Reproducción en alerta por sustancias que consumimos | Finanzas | Economía | Portafolio

Reproducción en alerta por sustancias que consumimos

Sustancias químicas como las que se encuentran en plásticos, detergentes, fragancias artificiales o disolventes contribuyen a la esterilidad y causan anomalías genitales en los bebés de los países industrializados y América Latina, advierte la organización Green peace.

POR:
mayo 05 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-05

Según el informe “Atención frágil: reproducción y exposición química” de Greenpeace, más de 100.000 moléculas diferentes se producen y se encuentran en alimentos y bienes de consumo. Los autores constatan que en 50 años, “los análisis de esperma revelan una disminución del 50 por ciento en el número de espermatozoides activos” y que “desde 1960, el número de parejas estériles es más del doble en los países industrializados”de 7-8 por ciento en 1960, a 15-20 por ciento en la actualidad-, en particular, en zonas rurales de Estados Unidos y Canadá, Suecia, Alemania, Noruega, Japón, Holanda y América Latina. También se ha alterado la proporción de natalidad niñas y niños, que tradicionalmente era favorable a estos últimos y ahora se ha invertido. Al mismo tiempo ha aumentado el cáncer de testículos. Entre otras anomalías, los autores destacan también la precocidad creciente de la pubertad en las niñas observada por ejemplo en Puerto Rico, en la región de Toscana (Italia) o en los inmigrantes de Asia y América Latina. El desarrollo de la endometriosis en las mujeres observada en Estados Unidos, 1 de cada diez está afectada, ocasionando 100.000 histerectomías o extracciones de útero por año. Aunque se “conocen mal las causas exactas del aumento de estas sustancias en la reproducción humana”, la organización que censa los informes científicos aparecidos en los últimos años, señala que éste fenómeno se desarrolla paralelamente al aumento de la producción y de la utilización de algunas sustancias químicas. “Incluso el feto en el vientre materno se encuentra expuesto a una multitud de sustancias que contaminan el cuerpo humano”, insiste el informe de Greenpeace que recuerda que “numerosos estudios han demostrado claramente que ciertos productos químicos son capaces de provocar alteraciones en los animales”. En la lista negra de la organización están los antioxidantes sintéticos como los que aparecen en productos de limpieza e incluso en algunos productos de belleza corporal. También están los fatalatos -en plásticos, disolventes y fijadores de algunos cosméticos. Así mismo, el bisfeno-A y sus derivados -producción de plástico para biberones, CD, parabrisas-, los almizcles artificiales -mezclas de fragancias para detergentes, tejidos, suavizantes y algunos cosméticos perfumados. AFP

Siga bajando para encontrar más contenido