Una respuesta hipnotizadora a la angustia financiera

Muchos están buscando en la hipnosis alivio al estrés por Wall Street

POR:
noviembre 20 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-20

Tras ser despedido el año pasado de su trabajo como representante de servicio al consumidor, Gary Manouelian estaba muy preocupado porque no sabía si podría pagar su hipoteca y la deuda de su tarjeta de crédito. Así que buscó ayuda a través de la hipnosis.

Treinta sesiones y US$1.500 después, Manouelian asegura que ha conseguido un empleo en el gobierno estadounidense y está avanzando en el pago de sus deudas.  Por esto le agradece a su hipnotizadora, Laura Ryan-Day, de Austin, Texas.

"Sin dudas me ha hecho cambiar mi forma de pensar", asegura Manouelian, de Pfl ugerville, Texas. "Me siento mucho más seguro y menos estresado".

Durante años, la hipnosis se ha utilizado para ayudar a muchos a dejar de fumar, perder peso o dormir mejor. Pero recientemente en Estados Unidos ha habido un aumento significativo en la cantidad de clientes que buscan ayuda para enfrentar el estrés de la agitación en los mercados, según Dwight Damon, presidente de la Asociación Estadounidense de Hipnotizadores. La asociación tiene más de 12.000 miembros.

En la hipnosis, el terapista utiliza tonos relajantes y a veces música para que los pacientes se sientan profundamente relajados.  Los clientes reciben sugerencias y recomendaciones sobre cómo cambiar su comportamiento, ajustar su pensamiento y alcanzar sus metas.

No se requiere un certificado oficial para practicar hipnoterapia.

Eso ha creado tensiones entre hipnoterapistas que estudiaron psicología tradicional en una universidad y aquellos que obtuvieron sus títulos en cursos libres o que no tienen ningún tipo de entrenamiento formal.

Investigación escasa

La investigación científica sobre la hipnosis no es tan abundante como en otros campos de la psicología, pero la mayoría de los pacientes y los profesionales afirman que el cambio hacia una actitud positiva es de ayuda para muchos. Gran parte de las técnicas utilizadas en la hipnosis es similar a las usadas en las formas más convencionales de la psicología.

La Asociación Estadounidense de Psicología indica que el éxito de la hipnosis está documentado en publicaciones científicas.  Pero el sitio Web de la organización menciona que no todos los pacientes responden al tratamiento y que la hipnosis debería ser practicada por alguien que tenga entrenamiento médico.

Ryan-Day, que ha estado practicando la hipnosis durante ocho años y que está estudiando para obtener su maestría en consejería, les pide a sus clientes que se pongan anteojos oscuros para relajarse y concentrarse en la hipnosis. Los pacientes se sientan en un cómodo sillón en su oficina y se ponen audífonos para bloquear sonidos no deseados.

Ryan-Day les dice suavemente a través de un micrófono: "El dinero es energía que va y viene". La hipnotizadora graba las sesiones y alienta a los clientes a que las escuchen tres veces por día, pero "no mientras conducen".

La efectividad de la hipnosis que busca tratar la ansiedad financiera es difícil de cuantificar. A diferencia de la hipnosis para dejar de fumar o para perder peso, cuyos resultados se pueden medir en kilos o meses sin cigarrillo, las finanzas involucran un sinfín de variables. Pero eso no impide que los estresados trabajadores de Wall Street busquen tratamiento.

Jacob Bimblich, un hipnotizador de Nueva York, supo que cuando el Promedio Industrial Dow Jones cayó en picada recientemente,
su negocio registraría más
actividad.

La primera vez que notó el aumento de clientes preocupados por la crisis financiera fue cuando un par de empleados despedidos de Bear, Stearns & Co., que se desplomó en marzo y fue adquirida por J.P. Morgan Chase & Co., lo fueron a ver hace unos meses. 

Pronto llegaron varios clientes de Lehman Brothers Holdings Inc., Washington Mutual Inc. y otras firmas de Wall Street atrapadas en la restricción de crédito.  Bimblich no estudió formalmente hipnosis y asegura que aprendió su oficio al trabajar con otros hipnotizadores y leyendo sobre el tema. Tiene unos 30 clientes por semana, y cobra US$60 por una sesión básica de media hora.
"No tengo control sobre los mercados financieros", les dice Bimblich a sus clientes.  "Pero puedo ayudar con la forma en que usted los mira". La cantidad de clientes que llegan debido a problemas financieros se ha "multiplicado por diez", afirma.

Un paciente que trata Bimblich está comiendo de más por la ansiedad financiera.

"Veo las noticias sobre el mercado y quiero una dona", se queja Jack, dueño de un estudio de danzas, quien no quizo dar su apellido.  Jack afirma que ha subido 21 kilos en los dos últimos años debido a la ansiedad por la economía. Desde que comenzó el tratamiento de hipnosis hace un año, asegura que ha perdido casi 7 kilos.

Diana Ayala estima que gastó US$700 en sesiones de hipnosis con Ryan-Day en los últimos meses. Se sentía frustrada financieramente porque no había tenido un aumento luego de tres años en el mismo empleo. También perdió US$1.700 en una estafa de marketing.

"Me hubiera encantado haber ido a Italia, pero en ese momento, tenía que concentrarme en mí misma", señala, en referencia a sus sesiones de hipnosis, que parece haber encontrado efectivas.

Siga bajando para encontrar más contenido