Redes que generan valor al sistema eléctrico colombiano

Cada día, el uso eficiente de la energía eléctrica toma mayor fuerza, como opción de sostenibilidad, mejoramiento de la calidad de vida y competitividad del sector.

Redes que generan valor al sistema eléctrico colombiano

Diego Santacruz

Redes que generan valor al sistema eléctrico colombiano

Finanzas
POR:
agosto 13 de 2014 - 12:16 a.m.
2014-08-13

Con la implementación de soluciones basadas en desarrollos tecnológicos se adelantan en Colombia proyectos que permiten “que el sistema pueda satisfacer exigencias aún mayores de calidad, cobertura y sostenibilidad ambiental, además de brindar a los clientes conectados nuevos servicios y opciones más allá de solo la disponibilidad de electricidad”, explica Rubén Darío Cruz Rodríguez, director de Innovación del Cidet (Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico del Sector Eléctrico).

Y en este aspecto toman especial protagonismo las ‘smart grids’ o redes inteligentes que, de acuerdo con los expertos, se diferencian de las tradicionales porque facilitan que por la red eléctrica se puedan transmitir, además de energía, información y datos que satisfacen la demanda de los usuarios, con una infraestructura que comprende sistemas de gestión, control, protección de fallas, seguridad y privacidad, entre otros, y que integra a todos los implicados en la cadena de suministro, incluidos los generadores, transmisores y distribuidores.

Ante este panorama, Colombia Inteligente, una iniciativa sectorial conformada por las empresas EPM, Codensa, Emcali, Epsa, Electricaribe, EEB e Isagen, centros de desarrollo tecnológico como Cidet y Cintel y otras entidades sectoriales y el Gobierno Nacional, por medio del Ministerio de Minas y Energía, han establecido una alianza para avanzar en el proyecto de creación del mapa de ruta para las redes inteligentes en el país, con un costo estimado de 900 mil dólares, de los cuales 500 mil son aportados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el resto por los distintos actores interesados, a través de la colaboración y participación en el estudio que esperan concluir en el 2015.

MOVILIDAD ELÉCTRICA

Otro de los valores agregados de la implementación de las ‘smart grids’ tiene que ver con la optimización de la movilidad en las ciudades y el uso de electricidad en el transporte masivo.

De acuerdo con Colombia Inteligente, “el desarrollo acelerado de la tecnología hace previsible que, en el mediano plazo, la movilidad eléctrica sea competitiva, siempre y cuando se le dé un peso importante al impacto sobre el medio ambiente del transporte particular y masivo”.

A esto, Rubén Darío Cruz Rodríguez, del Cidet, agrega que “la energía eléctrica no es solo una opción posible, sino que es la más adecuada para los modos de transporte de alta y mediana capacidad implementados en Colombia.

“La electricidad es fundamental para la reducción de los costos operativos, en los que el combustible tiene un peso cercano al 30%, además de reducir ostensiblemente la contaminación atmosférica y auditiva, y por ende, mejorar significativamente la calidad de vida urbana”.

COLOMBIA AVANZA

Los avances más sobresalientes que se tienen en el país, relacionados con ‘smart grids’ son medición inteligente (AMI), generación distribuida (GD), red flexible, la mayoría a nivel de pilotos a escala. Casos como Emcali, Electricaribe, Codensa y Empresas Públicas de Medellín (EPM) han desarrollado proyectos con medidores inteligentes y medición prepago de electricidad, buscado la reducción de pérdidas no técnicas.

Rubén Dario Cruz Rodríguez, del Cidet, destaca que empresas como XM, junto con la Universidad Pontificia Bolivariana, han establecido, a lo largo del Sistema de Transmisión Nacional, una red de medidores sincrofasoriales, denominada iSaac (Intelligent Supervision and Advanced Control System), que permite la detección temprana de fallas y evitar colapsos del sistema; Isagen, con apoyo del BID, ha estado evaluando la posibilidad de asumir dos proyectos geotérmicos, uno en el Macizo Volcánico del Ruiz y otro binacional en la frontera con Ecuador: Tufiño-Chiles-Cerro Negro; y la compañía Celsia (empresa de servicios públicos) aumentó la eficiencia de las plantas Flores II y III, al pasar de ciclos simples a ciclos combinados, lo que resultó en la reducción de emisiones de unas 500.000 toneladas de dióxido de carbono por año.