Responsabilidades compartidas

Las aseguradoras, en ocasiones especiales, ceden o comparten su responsabilidad frente a coberturas muy grandes, brindando mayor solvencia y responsabilidad.

POR:
noviembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-05

En el sector de los seguros como en cualquier otro, se requiere de planeación, prevención y colaboración para prevalecer, mantenerse y para salir avante, en especial, en las situaciones difíciles; de no ser así, al suceder un imprevisto cuyas reclamaciones alcancen cifras millonarias, las compañías pueden tambalear y perder su solidez. Para explicar fácilmente lo que son los reaseguros, podríamos decir que estos son ‘el seguro de las aseguradoras’ o, en otras palabras, se trata de un contrato que las compañías aseguradoras firman con otras (las reaseguradoras) para, en determinado momento, responder ante las reclamaciones de un siniestro de gran cuantía, como por ejemplo, los seguros que cubren a las empresas de aviación, en caso de accidente, donde las primas por siniestros son muy altas y en los que, con seguridad, una sola aseguradora no podría cumplir a cabalidad con estos compromisos. Con ello, la aseguradora puede brindar mayor protección a sus asegurados, por el respaldo, solvencia y estabilidad que puede entregarles al tener relaciones con una reaseguradora. En estos casos, la aseguradora, que se compromete con sus clientes, quienes cancelan una prima estipulada, cede parte del riesgo a otra aseguradora que pasaría a ser la de reaseguros, compartiendo así, el riesgo y del mismo modo, parte de dicha prima. La mayoría de las veces, el asegurado desconoce este procedimiento, pero lo que es claro es que este tipo de negociaciones minimiza los porcentajes de indemnización para cada una de las compañías involucradas y busca que ante reclamaciones de millones de millones, la responsabilidad se comparta, evitando que la aseguradora a cargo de la cuenta llegue a la quiebra, y que, por el contrario, el sistema de pagos se torne eficiente y oportuno. Tipos de reaseguros Los reaseguros pueden ser de varios tipos: Reaseguro Obligatorio, en el que la aseguradora cede a la reaseguradora un porcentaje acordado que será equilibrado o no, de 50/50 o 30/70, por ejemplo. Así la aseguradora retiene el porcentaje acordado ante el riesgo y la reaseguradora asume el resto del riesgo en conjunto sobre todos los asegurados. Para las carteras vencidas, es una opción operativa. El Reaseguro Facultativo es contrario al obligatorio, pues opera individualmente y la aseguradora y la reaseguradora analizan a cada asegurado y asumen los porcentajes tras el estudio independiente del riesgo. En el tercer tipo, el Reaseguro Proporcional, la aseguradora y la reaseguradora pactan un porcentaje proporcional de la prima y de los compromisos adquiridos sobre el riesgo del contrato de la póliza; es decir, que la responsabilidad se asume sobre la calidad del riesgo. Finalmente, en el Reaseguro No Proporcional, la base porcentual y de responsabilidades no se mide sobre el riesgo, sino cuando sucede el siniestro y este supera cierta cantidad de dinero.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido