Se requiere una estrategia con Asia

Es un hecho que Colombia se está acercando a Asia, aunque de manera muy tímida.

POR:
mayo 03 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-03

Desde hace varios años, empresarios, analistas, el Gobierno a través de la Cancillería y el Ministerio de Comercio, han insistido en la importancia de Asia y en la necesidad de participar y ser miembros en foros del pacífico, como es el caso de Apec. Hoy en día, el consenso está, pero hace falta una estrategia clara. Hasta ahora el acercamiento se ha dado porque los mercados naturales de Colombia ?Estados Unidos y la Unión Europea? han desacelerado. Las cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo reflejan que las exportaciones de Colombia se han triplicado en los últimos nueve años; que China es el segundo destino de las mismas, después de Estados Unidos, y que el comercio del país con Asia Pacífico superó el de la Unión Europea durante el 2010. Las exportaciones colombianas a China fueron de 1.967 millones de dólares en el 2010, crecieron 107 por ciento sobre el año anterior y representan 4,9 por ciento del total de las ventas internacionales. Este aumento repentino se debe a un incremento en el precio de los commodities , que ha significado bonanzas no antes vistas para países como Brasil, Chile, Perú y Colombia. Es así como el 85,7 por ciento de los productos que les enviamos ?petróleo, ferroníquel, carbón, entre otros? son primarios. La demanda internacional de materias primas, en especial de los países asiáticos, y los altos precios de los commodities están beneficiando a América Latina y a Colombia. Pero lejos de establecerse como una opción real de desarrollo, consolida la dependencia y la primatización de las economías latinoamericanas. Esto en sí no tiene nada de malo. Lo importante es que pensemos en qué vamos a invertir el resultado de todas estas bonanzas para el país y cómo planteamos un estrategia hacia Asia. Eso sí es clave. DEFINIR EL RUMBO Todos los países asiáticos que hacen parte del milagro de desarrollo económico de esta región tienen claro para dónde van: algunos han escogido atraer inversión extranjera (Singapur), otros han invertido enormes recursos para volverse productores de calidad mundial (China). Es, pues, necesario que como país decidamos cuál es nuestro modelo de desarrollo económico y que diseñemos e implementemos una estrategia consecuente. Debemos ser proactivos con nuestro futuro y decidir cómo queremos pararnos frente a Asia y el mundo. Esto no puede quedar más en manos del destino y de los regalos de la naturaleza. Se necesita una política clara que potencialice sostenidamente a nuestro país. HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido