De regreso al mapa

Quienes por estos días se han hecho presentes en Cartagena, no han dejado de sorprenderse con la seriedad de los preparativos relacionados con la celebración del Foro Económico Mundial.

Finanzas
POR:
abril 07 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-07

Para utilizar la expresión coloquial, los organizadores se han preocupado porque el evento marche al ritmo de un reloj suizo, y que en un marco de relativa austeridad el medio millar de invitados a la cita encuentre rápidamente las respuestas a sus requerimientos, ya sean logísticos o relacionados con temas de fondo.Según los funcionarios del Gobierno colombiano, la atención a los detalles tiene varias razones. Una es la de hacer las cosas bien y elevar los estándares para este tipo de reuniones internacionales. Otra es demostrarles a los inversionistas que el país es un territorio propicio para hacer negocios y que está dispuesto a darle un buen recibimiento a quienes quieran apostarle a nuevos proyectos. Si esa apuesta tiene resultado o no, es algo que se verá en las cifras, pero desde ya existe optimismo en que la llegada de capitales al territorio nacional continuará su marcha. Parte de ese sentimiento tiene que ver con lo ocurrido en lo que va del 2010. De acuerdo con las cifras de la balanza cambiaria que elabora el Banco de la República, los ingresos por Inversión Extranjera Directa llegaron a 1.844 millones de dólares, con corte al pasado 19 de marzo. Esa cantidad es 19 por ciento mayor a la registrada en igual periodo del 2009, con una clara concentración en el área de petróleo, hidrocarburos y minería, pues el repunte en los precios de los productos básicos ha alimentado la búsqueda de nuevas oportunidades. Dicha circunstancia, unida a un marco regulatorio que es competitivo frente a otras naciones del continente, explica el interés en Colombia, en donde todavía hay grandes zonas con buenos potenciales de reservas y bajos niveles de exploración. Por otra parte, el nerviosismo que existía sobre la economía mundial ha disminuido sensiblemente, ya que el crecimiento positivo está de vuelta. Eso afectó en el pasado reciente las inversiones con destino a otros sectores como el manufacturero o el de servicios, pero ahora comienza a suceder el fenómeno contrario. Una vez más, la esperanza es que el apreciable tamaño del mercado interno colombiano, junto a sus ventajas geográficas o de disponibilidad de mano de obra con miras a la actividad exportadora, lleven a que sea considerado por compañías de primera línea para sus planes de expansión regional. Aparte de esos factores, hay que tener en cuenta que el año pasado tuvo lugar un bajón relacionado con hechos puntuales. Según el Emisor, lo recibido por concepto de Inversión Extranjera Directa llegó, en términos netos, a 7.201 millones de dólares, 3.382 millones menos y un 32 por ciento por debajo de lo ingresado en el 2008. Este comportamiento fue explicado por un aumento sorpresivo en los egresos por reembolsos de capital que crecieron 23 por ciento, hasta sumar 8.856 millones de dólares y que ocurrió, en empresas de diversos ramos, pero sobre todo del sector eléctrico. Quienes saben del tema aseguran que en lo sucedido pesaron más las decisiones contables de una casa matriz en particular. En contraste, los flujos de nueva inversión sumaron 14.125 millones de dólares, un retroceso de apenas 8 por ciento. Al mismo tiempo que eso ocurría, los activos comprados por los inversionistas colombianos en el exterior registraron un alza del 34 por ciento, hasta 3.025 millones de dólares. Tanto las adquisiciones de Ecopetrol, como la mayor actividad de algunas entidades de servicios públicos, tienen mucho que ver con lo sucedido. Pero otra vez queda claro que hay un número creciente de empresas nacionales que está buscando oportunidades en otras latitudes. Así las cosas, y si las políticas generales actuales se mantienen, junto con las cifras positivas de crecimiento de la economía, el tránsito de capitales con destino a proyectos tangibles debería seguir al alza, tanto desde como hacia Colombia. Esa es una realidad factible que ya experimentan otras naciones latinoamericanas y que debería seguir presente en un país que vuelve a comprobar que ha quedado incluido en el mapa de los inversionistas. "Si las políticas actuales se mantienen, junto con las cifras positivas de crecimiento de la economía, el tránsito de capitales con destino a proyectos tangibles debería seguir al alza, tanto desde como hacia Colombia".ADRVEG