Rediseño del plan de rescate financiero anuncia secretario del Tesoro de E.U.

Inversión de capital en los bancos en vez de compra de activos tóxicos, extensión de ayuda a empresas que no son bancos y un plan de ayuda a los propietarios con casas hipotecadas, las propuestas.

POR:
noviembre 12 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-12

Durante su comparecencia para ofrecer una actualización de la marcha del plan de rescate Paulson expuso este miércoles esas tres nuevas iniciativas que cambian sustancialmente el plan original.

Paulson confirmó que la ayuda no será empleada en la compra de activos contaminados por las hipotecas basura, tal y como había sido planificado en un principio, sino que se aproximará al modelo de la Unión Europea de inversión en los bancos.

Así, la administración seguirá invirtiendo 250 millones de dólares (casi 200 millones de euros) en la compra de acciones de los bancos para sanear sus balanzas y estimular los préstamos interbancarios, aunque estudia obligar a las entidades que se beneficien de estas medidas a que capten también financiación privada.

Según Paulson, el Gobierno, como segunda medida, extenderá el plan de rescate financiero a empresas que no son bancos, pero que son importantes en la financiación de las familias con el objetivo de relanzar el consumo. 

En concreto, se refirió a los fondos garantizados por la deuda generada por las tarjetas de créditos, los préstamos de estudiantes, y las financieras de autos, y que son responsables del 40 por ciento del crédito al consumo en E.U. "Este mercado, que es vital para la financiación y el crecimiento, ha llegado ya prácticamente a la paralización total", indicó.

La tercera iniciativa será la puesta en marcha de un nuevo plan de ayuda a los propietarios de casas que han entrado en morosidad, y que se podrán someter a una revisión de las condiciones de sus hipotecas. 

Gracias a este nuevo plan, "potencialmente cientos de miles de propietarios con problemas podrán mantener sus casas con una cuota asequible en sus hipotecas".

En términos generales, Paulson admitió que los dos grandes problemas que tiene la economía estadounidense, que ya ha entrado en un periodo de contracción, es la crisis de la vivienda y la falta de crédito disponible. 

Por ello, Paulson estima que todas las medidas que se han puesto en marcha van destinadas a restaurar la confianza en el sistema financiero, dado que hasta los bancos más solventes se han vuelto reacios a dar nuevos préstamos. No obstante, envió un mensaje de tranquilidad y aseguró que el plan está funcionando, si bien "todavía queda mucho por hacer".

Hay que anotar que Henry Paulson dejó en claro que no extenderá el plan de rescate al sector automovilístico, aunque reconoció que la industria "necesita una solución", porque es muy "importante" y "crucial" para el país.

Según Paulson, "una idea" para una posible solución al problema del sector automovilístico es modificar la ley aprobada en septiembre por el Congreso para facilitar 25.000 millones de dólares (cerca de 20.000 millones de euros) en préstamos a la industria bajo un programa de incentivos para producir vehículos menos contaminantes. "Este programa podría ser modificado para liberar más fondos" para el sector del automóvil, ha dicho el secretario del Tesoro. 

Siga bajando para encontrar más contenido