Reforma de Obama valdría 13.000 millones de dólares

El plan del presidente Barack Obama para limitar la negociación con títulos valores propios costará a Goldman Sachs Group Inc., Morgan Stanley, Credit Suisse Group AG, UBS AG y Deutsche Bank AG unos 13.000 millones de dólares en ingresos el año próximo, según analistas de JPMorgan & Co.

POR:
enero 25 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-25

De los cinco bancos analizados, las propuestas del presidente Obama afectarán más a Goldman Sachs, causando una caída estimada en 4.670 millones de dólares en sus ganancias en 2011, dijeron analistas encabezados por Kian Abouhossein de Londres en una nota. UBS perderá menos: sus ingresos bajarían unos 1.920 millones de dólares. Obama propuso el jueves limitar el tamaño de los bancos y prohibirles que inviertan en fondos de cobertura y capital de riesgo a fin de reducir el excesivo apalancamiento y evitar que se repita la crisis del crédito. “Creo que los anuncios disminuirán cada vez más el rendimiento sobre capital de los bancos, en especial los bancos de inversión”, dijo Florian Esterer, gestor de patrimonios de Swisscanto Asset Management en Zúrich, firma que supervisa 58.000 millones de dólares. El proceso equivale a “apenas las primeras advertencias”, dijo. Otros analistas apuntaron a la incertidumbre que rodea a los pormenores del plan de Obama. “Estamos a oscuras en cuanto a cómo se puede distinguir las actividades de negociación con recursos propios de las actividades del Tesoro y la toma de riesgos inherente a la creación de mercados”, dijeron analistas de Keefe, Bruyette y Woods Ltd. La incertidumbre que rodea a los bancos que probablemente serán afectados por el plan de Obama hizo caer las acciones financieras en toda Europa. “El mayor perdedor entre los bancos del Reino Unido será Barclays, porque su modelo de negocios se basa mucho en la negociación con recursos propios”, dijo Alistair Milne, profesor de finanzas de Cass Business School, de Londres. Bancos alemanes critican anuncios Los bancos alemanes criticaron el viernes los planes del presidente estadounidense, Barack Obama, de obligar a las entidades de crédito a separar la banca comercial tradicional y la de inversión. “Creo que la propuesta de escindir bancos, limitar su tamaño o sus actividades va en la dirección equivocada”, señaló el presidente del Deutsche Bank, Josef Ackermann. EDISAR

Siga bajando para encontrar más contenido