Los republicanos desechan el voto hispano

Como muchos latinoamericanos viviendo en Estados Unidos, después de ver el debate entre los aspirantes a la candidatura presidencial del Partido Republicano el siete de septiembre, llegué a una clara conclusión: esta gente no nos quiere nada.

POR:
septiembre 19 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-19

Con la posible excepción del ex gobernador de Utah, Jon Huntsman, quien en un momento se vio obligado a recordarles a sus rivales que los inmigrantes son "seres humanos", los restantes siete hombres y una mujer que participaron en el debate televisado de MSNBC-Político parecían estar compitiendo entre sí para ver quién era el más 'duro' contra los inmigrantes indocumentados. Ninguno de ellos mencionó siquiera de paso el hecho de que la inmigración ilegal ha disminuido drásticamente desde la crisis económica del 2008. Ya antes de iniciarse el debate, un aviso dirigido a los republicanos de California me dejó atónito. Mostraba a un joven rubio diciendo que el problema de Estados Unidos no es sólo la inmigración ilegal, sino también la inmigración legal. La publicidad, firmada por un grupo llamado 'Californianos para la estabilización de la población' -suena muy parecido a 'Californianos para la esterilización de la población'- decía que "necesitamos disminuir la inmigración legal" para reducir el desempleo, sin contar con el hecho de que la mayoría de los inmigrantes hacen trabajos que pocos ciudadanos estadounidenses están dispuestos a realizar. A partir de ese momento, la cosa fue de mal en peor. El gobernador de Texas, Rick Perry, el favorito en las encuestas, pidió "más tropas en la frontera" entre México y Estados Unidos, sin mencionar que el número de cruces ilegales de la frontera está en su número más bajo desde 1973, ni que el número de agentes de la Patrulla Fronteriza se ha más que duplicado en los últimos seis años. Más importante aún, Perry tampoco habló de que casi la mitad de todos los inmigrantes indocumentados no ingresan al país cruzando el desierto mexicano, sino que lo hacen con visas de turistas a través de los aeropuertos estadounidenses, y luego se quedan más tiempo del que autorizan sus papeles. El ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney, el segundo en las encuestas de los republicanos, dijo que su mayor prioridad para resolver el problema inmigratorio sería construir un muro a lo largo de toda la frontera. Pero, muy convenientemente, Romney no añadió que, además de ser económicamente imposible, esa medida no impedirá que los inmigrantes sigan cruzando la frontera con escaleras, o por medio de túneles, mientras el ingreso per cápita de Estados Unidos siga siendo varias veces más alto que el de México, y mientras los empleadores estadounidenses sigan ofreciéndoles empleos que los ciudadanos estadounidenses se niegan a ocupar. La congresista Michelle Bachmann habló del riesgo de que los terroristas cruzaran la frontera, sin mencionar que ni uno sólo de los terroristas del 9/11 entraron a Estados Unidos desde México. Tampoco dijo que una investigación reciente del diario USA Today, basada en datos del FBI, concluyó que "los índices de crímenes violentos cometidos en la frontera Estados Unidos- México han bajado en años recientes". La única voz razonable fue la de Huntsman, quien recordó a sus rivales que muchos indocumentados entran al país ilegalmente porque las trabas burocráticas les hacen casi imposible hacerlo legalmente. Estados Unidos debe agilizar su sistema de inmigración legal para atraer cerebros, trabajadores calificados e inversores, dijo. ¿Cómo hará el Partido Republicano para conquistar el 40 por ciento del voto hispano que la mayoría de los encuestadores dice que necesitará para ganar las elecciones del 2012, con estas posturas antiinmigratorias y propuestas de recortes a los programas sociales que benefician a millones de hispanos? La encuestadora republicana Nicole McCleskey me dijo que los republicanos están apostando al voto de la población blanca. "La caída del apoyo de los votantes blancos a Obama hace disminuir la necesidad de que el candidato republicano conquiste ese 40 por ciento del voto hispano", me señaló. Mi opinión: en su búsqueda del apoyo de la extrema derecha del Partido Republicano para ganar las primarias, los principales aspirantes republicanos están tirando por la borda el voto hispano. Eso podría costarles las elecciones del 2012. No hay dudas de que Estados Unidos, como cualquier otro país, debe proteger sus fronteras. Pero para hacerlo necesita: a) reducir las trabas burocráticas a la inmigración legal, para que los extranjeros que lo merezcan puedan entrar con visas, en lugar de entrar con contrabandistas de personas; b) focalizar la acción de los agentes de inmigración, para que impidan el ingreso de criminales, en lugar de dedicarse a persecuciones indiscriminadas, y c) lograr una mayor integración económica con Latinoamérica, para que a los vecinos de Estados Unidos les vaya mejor, y su gente no sienta la necesidad de emigrar. Lo que no hace falta es más demagogia barata, como la que se vio en el debate.helgon

Siga bajando para encontrar más contenido