Renunció ministro de finanzas de Ecuador por ocupación de 2 canales privados de Tv

Fausto Ortiz dimitió sorpresivamente, este martes, tras la decisión de la estatal Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) de incautar dos estaciones de ex banqueros prófugos en Estados Unidos.

POR:
julio 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-08

Ortiz discutió acaloradamente con el presidente Rafael Correa y presentó su dimisión luego de que el mandatario "le pidió que rubricara (los documentos) o se fuera", señalaron las fuentes bajo condición de anonimato.

Por eso es que la firma de Ortiz (que como Ministro de Finanzas preside la AGD) no consta en la resolución de esa institución que ordenaba la incautación de los canalesTC y Gamavisión.

Trascendió este mismo martes que fue designada en su reemplazo Wilma Salgado, según confirmó la flamante funcionaria que será posesionada en las próximas horas.

''Me ha planteado el señor presidente (ocupar el cargo). No he sido posesionada, eso va a suceder en el transcurso de la mañana en el palacio de gobierno'', afirmó Salgado.

Salgado dijo que no conoce los motivos de la renuncia de Ortiz, pero confirmó que era el presidente del directorio de la AGD y que debía expresar su consentimiento sobre la incautación.

Salgado dijo en entrevista telefónica que la decisión de la AGD ''es una medida administrativa... La medida es absolutamente de carácter legal'', descartando que sea una medida política. ''No tiene otro objetivo que el de recuperar los activos que estaban pendientes de ser recuperados desde que se registró la crisis financiera''.

Ortiz no pudo ser localizado por la AP pero el vicepresidente de noticias de uno de los canales incautados, José Toledo, designado por la AGD, confirmó al canal Ecuavisa que la salida de Ortiz responde a su desacuerdo con la medida.

Las estaciones de televisión y más de 195 bienes eran de propiedad del grupo Isaías, dueño del ex banco Filanbanco que quebró a finales de los noventa.

La ocupación de TC y Gamavisión

El gobierno incautó este martes las dos estaciones de televisión en Quito y Guayaquil, aduciendo que busca cobrar deudas de un banco cerrado, cuyos principales accionistas serían dueños de esos medios.

Aparte de esos canales, también fue intervenido el canal Cable Noticias y TC radio, además del grupo de televisión por cable TV Cable.

La incautación afecta a un total de 195 empresas, aparte de los medios de comunicación, del área agrícola, comercial, de seguros, de construcción, yates, aviones y otro tipo de bienes inmuebles.

A la tres de la mañana, en medio de un gran despliegue policial, las instalaciones de la TC Televisión en la capital y en Guayaquil fueron tomadas por efectivos policiales quienes facilitaron el ingreso de los nuevos administradores, agentes de la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) y dos horas más tarde sucedió lo mismo con Gamavisión en Quito.

Los dos canales incautados mantenían una línea editorial en que destacaban lo positivo del gobierno pero también hacían críticas, aunque no al nivel de otros canales de televisión que mantienen confrontaciones abiertas con el régimen.

Mediante una cadena de televisión, un locutor leyó un comunicado de la AGD indicando que de acuerdo con un artículo 29 de la Ley de Reordenamiento en materia económica y tributaria, ''ha dispuesto la incautación de todos los bienes de propiedad de los administradores y accionistas del ex Filanbanco, al 2 de diciembre de 1998; cuyas pérdidas fueron determinadas por la Junta Bancaria, por 661 millones de dólares''.

Aseguró que el proceso se realiza ''en estricto apego a la ley y en defensa de los derechos del pueblo ecuatoriano'' agregando que ''con esta medida, que debió haber sido tomada hace 10 años, renace la esperanza de los cientos de ciudadanos a los que nunca se les devolvió su dinero luego de la quiebra de Filanbanco''.

Aclaró que ''la incautación no vulnera ningún derecho laboral ni paraliza ninguna de las empresas en cuestión y el Estado ecuatoriano les garantiza seguridad y estabilidad. Se trata de una intervención directa de la AGD en las empresas deudoras, donde se nombrará un administrador temporal para que sigan funcionando con normalidad'', añadió.

El presidente del canal estatal, Enrique Arosemena, notificó la incautación a los directivos de TC televisión, mientras las instalaciones del canal en ambas ciudades están rodeadas por un importante contingente policial.

Los empleados, presas desconcierto, algunos todavía dentro de las instalaciones y muchos de ellos llorando, lanzaban esporádicos gritos de rechazo a la acción durante la madrugada.

La presentadora de Gamavisión, Valeria Mena, abrió el noticiero afirmando que ''iniciamos comunicándoles la ingrata noticia de que este canal ha sido incautado por la Agencia de Garantía de Depósitos''.

El noticiero no duró más de cinco minutos al aire, luego pasó a transmitir un programa cómico y novelas en medio de lo cual aparecía esporádicamente el mensaje ''censurados por Correa'', en alusión al presidente Rafael Correa.

En tanto, en Guayaquil, Edison Manrique, de Radio Sucre, dijo a la AP que ''a las tres de la mañana llegó una orden de clausura ... desde esa hora estamos sin señal''.

La clausura se habría dado como parte de la terminación de la concesión para el uso de esa frecuencia, lo cual fue notificado en febrero a los dueños de la estación.

El gerente de la AGD, Carlos Bravo, aseguró desde la instalaciones de TC Televisión a los empleados que su estabilidad laboral ''está garantizada'' y que ''este es un problema con Filanbanco, por las pérdidas determinadas por la Junta Bancaria''.

La AGD es una institución estatal que tiene la misión de recuperar y precautelar los fondos de los depositantes de unos 21 bancos cerrados o quebrados a finales de los 90, cuando se produjo una crisis económica que puso al país al borde de la hiperinflación.

La acción presuntamente se produjo debido a que se considera que ambos canales pertenecen a los ex banqueros William y Roberto Isaías Dassum, acusados de malversación en el desaparecido banco Filanbanco, que estuvo bajo su administración. Estos abandonaron el país el 2000 y viven actualmente en Miami.

El empresario Estéfano Isaías, hermano de los ex banqueros, se ha presentado como propietario de TC Televisión, mientras que Alvaro Dassun ha dicho que es el dueño de Gamavisión. Ambos negaron cualquier relación empresarial con los ex banqueros.

Tras una reunión, el representante de los trabajadores de TC televisión, Fausto Valdiviezo, informó a la prensa que se designó como administrador a Enrique Arosemena y a José Toledo como vicepresidente de noticias.

El presidente de Gamavisión, Alvaro Dassun, señaló que ''queremos denunciar que esta madrugada un piquete de policías forzó las seguridades de Gamavisión en Quito y ocupó sus instalaciones, funcionarios de la AGD al mando de Robert Andrade, nos entregaron una resolución administrativa disponiendo la incautación de los bienes de este medio''.

''Se pretende cobrar supuestas deudas de Filanbanco con la AGD, Gamavisión no tiene nada que ver con Filanbanco'', dijo.

Ambos canales mantienen la transmisión de programas extranjeros grabados, ajenos los noticieros, pautados en este horario.

Rechazo de los medios

La incautación fue rechazada por gremios de prensa y opositores, que la tacharon como una jugada del presidente Rafael Correa para acallar a sus adversarios de cara al referendo constitucional.

La Superintendencia de Telecomunicaciones también ordenó a los uniformados clausurar radio Sucre y una de sus filiales en el puerto de Guayaquil (suroeste) por incumplimiento en el uso de frecuencias.

En el caso de los canales "es una medida totalmente arbitraria porque la toma el gobierno cuando va a iniciar una campaña electoral en la que necesita desesperadamente, para que su proyecto subsista, amordazar a los medios de comunicación que puedan dar cabida a voces críticas", dijo Emilio Palacio, subdirector del diario 'El Universo'.

Los ecuatorianos irán a las urnas a finales de septiembre para votar en la consulta sobre la nueva Constitución, que habilita la reelección inmediata de Correa y prohíbe a los banqueros tener medios de comunicación.

Las autoridades descartaron que la clausura de la estación radial esté relacionada con el proceso contra los Isaías.

Por su parte, el presidente de Gamavisión, Alvaro Dassum, consideró injustificada la expropiación aduciendo que se trata de un "atentado contra la libertad de expresión".

La AGD "llegó con un piquete de policías, ingresó a la fuerza y dejó a una persona encargada. Esto es un atentado a la libertad de expresión, están violando los derechos a la gente", comentó el directivo.

Siga bajando para encontrar más contenido