Reflexión final de la Copa Mundo 2006

Los ecos de la Copa Mundo que acaba de terminar en Alemania, se desvanecen casi un mes después de finalizado. Quedan algunos hechos puntuales que serán tema por meses seguramente. Pero quedan también temas de reflexión y a lo mejor una oportunidad para aprender de errores.

POR:
agosto 01 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-01

Nos hemos lamentado por meses porque la selección colombiana no pudo llegar a la instancia final durante la eliminatoria. Nos flagelamos y nos lamentamos pero lo tomamos como un simple desastre deportivo, otro hecho anecdótico en una larga cadena de equivocaciones y situaciones que han analizado hasta la saciedad los expertos en estos temas. Pero hay un hecho que no se ha visto, ni analizado. No sólo perdimos deportivamente. Perdimos como país. No ganamos en imagen, en la posibilidad de hacer negocios y darle vitrina a un país que mucho lo necesita. Nos quedamos lamentando un hecho futbolístico en vez de lamentar la pérdida mayor y tal vez irrecuperable. Ecuador, nuestro vecino asistió al Mundial y lo hizo con lujo de detalles. En lo deportivo el haber pasado a la segunda ronda, mostrando un fútbol alegre, sólido y de talento resultó ser un gran premio. Sin embargo, más que eso fue en lo extra deportivo donde logró el gran impacto. Los medios alemanes, como en el resto de comunidad europea también, hablaron de Ecuador. Hablaron bien. La radio, la televisión y los periódicos les dedicaron muchos minutos y páginas. Hablaron del país, de sus gentes, de las ciudades de donde son originarias algunas de la figuras del equipo. Hubo informes sobre las Islas Galápago, importantísimo en un país que lidera hoy en día los movimientos ecológicos en el mundo. Reportajes sobre los productos de exportación y cuanto tema referente al país que los periodistas pudieran hurgar. Había vallas con el contundente lema “Hemos venido a visitarlos, ¿cuándo van ustedes?” “Ecuador la tierra de los bananos”. El bombardeo promocional y publicitario fue importante. Con absoluta seguridad nuestro tricolor, nuestra bandera que tiene grandes similitudes con la de Ecuador, ya no será reconocida como colombiana. No, hoy la imagen en Europa es que el amarillo, azul y rojo es de Ecuador. En los supermercados los bananos que se venden, son importados en su gran mayoría de Ecuador, no de Colombia. Las chocolatinas de nuestros vecinos compiten con la confitería europea de reconocida calidad en todo el mundo. Starbucks y San Francisco Coffee Co., son lugares inmensamente populares para una taza de café, con un delicioso y tradicional bizcocho alemán. Nuestro producto bandera de exportación, en algunos supermercados más elegantes se consigue café colombiano, eso sí, carísimo. De pronto frutos como el maracuyá y nada más. Sí, nos queda el consuelo de los #1 alcanzados por Shakira y Juanes. La emoción de oírlos en las emisoras alemanas, como la exitosa presentación de Shakira en el partido de cierre del Mundial. Debemos entender sin embargo, que no son como una selección deportiva, representantes de un país. La mayoría de la gente no identifica a los artistas con un país, sino con sus éxitos. Nos colombianos, pero sus éxitos y su popularidad internacional. Nos puede quedar el consuelo que cuando hablan en los medios del técnico de Ecuador, Luis Fernando Suárez, habitualmente sí se referían a él como colombiano. Pero la selección que dirigía, con toda razón, absorbía toda la imagen. Era totalmente anecdótico el origen del técnico. Ecuador se metió en Europa de una manera increíble. Ustedes podrán decir que dentro de cuatro años las cosas serán diferentes. Tal vez. Pero un Mundial en Suráfrica no es igual a uno en Europa. Cuál mercado es más interesante para Colombia. ¿Europa? ¿Suráfrica? Europa es adonde debemos dirigir nuestras miradas para incrementar nuestras exportaciones y negocios, para nuestro propio beneficio. Y no será lo mismo que Europa nos vea en Suráfrica que en su propio terruño. Así las cosas, el fútbol colombiano fue el que menos perdió al no asistir a este campeonato mundial que durante el mes de junio se jugó en Alemania. Periodista "Hay un hecho que no se ha visto, ni analizado. No sólo perdimos deportivamente. Perdimos como país”.

Siga bajando para encontrar más contenido