Reforma tributaria nació de 2 impuestos y va en 53 artículos

De la ampliación del impuesto al patrimonio y el 4 por mil (GMF), se pasó a una mezcla de impuesto a la riqueza y una sobretasa al CREE, cuyos detalles han concentrado los debates más candentes.

Finanzas
POR:
noviembre 21 de 2014 - 02:46 a.m.
2014-11-21

Casi seis meses de polémica y cuatro semanas de discusiones y acuerdos entre Gobierno, congresistas y sector privado, dieron paso a la ponencia de la Ley de Financiamiento (reforma tributaria) que será radicada en los próximos días para iniciar su trámite legislativo.

Ya son por lo menos 53 artículos los que conforman el documento, que hace apenas algunos meses era visto solo como la extensión de dos impuestos que vencen este año (patrimonio y 4 por mil) para obtener 12,5 billones de pesos del Presupuesto del 2015.

Pronto empezó a ser evidente que se necesitaba mucho más que eso para hacer frente a las necesidades fiscales y así, en distintos sectores cayó como baldado de agua helada que apenas había pasado un año y medio desde la aprobación de la reforma tributaria del 2012 cuando se supo que venían más ajustes.

Así, apenas quedó aprobado el Presupuesto para el 2015 por 216,2 billones de pesos, comenzó una carrera contra el tiempo en la que el Gobierno empezó a socializar la urgencia de esos recursos y las opciones para conseguirlos.

Lo que quedó claro es que esta vez, las empresas iban a asumir esa carga, por lo cual las reacciones no se hicieron esperar y en distintos escenarios se manifestó el descontento, con el argumento de que la carga tributaria iba en ascenso vertiginoso.

CARRERA CONTRARRELOJ

Pero hace solo tres semanas, comenzaron las discusiones en forma para definir el contenido de la ponencia, pues el tiempo se estaba agotando para el trámite.

Conocedores del tema señalan que, a diferencia de reformas anteriores, se destaca que representantes del Consejo Gremial tuvieron participación en prácticamente todo el proceso.

“No podía ser diferente, porque son las empresas quienes van a pagar los impuestos”, señalan fuentes relacionadas. Así, el sector privado entró rechazando el impuesto al patrimonio, pero a cambio estaba dispuesto a pagar una sobretasa del CREE (impuesto sobre las ganancias).

Dicha mezcla sirvió como base para definir el ajuste y hacer la concertación con más de 30 ponentes y coordinadores de las comisiones terceras y cuartas de Senado y Cámara.

En ese momento, empezaron a verse tres posiciones claras: las bancadas de apoyo al Gobierno, los opositores, y un grupo que, independientemente de su filiación política tenía una visión objetiva y crítica sobre la reforma.

Y como el diablo está en los detalles, la gran polémica estuvo relacionada con el nuevo nombre (impuesto a la riqueza), y más a fondo, con las tarifas y cuál sería el umbral de patrimonio a partir del cual las empresas y las personas naturales tenían que pagar.

Ese tema empezó a llamarse el ‘núcleo de la reforma’ y a concentrar buena parte del tiempo y esfuerzos en las reuniones, que tomaron hasta nueve horas.

Fue esta semana cuando empezó a ‘desenredarse la pita’, cuando se decidió que el impuesto a la riqueza para las empresas se desmontaría en el 2018 para ser reemplazado con una sobretasa del 9 por ciento del CREE.

El otro objeto de discusiones fue la vigencia de la reforma. A pesar de que varias voces insistían en que fuera solo para tapar el hueco de corto plazo, y posteriormente hacer un estudio serio para un ajuste estructural, el resultado fue una reforma para cuatro años.

Y es que tras el malestar generado entre los empresarios por la inestabilidad de las reglas de juego, y la complejidad del mecanismo planteado (ver recuadro), era de esperarse que se necesitara más tiempo.

ASUNTOS VARIOS

Hubo otros temas del ajuste que, si bien son criticados por el sector privado, no hicieron parte de la discusión.

Es el caso de mantener el 4 por mil y eliminar la devolución de dos puntos del IVA por las compras con tarjetas.

También se sabe que la Ley de Financiamiento incluirá también algunos ‘remiendos’ de la reforma tributaria del 2012. Dicho de otra forma, en este ajuste se aclararán algunos temas que quedaron volando tras el ajuste que entró a regir el año pasado.

Las próximas cuatro semanas serán intensas en el Congreso, y lo que está claro es que la discusión apenas comienza.

PUNTOS CLAVES EN LA PONENCIA 

- El impuesto a la riqueza se cobrará a patrimonios a partir de $1.000 millones.

- La tarifa máxima para personas naturales es de 1,5 %

- En el caso de las empresas, comenzará en 1,3 % e irá disminuyendo hasta desaparecer en el 2018.

- La sobretasa del CREE aplicará para quienes tengan ganancias superiores a 800 millones de pesos, con una tarifa que va aumentando hasta 9 por ciento en el 2018.

LO QUE VIENE EN EL TRÁMITE 

El trámite va en la consecución de las firmas de los ponentes para poder radicar la reforma, lo cual ocurrirá de aquí al lunes.

Así, empezará el tránsito en las comisiones conjuntas de Senado y Cámara y posteriormente pasará a las plenarias.

Las sesiones del Legislativo terminan el 20 de diciembre y si bien aparentemente no hay problemas de tiempo, hay que recordar que se están discutiendo otros temas de gran calado como el equilibrio de poderes, y el fuero militar, por mencionar algunos.

Hay temas que si bien no quedaron incluidos en la ponencia, pueden aparecer en las proposiciones durante el debate.

Uno de ellos es el impuesto a los dividendos a partir de 42 millones de pesos, propuesta liderada por el senador Antonio Navarro Wolff. Incluso, el sector privado se ha mostrado partidario de darle discusión a dicha iniciativa.

Por lo pronto, al debate se sumarán un sinnúmero de voces que han manifestado reparos a la propuesta de reforma, por el aumento en la carga tributaria a las empresas y la inestabilidad en las reglas de juego.

El senador Iván Duque considera que una estructura ‘bicéfala’ de impuesto a la riqueza y CREE genera preocupación, pues se necesita un esquema más transparente y progresivo.

Señala además que así como está planteada la reforma desincentiva la inversión y el ahorro, lo cual puede golpear a los sectores generadores de empleo.

Igualmente, inquieta que el impuesto a la riqueza para las personas naturales se convierta en permanente.

Otros conocedores del tema han manifestado su inquietud ante la forma en que se ha producido el trámite, pues podría exponerse a demandas de constitucionalidad.

LOS 'PEROS' A LA PROPUESTA

El senador del Centro Democrático, Iván Duque Márquez, realizó cuestionamientos al texto que se radicará en los próximos días sobre reforma tributaria y que será discutido por las Comisiones Conjuntas Económicas.

 

El Senador a través de sus comentarios cuestionó que con la reforma se afecten a personas naturales, pequeñas y medianas empresas, además de algunos sectores productivos del país. Cabe resaltar que desde que se anunció que se iba a presentar una reforma tributaria de cuatro años, Duque ha criticado la decisión argumentando que el deber constitucional del gobierno, mucho más con la existencia de una regla fiscal, es una ley de financiamiento por un año.

 

Además, ha sostenido que el anunciado ajuste fiscal del gobierno debería verse reflejado en una menor carga tributaria para el pueblo colombiano. E igualmente ha coincidido con el clamor de los sectores productivos de abordar una reforma estructural que contribuya a la inversión, la competitividad, la formalización laboral y un mayor dinamismo de los sectores industriales y la pequeña y mediana empresa.

 

Estas son las críticas hechas por el Senador, difundidas a través de un comunicado de prensa.

 

El Gobierno configuró reforma tributaria en una ley de financiamiento, ignorando competencia de las Comisiones 3ras

 

El Gobierno armó reforma tributaria ignorando principio de anualidad y en contra del artículo 347 de la Constitución.

 

El Gobierno ha golpeado a las personas naturales y el ahorro con un impuesto al patrimonio permanente.

 

El Gobierno ignoro el clamor de los sectores productivos para hacer ley de financiamiento (1 año) y luego estructural

 

El Gobierno se propone mantener una configuración de impuestos que afectara la inversión en momentos donde cae IED

 

La Reforma del Gobierno afectará a las inversiones en cultivos de tardío rendimiento.

 

La reforma del Gobierno golpeará a las pymes y los sectores llamados a ser generadores de empleo.

 

La reforma del Gobierno hará que muchos colombianos paguen 3 veces por el mismo patrimonio.

 

La reforma del Gobierno será perjudicial para el sector minero-energético, en momentos donde su inversión puede caer

 

La reforma del Gobierno hará más difícil a nuestras manufacturas competir con nuestros socios comerciales.

 

La reforma del Gobierno mantiene la perniciosa estructura bicéfala de Renta y CREE.

 

El Gobierno quiere utilizar la aplanadora para aprobar reforma sin que el país conozca el Costo de Plan de Desarrollo

 

Con reforma tapa huecos el Gobierno ha ignorado el clamor de los sectores productivos por Reforma Estructural.

 

El Gobierno pretende imponer reforma que afecta sector productivo y empuja proyecto de exenciones tributarias (EGES)

 

El Gobierno quiere imponer reforma y nunca hizo el anunciado ajuste: 60% del ppto de inversión no forman capital.

 

La configuración ascendente de CREE y decreciente de riqueza afectara el ahorro, la inversión, la productividad

 

De las empresas con el mismo patrimonio pero distinta rentabilidad, tendrán más carga las de menor rentabilidad

 

A personas naturales que hayan acumulado ahorro a lo largo de su vida se les hará permanente impuesto a riqueza

 

Qué puede tener de bueno una reforma que incentiva el endeudamiento y desincentiva la inversión y el ahorro

 

Hay quienes dicen que en 2016 para $$ plan de desarrollo gobierno aumentara IVA y creara impuesto a dividendos.

@portafolio.co