Reina el desconcierto alrededor del proyecto de reforma tributaria

El proyecto de reforma tributaria tuvo ayer un mal comienzo en las comisiones económicas del Congreso. No hubo quórum y sí una evidente molestia de muchos congresistas que cuestionan que no hay unidad en la posición del Gobierno frente al proyecto.(VER GRAFICOS)

POR:
agosto 17 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-17

El hecho de que el presidente Uribe, en diferentes escenarios con el sector privado, haya planteado posibles cambios al proyecto, ha provocado un gran desconcierto entre muchos parlamentarios que ya piden que se presenten de una vez por todas las modificaciones del propio Gobierno. El asunto es que el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, no parece estar en la misma línea de las propuesas del Jefe del Estado. Ayer cuando se esperaba que se diera el primer paso en el trámite del proyecto ante las comisiones económicas, la sesión se levantó después de una hora y 45 minutos de la citación porque no hubo quórum. “Siendo el Gobierno el más interesado en el proyecto, no asistió al debate. La cita era a las 9:00 de la mañana y a las 10:40, ni el Ministro ni el Director de la Dian habían hecho presencia en el Salón Elíptico”, dijo el representante de Cambio Radical Felipe Orozco. La excusa que dan los senadores de la Comisión Cuarta por no haber llegado a la cita, es que se encontraban atendiendo una comisión del Congreso de Estados Unidos con quienes trataron temas sobre el manejo administrativo del Legislativo. “Lamentablemente cuando llegamos al Salón Elíptico ya habían levantado la sesión”, explicó el senador del Partido de la U, Luis Elmer Arenas. Quienes cuestionan la inconformidad por los cambios que al parecer ha empezado a aceptar el presidente Uribe, expresaron ayer que no quieren ser ‘convidados de piedra’. Además, la actitud del Presidente de la República tiene desconcertados a los legisladores, pues lo que hace y dice va en contravía de lo que ha defendido su Ministro de Hacienda en el sentido que no habrá cambios en el proyecto, manifestaron ayer varios parlamentarios. “Lo de ayer se puede leer como una señal del Legislativo al Ejecutivo en el sentido que no se olvide de dónde se debe dar la verdadera discusión”, agregaron. Precisamente, el reclamo que ayer le tenían listo al ministro Carrasquilla algunos integrantes de las comisiones económicas era: ¿cuándo llegará al Congreso la carta de modificaciones al proyecto? Esto, no sólo por la puerta que ha abierto el propio mandatario, quien en cada intervención habla de ‘revisiones’ que hay que hacer al proyecto y de temores que le invaden por uno u otro tema contenido en la reforma, sino también porque en los pasillos del Congreso se habla de que el Gobierno ya tiene listo un pliego de modificaciones, con el que cambia 50 artículos de la iniciativa que radicó el pasado 28 de julio. “Es positivo que el Gobierno acepte las observaciones y esté abierto a introducirle cambios al proyecto, pero es una lástima que esas puertas no se abran ante el Congreso sino por fuera de él”, dijo el senador de Alas Equipo Colombia, Gabriel Zapata. Por otro lado, aunque ya se han conocido las observaciones que tienen los diferentes sectores económicos y gremios de la producción sobre la reforma tributaria y hablan básicamente de no quitar uno u otro beneficio, o de bajar más la tarifa de renta o de no poner IVA a ciertos bienes, esta semana ya se sentaron a sumar y a restar, y a examinar con lupa la iniciativa con sus asesores tributarios, lo que ahora sí encendió todas las alarmas. "Es lamentable que las propuestas de cambios al proyecto tributario no se abran ante el Congreso sino por fuera de él”. Alcanzar la total cobertura en salud y en educación costaría unos $180 billones Lograr la cobertura total en salud y educación, y mantener a las personas vinculadas a estos sistemas, tendría un costo aproximado a los 180 billones de pesos, en valor presente. Así lo señaló ayer el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, al explicar las razones que tiene el Gobierno para defender la fórmula con la que hoy se calculan los recursos que se van a las regiones a través del Sistema General de Participaciones (SGP). “Proponemos que partamos de la discusión en la cual la regla actual sea evaluada con toda objetividad, porque todos vamos a llegar a la conclusión de que, con otras decisiones que se han venido tomando en provisión de bienes públicos locales y de cesión de algunas rentas a los gobiernos territoriales, han sido buenas para el país y para las regiones”, dijo. Esta fórmula, que se vence en el 2008, es que cada año el SGP crece con la inflación causada más 2,5 por ciento, que es el que defiende el Gobierno y que propondrá en el proyecto de acto legislativo que prepara para llevar al Congreso a más tardar en septiembre. Y como el Gobierno se ha propuesto alcanzar la plena cobertura en salud y educación, y desea mantener el mismo mecanismo con iguales porcentajes, se aumentarían los recursos que el Gobierno destina a esas áreas a través del presupuesto. ‘Lobbistas’ alistan estrategias de los gremios y empresarios Toda reforma tributaria traerá inconformismos y muchos se sentirán ‘golpeados’ con las propuestas que contenga. La que se radicó el 28 de julio en el Congreso no es diferente a las demás, o sí: se prevé que el número de ‘lobbistas’ será mayor, pues no hay un solo sector que no se sienta afectado. En todo caso por estos días abundan las reuniones gremiales y empresariales en las que no sólo se analizan los pormenores del proyecto, sino que también se empiezan a elaborar las estrategias que se implementarán para empezar a hacer el lobby en el Congreso. Esto a pesar de que están seguros que la discusión formal sólo se dará en octubre después de que se haya aprobado el presupuesto para 2007. Abogados, economistas y politólogos hacen parte de ese grupo de cabildantes que saben cómo, cuándo y ante quién acudir. A esto se suma la labor que hacen los presidentes de compañías y agremiaciones ante el Presidente de la República o ante el Ministro de Hacienda. Este año, se verán las mismas caras: Marta Abdala, que tiene sus propios clientes; Helen López, de Asobancaria; Javier Hoyos de Bavaria; Iván Lizcano del Grupo de Ardila Lulle; Alberto Echavarría de la Andi; entre muchos otros. 73 por ciento es la cobertura que hoy alcanza el país en el sistema susbsidiado de salud.

Siga bajando para encontrar más contenido