Reducir el costo país será el nuevo frente de batalla

Evalúan más opciones para que no solo incentive la inversión, sino que avance en competitividad.

Reducir el costo país será el nuevo frente de batalla

Archivo Portafolio.co

Reducir el costo país será el nuevo frente de batalla

POR:
mayo 01 de 2013 - 09:47 p.m.
2013-05-01

Los avances en el ambiente macroeconómico y una mejora en la calificación de crédito del país han logrado reflejarse en una disminución de la percepción de riesgo de los inversionistas internacionales frente a Colombia.

Sin embargo, las noticias no han sido positivas en materia de competitividad a la hora de hacer negocios, y por eso este frente concentrará los esfuerzos del Gobierno en los próximos meses.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, explica la situación en que “el riesgo país y el costo país están desalineados. Mientras en el primero vamos bien, en el segundo no. Es un problema si el país es un sitio atractivo para los capitales, pero no es competitivo en diversas áreas productivas”.

Incluso, Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ya había puesto el tema sobre la mesa y en los mismos términos.

En el discurso de la Asamblea del organismo que se realizó en Panamá a mediados de marzo, señaló que si bien el riesgo país ha disminuido en algunas economías, lo cual les ha dado acceso a fondos baratos, no se ha mejorado en las mediciones de competitividad.

“Esa falta de avance tiene que ver con el costo país, que podría definirse como el esfuerzo adicional que deben hacer nuestras empresas para neutralizar las distorsiones e ineficiencias que causan políticas, reglas e instituciones imperfectas”, dijo Moreno.

Justamente, distintos indicadores han mostrado la disparidad entre ambos temas (ver recuadro).

Ante esta situación, el Gobierno Nacional está evaluando una estrategia que permita hacer las mejoras necesarias.

El ministro de Hacienda señala que “el debate sobre la competitividad no es nuevo, pero la metodología de análisis es diferente”.

En ese sentido, con los insumos que ofrecen los organismos encargados de las mediciones de competitividad, sumados a la visión del sector público y a los aportes del sector privado, se identificarán los temas puntuales que están frenando el avance del país y de la región frente a otras partes del mundo.

Buena parte de los temas se ha evaluado en repetidas ocasiones, como los atrasos en materia de infraestructura o los sobrecostos en energía, pero la metodología que están construyendo permitirá delimitar aún más el campo de acción.

“Mirar las cosas con el prisma del costo país es una herramienta que permite establecer las prioridades del gasto, orientándolo a romper con más rapidez aquellos cuellos de botella que tengan más incidencia en los costos”, puntualiza Cárdenas.

El presidente del BID dijo que, si se toman medidas para resolver las limitaciones en las instituciones públicas, la falta de infraestructura adecuada, la escasa competencia, el difícil acceso a la financiación o la informalidad, América Latina podría aumentar el crecimiento en más de dos puntos porcentuales por año.

DISPARIDAD EN LOS INDICADORES

Distintos índices dan cuenta de las diferencias entre la evolución del riesgo y el costo país.

En cuanto al riesgo país, Colombia es vista ahora con mejores ojos por parte de los inversionistas internacionales, debido a los avances en el entorno macroeconómico del país y al hecho de que haya recuperado las calificaciones para ser grado de inversión (lo cual se produjo en el 2011).

Puesto en números, el EMBI + Colombia, indicador de JP Morgan que mide el riesgo país, terminó abril en 134 puntos. Esto es casi la mitad de lo que marcaba hace cinco años, y dista mucho del máximo de 683 puntos que alcanzó a tocar hace diez años.

En contraste, las mediciones más recientes de competitividad que realizan el Foro Económico Mundial (FEM) y el Doing Business del Banco Mundial no dejan muy bien parado al país, e incluso se han visto retrocesos en varios frentes con respecto a los resultados de años anteriores.

El índice del FEM ubicó a Colombia en el puesto 69 entre 144 economías (uno menos que el año anterior) e insiste en que los temas más críticos son las instituciones y la infraestructura.

En el Doing Business, se ubica en el puesto 45, y allí, el acceso a energía y el cumplimiento de contratos son las principales limitaciones.

Siga bajando para encontrar más contenido