseedores de estos recursos. Estas formaciones existen en muchas partes del mundo, y hay muchos países que, como Colombia, las están explorando.

El país ha emprendido un proceso de educarse a sí mismo acerca de cómo estos recursos pueden ser desarrollados de manera responsable, qué tipo de problemas han surgido en América del Norte y cómo el gobierno se ha ocupado de estos temas.

¿Cómo ve este tipo de explotación para Colombia?

Creo que este tipo de desarrollo es una gran promesa para Colombia como lo ha sido para Estados Unidos, que es el primer consumidor de energía a nivel mundial.

Solo en el Estado de Colorado (donde es asesor), tres de cada cuatro hogares se calientan con gas natural, produce una cuarta parte de la electricidad que se usa y hay más de cinco millones de vehículos a gas registrados.

Usted está asesorando al Gobierno colombiano para reglamentar este tipo de explotación, ¿que recomiendaciones puede dar?

Creo que las regulaciones responsables y eficientes son muy importantes.

Para este tipo de proyectos, lo primero es la credibilidad pública. La gente debe tener la confianza de que se están protegiendo el medio ambiente, la salud pública y la seguridad, especialmente en las zonas que no han experimentado este tipo de desarrollo antes.

El reglamento debe ser eficiente, ya que son grandes proyectos de desarrollo que requieren gastos de capital sustanciales, por lo que la eficiencia cobra un papel primordial.

La regulación debe ser creíble, proteger el medio ambiente y no puede ser costosa.

Otro aspecto es que algunos países tratan de desarrollar la regulación perfecta antes de comenzar. La idea es comenzar lo mejor que se pueda e ir actualizándola a medida que se avanza. En Colorado hacemos ajustes cada año.

¿Para cuándo tendría ese marco regulativo que le encargó el Gobierno?

No lo sé todavía, estamos en etapa de estudio.

¿Para finales de este año o comienzos del otro?

No sé.

¿Qué tan diferente puede ser la regulación colombiana a la de Estados Unidos?

Este tipo de regulaciones son propias de cada país y región. Es muy importante que las regulaciones tengan en cuenta las circunstancias locales. Incluso en Colorado las normas se aplican de manera diferente en diferentes áreas del Estado: unas para las partes montañosas y otras para las llanas.

¿El futuro de la energía a nivel mundial está en los recursos no convencionales?

Creo que los recursos no convencionales son una enorme promesa para los países que son capaces de desarrollarlos.

Por ejemplo, en Estados Unidos, donde se ha explotado por poco más de una década, está actualmente experimentando ventajas económicas respecto a otros países. En todo el país, en los últimos dos años, nuestros costos de energía son en promedio de un tercio de lo que son en Europa o Asia, lo que ayuda a nuestros fabricantes e industriales, dándoles una ventaja comparativa. Además producen menos emisiones de gases de efecto invernadero, tal como se ha comprobado en Norteamérica.

ACTUALIZACIÓN DE LAS REGULACIONES

Hemos trabajado en tres aspectos muy importantes. En cuanto a la fracturación hidráulica, los pozos deben estar lejos de las fuentes públicas de agua potable, se requieren monitores para controlar la presión del aceite durante el proceso y la toma de muestras de agua subterránea. Los operadores están obligados a proporcionar muestras de agua subterránea antes de perforar y fracturar los pozos de petróleo y gas, y después del proceso de fracturación.

En algunas partes de Colorado que tienen múltiples muestras de los pozos de agua cercanos que datan de casi una década, se analizó la química del agua y se comprobó que no presentó ninguna anormalidad.

Otra norma es que los operadores deben analizar los productos químicos que se utilizan en los fluidos de fracturamiento hidráulica, los cuales la mayoría son productos químicos que se pueden encontrar en los productos habituales de limpieza, equipos de salud e incluso en alimentos.

Pedro Vargas Núñez

Subeditor Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido