Remesas a América Latina caerán 7%; hasta los 64.000 millones de dólares bajarían los giros del exterior

Eso señala un nuevo informe que afirma que un millón de familias en la región dejarán de recibir esos flujos periódicos. Un estudio propone alternativas para maximizar los recursos.

POR:
mayo 08 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-08

El estudio presentado con el título de 'Migración y remesas en tiempos de recesión', destaca que el mayor desempleo entre los latinoamericanos que viven fuera de sus países, la caída en sus ingresos, los menores flujos migratorios y las deportaciones explican la reducción en los volúmenes de remesas.

Según el análisis de Manuel Orozco, del centro de estudios de 'Diálogo Interamericano', además del millón de hogares que dejarán de percibir remesas este año hay otros cuatro millones de familias que recibirán de media un 10 por ciento menos que en 2008.

El informe recuerda que la gravedad de la crisis en Estados Unidos, epicentro de la actual recesión global, tiene un fuerte impacto sobre las remesas, ya que un 65 por ciento de los inmigrantes latinoamericanos residen en ese país.

Además, un 75 por ciento del dinero que llega a la región procede del vecino del norte.

Pese al hostil ambiente económico, Natasha Bajuk, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dijo durante la presentación del informe que los inmigrantes "hacen todo lo que pueden para cubrir las necesidades de las familias que dejaron atrás", en la mayoría de los casos tras una decisión 'muy difícil'.

Recordó, en ese sentido, que son muchos los que están recurriendo a sus propios ahorros para mantener estable la ayuda. El análisis insiste, por lo demás, en que la caída en los flujos de remesas amenaza con pasar una factura especialmente elevada a países como República Dominicana, Haití, Nicaragua y Paraguay.

Cada uno de esos países tiene una elevada dependencia de la ayuda de los inmigrantes ya que en torno al 60 por ciento de la población tiene un familiar fuera y la mitad de esas familias recibe dinero del exterior.

Las conclusiones del informe coinciden con las de otros estudios anteriores. Así, El BID pronosticó en marzo, que las remesas que los emigrantes envían desde el extranjero a sus países de origen en Latinoamérica caerán en 2009 por primera vez en nueve años a causa de la crisis.

El BID no cifró la posible magnitud de la caída, pero sí explicó que la tendencia comenzó a notarse en el último trimestre de 2008.

Opciones para mejorar

Para mitigar la tendencia a la baja de los flujos, el informe propone varias fórmulas. Entre ellas motivar la inversión de los inmigrantes en sus países de origen.

También, que las autoridades realicen un mayor esfuerzo para canalizar hacia el sector financiero los ahorros de los recipientes de remesas. Según el análisis, las personas que reciben ayuda de sus familiares en el exterior ahorran alrededor del 10 por ciento de las remesas, lo que equivale a más de 1.000 dólares anuales.

El valor de esos ahorros 'es limitado', indica el análisis, ya que muchas de esas personas no tienen acceso ni siquiera a cuentas bancarias.

Manuel Orozco apunta que son necesarias opciones que permitan una mejor capitalización de los ahorros mediante instrumentos financieros que ofrezcan una rentabilidad mayor que el poner el dinero 'debajo del colchón'.  

Siga bajando para encontrar más contenido