Por reforma financiera, habría apertura sin TLC

Durante la negociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, que finalizó en febrero del 2006, los dos países pactaron liberalizar sus servicios financieros, lo que para el caso de Colombia implica permitir que bancos y aseguradoras extranjeras sin oficinas en el país puedan ofrecer sus servicios, aunque con algunas limitaciones.

POR:
mayo 20 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-20

Esta concesión, como muchas otras pactadas en el TLC, debe ser reglamentada a través de una ley, que para este caso es la reforma financiera, y aunque bancos y aseguradoras ya aceptaron la entrada de esos posibles competidores, advirtieron que dado que el futuro del tratado es incierto en el Congreso de E.U., es muy factible que primero se apruebe la reforma financiera (que además tiene mensaje de urgencia) con lo cual se daría una apertura unilateral, que no solo aplicaría para las empresas E.U., sino para el resto del mundo. En otras palabras, Colombia va en camino de ceder en este campo, sin recibir aún nada a cambio. Aunque desde 1991 el sector financiero está abierto a la libre inversión extranjera, la diferencia con lo que se plantea ahora es que se crea un nuevo régimen de sucursales de entidades foráneas, es decir, que se permite que un banco que no está en Colombia abra una pequeña oficina y desde allí consiga clientes. Si bien estas sucursales estarían sometidas a la vigilancia de la Superfinanciera, no tendrían las mismas exigencias de capital dentro del país, pues estarían respaldadas por su casa matriz y por ende no podrían realizar todas las operaciones. Así mismo, se propone que estas sucursales no queden obligadas a tener junta directiva dentro del territorio colombiano, aunque sí un apoderado que los represente en el país. Además solo podrán ingresar al país cuatro años después de la promulgación de la Ley. En las aseguradoras, este tema es más sensible que en los bancos, pues para los colombianos no está prohibido tener cuentas de ahorro en el exterior, pero sí comprar seguros en el exterior, pese a que esta es una práctica común, sobre todo entre personas de altos ingresos. Con la reforma esta posibilidad se abre. ‘RIESGO PARA EL CONSUMIDOR’, FASECOLDA Uno de los gremios que más dio la batalla para que no se permi- tiera el comercio transfronterizo de seguros fue, desde luego, Fasecolda y aunque ya aceptó los cambios que vienen, insiste en advertir los riesgos en que incu- rren quienes compran seguros en el exterior. La directora jurídica de Fasecolda, Rebeca Herrera, dijo recientemente en un foro, que si bien la iniciativa le brinda mayo- res posibilidades de elección al consumidor, si este opta por un seguro del exterior, lo haría bajo su cuenta y riesgo, “... las auto- ridades colombianas (no) tienen jurisdicción para resolver una controversia en caso de reclama- ción a la aseguradora foránea”. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido