Un respiro necesario

Recientemente, el comportamiento de los mercados internacionales ha estado influenciado por la fuerte caída y consecuente volatilidad del precio internacional del petróleo durante las últimas dos semanas.

POR:
mayo 18 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-18

Este hecho ha aumentado las preocupaciones frente a la solidez de la recuperación económica mundial. Sin embargo, creemos que esta situación es solamente una corrección de los altos precios que se habían registrado recientemente por choques de tipo geopolítico y no refleja un deterioro importante de los fundamentales actuales de la economía global. La desaceleración del precio internacional del petróleo comenzó desde principios de mayo, cuando llegó a un precio máximo de 113,9 dólares por barril (dpb), el mayor nivel desde julio del 2008, y presentó en esa la semana una caída de 13,9 por ciento. Durante esa semana, la aversión al riesgo aumentó de manera importante: el VIX llegó al mayor nivel desde finales de marzo. Los datos preliminares de desempleo en EE. UU. impulsaron los temores frente a un retroceso del mercado laboral de ese país: la agencia ADP mostró en su informe adelantado del mercado laboral, una contratación del sector privado (179 mil empleos) inferior a lo esperado, a lo que se le sumó el reporte de peticiones de subsidios de desempleo que llegaron al mayor nivel en ocho meses. Además, en esa semana el Banco Central de India (RBI) decidió continuar con su política de restricción monetaria y subió la tasa de interés de referencia 25 pbs. Ante esta decisión, el RBI rebajó su expectativa de crecimiento de la economía India 1 p.p, a 8 por ciento para el 2011. Este hecho generó preocupaciones sobre una desaceleración del quinto mayor comprador de crudo del mundo. Sin embargo, la reacción negativa del mercado frente a estos hechos resultó algo exagerada ya que los datos no reflejaban una desaceleración tan preocupante en estas economías: al final de esa semana, el reporte oficial de desempleo en EE. UU. mostró que los empleos privados se incrementaron en 268 mil puestos, el mayor aumento desde febrero de 2006. En cuanto a los temores sobre la economía de India, cabe resaltar que un crecimiento de 8 por ciento en el PIB de ese país sigue reflejando una dinámica importante de expansión, el promedio de crecimiento en los últimos cinco años ha sido de 8,4 por ciento. De esta forma, no se estima que la demanda por combustible de India caiga sustancialmente: la Administración de Información Energética de EE. UU. (EIA) proyectó una demanda de India de 3,33 millones de bpd en el 2011, 3,4 por ciento superior a la del 2010. Luego de esa primera semana de sell-off, la semana pasada el precio del WTI continuó presentando desvalorizaciones en medio de cifras de la economía China y de la publicación de inventarios de petróleo en EE. UU., datos que tampoco creemos que sean un determinante de peso para una caída permanente en el precio del petróleo. En primer lugar, las últimas cifras de balanza comercial de China mostraron que las importaciones de petróleo de este país para abril llegaron a su tercer nivel más alto en la historia, demandando un promedio de 5,24 millones de barriles diarios. Adicionalmente, en abril el FMI revisó su proyección de crecimiento del PIB de ese país a 9,6 por ciento para el 2011, únicamente 0,4 p.p por debajo del pronóstico de octubre, sugiriendo una dinámica robusta. Por su lado, el dato de inventarios de petróleo de EE. UU. mostró un incremento de 3,7 millones de barriles de petróleo, por encima del aumento de 1,4 millones de barriles que esperaba el mercado. No obstante, esto no implica un incremento sustantivo en la oferta de crudo, ya que este hecho estuvo asociado a las grandes inundaciones en el estado de Mississippi, lo cual ha afectado la capacidad de refinamiento de las petroleras de esa región. En la medida que esto se resuelva, los inventarios retornarían a un menor nivel. En medio de lo anterior, la EIA, en su informe de mayo, pronostica que la demanda de petróleo seguirá creciendo a lo largo del 2011, a la vez que se estima una desaceleración en el crecimiento de la oferta, por lo que es razonable esperar que el precio internacional del petróleo siga en niveles altos en lo que resta del año. En su informe, la EIA estima que la demanda mundial crecerá 1,4 millones bpd en el 2011, lo que representa una caída de sólo 0,1 millones de bpd frente al pronóstico de abril, llegando a la demanda más alta de la historia (88,1 millones de bpd). La demanda a nivel global estaría impulsada principalmente por países emergentes como China, Brasil y algunos de Oriente Medio. Es decir que, pese a los recientes temores de desaceleración de la economía china, los pronósticos de crecimiento de consumo de petróleo siguen siendo altamente favorables. Incluso, el crecimiento esperado de la demanda de China para el 2011 (0,6 millones de bpd) sería el segundo más alto desde el 2004. Por el lado de la oferta, la EIA estima que la capacidad de producción de la Opep caiga 2,3 por ciento frente al 2010, debido a la lenta recuperación que tendrá la producción de petróleo en Libia. Un factor adicional que da espacio para esperar que el precio del crudo siga aumentando es la continuidad de la política monetaria expansiva por parte de la FED. La dinámica del precio del petróleo ha tenido un comportamiento inverso frente a la del dólar. Es decir, cuando el dólar ha presentado debilidad a nivel global, ha generado presión al alza sobre el precio del petróleo. Esperamos que durante este año, la FED mantenga su política de expansión monetaria inalterada, manteniendo la debilidad del dólar y soportando los altos precios de los commodities, entre ellos el petróleo. Frente a lo anterior, creemos que esta caída del precio internacional del petróleo es temporal y existen fundamentales para pensar que el precio del crudo se mantendrá en niveles elevados durante todo el 2011 y muy posiblemente con tendencia moderada al alza.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido