Redes sociales contagiadas de información

Bloomberg. El mayor grupo de admiradores de la gripe AH1N1 en Facebook tenía el lunes en la noche más de 60.000 miembros, 2.000 más que la mayor red de admiradoras del galán adolescente Zac Efron y 59.000 más que Bo, el perro del presidente estadounidense Barack Obama.

POR:
mayo 06 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-06

En la era de Twitter, Facebook y YouTube, la primera cuasipandemia mundial ha cobrado una popularidad instantánea. Los cibersitios de redes sociales informan al público, aunque ilustran el irregular poder del Internet como árbitro entre lo trascendente y lo ridículo. “Las fuentes de información en Internet dan la apariencia de ser autoridades”, dijo Anthony D’Urso, psicólogo de Hackensack University Medical Center en Nueva Jersey. “Aunque en general es la mejor manera de hacer llegar información al público, existe el riesgo de que la gente se centre en la información con menos autoridad”. Después de que las autoridades mexicanas anunciaron el mes pasado que había una epidemia de influenza, hasta un 2,82 por ciento de lo que se hablaba en Internet se relacionaba con la gripa porcina, según Nielsen Online, más de cinco veces lo que se habló sobre el descubrimiento del talento musical de Escocia, Susan Boyle. TEORÍAS DE LA CONSPIRACIÓN Los comentarios sobre la gripa van desde sugerencias de que la gente debería entrar en pánico hasta aseveraciones de que la epidemia es un plan para distraer a las personas de los rescates bancarios, según alguien que se identificó como Steve Fox y escribió en Facebook el 3 de mayo desde España. Fox no respondió a un correo electrónico en el que se solicitaba su comentario. “Los medios sociales tienen el potencial de facilitar la oclocracia por sus atributos instantáneos, que algunas veces carecen de contexto”, dijo Hanson Hosein, director de la maestría en comunicación en medios digitales de la Universidad de Washington en Seattle. Es muy distinto de lo que pasaba en la epidemia de 1918, cuando los diarios estadounidenses daban poca importancia a la enfermedad que mató al menos a 20 millones de personas en todo el mundo como una manera de mitigar el pánico, según John M. Barry, autor de The Great Influenza (La gran influenza, Viking Penguin). Actualmente el mundo está repleto de información y desinformación sobre la gripa porcina. Mashable.com, una guía de medios sociales con sede en San Francisco, informó el 27 de abril que la enfermedad atraía cada hora hasta 10.000 tweets, o registros en Twitter, página web con sede en San Francisco. En la última semana Facebook, con sede en California, ha estado repleto de mensajes como el de Zach Boswell del 3 de mayo que decía que esperaba que más personas en su escuela contrajeran la gripa AH1N1 para que su escuela cerrara. Se negó a hacer más comentarios cuando se le contactó por correo electrónico. Un comentador que utiliza el nombre en pantalla de Graham Cracka veía a los informes sobre gripa porcina como “otra excusa del gobierno de Obama para instituir una atención médica socializada”. LA VERSIÓN OFICIAL Ante el éxito de estas redes sociales, es mejor estar allí. Recientemente la Casa Blanca y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) lanzaron páginas oficiales en Facebook, en donde colocan información actualizada sobre la gripa porcina, según Matt Hicks, portavoz de la página. CDC también tiene un canal, StreamingHealth, en YouTube y CDCemergency en Twitter. Aunque CDC no puede responder a preguntas individuales o comentarios, monitorea Twitter y otras redes sociales para “buscar leyendas urbanas que se hagan pasar por noticias” y actúa para combatirlas, dijo Shelly Sikes Díaz, portavoz de la agencia. El martes pasado, cuando corrían rumores de que comer cerdo podía causar gripa porcina, la agencia comentó en Twitter: “La CDC te recuerda que NO se puede contraer gripa porcina comiendo cerdo”. '' Actualmente el mundo está repleto de información y desinformación sobre la gripa porcina y sus efectos”. Males que causan más muertes Washington/AFP. La gripa AH1N1, objeto de enorme cobertura internacional, es poca cosa frente a otras enfermedades -la gripa común, sin ir más lejos- que anualmente dejan millones de muertos en todo el mundo, aseguran los expertos. La gripa estacional afecta mundialmente a entre 57.000 y 96.000 personas por semana, con entre 4.800 y 9.600 casos letales, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Desde que se desató la epidemia hace diez días, la gripa AH1N1 ha sido detectada en una veintena de países, con poco más de 1.000 casos -en su mayoría benignos-, y registra 26 muertes en México y una en Estados Unidos. Según la OMS, cerca de 90 por ciento de las muertes a causa de enfermedades infecciosas se deben a seis infecciones -tuberculosis, neumonía, diarrea, sarampión, paludismo y sida-, que afectan más que nada a los países pobres. El sida se cobra más de dos millones de vidas al año y en el mundo se registran más de 33 millones de portadores del VIH, el virus que lo provoca. La tuberculosis mata a millón y medio de personas por año y de los 9,27 millones de casos que se detectan, más de medio millón son casos resistentes a los antibióticos y aparecieron a partir de 2006, especialmente en China. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido