Una región que disfruta su desarrollo

Una región que disfruta su desarrollo

POR:
marzo 18 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-18

Caldas, Risaralda y Quindío, tres vocaciones distintas y una sola región verdadera. Así podría resumirse el panorama de desarrollo y economía que muestra el Eje Cafetero al final de la primera década del siglo XXI. Si bien Caldas se identifica con desarrollo industrial y avances en materia educativa, Risaralda es sinónimo de ímpetu comercial y crecimiento urbano, mientras que Quindío refleja consolidación de productos turísticos y nueva infraestructura vial. Sus capitales también tienen puntos de encuentro positivos del desarrollo y la economía, como las excelentes posiciones ocupadas en el segundo Doing Business Subnacional Colombia 2010. En esta clasificación que hace el Banco Mundial para analizar sus regulaciones comerciales y las facilidades para crear una empresa, Manizales se ubicó primera en el país, mientras que Pereira fue tercera y Armenia séptima. De hecho, según esa categorización, es mucho más fácil emprender negocios en las capitales del Eje que en Cali o Cartagena, por ejemplo. En cuanto a esto, en Manizales el año pasado se abrieron 364 sociedades, lo que equivale a un alza del 71,7% frente al 2008. Este último sector, según el informe de movimiento de sociedades 2008-2009, concentró el 54% de la inversión total del último año, seguido de actividades inmobiliarias con el 16% y comercio con el 13. Pese a todo, se presentó un comportamiento económico muy neutral, ya que no hubo crecimiento ni decrecimiento. Pero, en lo que va del 2010 ya se ve un progreso. “La recuperación empezó. Si bien no se tendrá el comportamiento del 2007 o del 2008, con crecimientos del 75, se calcula que la región presente un alza de 2 y 35 puntos, muy positivo... vamos lentos pero seguros”, afirmó el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Manizales, Gildardo Armel Arenas. El Quindío también vive un clima de recuperación. Una de las herramientas que siembran el optimismo es la reciente aprobación del nuevo POT (Plan de Ordenamiento Territorial) de Armenia. De hecho, la Administración Municipal espera que para el segundo semestre del 2010 estén listos asuntos como el plan parcial del colector de la quebrada Armenia y el Plan de Movilidad Vial, lo que dinamizaría el empleo y la economía en general. Otras obras son el desarrollo de la Avenida Centenario, y la atracción de capitales nacionales e internacionales para nuevos proyectos que el nuevo POT fomenta. Pero, lo que concentra el mayor interés es el Plan Maestro de Movilidad, que las secretarías de Planeación y de Tránsito y Transporte esperan tener listo este año, bajo las directrices del Ministerio del Transporte y el Departamento Nacional de Planeación (DNP). Con altibajos Sin embargo, la economía regional, en general, vive una etapa difícil. En Risaralda se observó en el 2009 un crecimiento negativo del 0,4%, situación que no se presentaba desde 1999, cuando el terremoto del 25 de enero causó una gran emergencia económica y social en la región. Además, está la sombra de un desempleo que no da tregua (cerca del 21% en Pereira). Analistas señalan que este fenómeno es consecuencia de la caída de casi el 40% en la producción del café en 2009, el descenso en las exportaciones, especialmente hacia Venezuela y la desindustrialización progresiva del Área Metropolitana Centro Occidente (Pereira, Dosquebradas y La Virginia). En el tema del empleo, Manizales está más tranquila. “Lo que iba a afectar a Caldas ya tocó fondo, creo que vamos ascendiendo. Además su capital a principios de este año le abrió las puertas a grandes cadenas de almacenes, la implementación del Cable Vía y los call center, que han generado 2.000 empleos. Todo esto motiva a los empresarios para que sean más competitivos", dijo Armel. Optimistas con la recuperación del caféEn el 2009, la producción cafetera nacional cayó a 7,8 millones de sacos de café pergamino de 60 kilos, luego de que en el 2008 había sido de 11,5 millones. Situación que se percibió de manera más crítica en el Eje Cafetero, donde se pasó de cerca de 21 millones de arrobas a 13 millones de arrobas al año, en el mismo periodo. Para el 2010, sin embargo, se calcula una recuperación de la producción a niveles cercanos a los del 2008, siempre y cuando las condiciones climáticas y fitosanitarias se den de manera normal. En el caso del Quindío, el café sigue siendo el producto bandera. Cálculos del Comité Departamental de Cafeteros señalan que hay 7.000 fincas dedicadas a ese cultivo, en un promedio de 6,4 hectáreas por predio. En general, las exportaciones en la región tuvieron comportamiento desfavorable, especialmente por la situación vivida con el mercado de Venezuela en los últimos meses, que afectó este producto bandera de la región. Zonas francas, la esperanza - Algo que ha golpeado la economía regional es el descenso vertiginoso de las remesas. En 2009, el Eje Cafetero dejó de recibir cerca de 300 mil millones de pesos, lo que afectó también la construcción, y sectores comerciales como electrodomésticos, tecnología, calzado y marroquinería. - A futuro, el Quindío se proyecta hacia la construcción de tres nuevas zonas francas turísticas, que entrarían en funcionamiento en el 2012. En el primer semestre de 2010, el Gobierno Nacional debe hacer la declaración de parques industriales, lo que permitirá salir a buscar inversionistas.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido