Resulta muy costoso tener buen carro en Japón

Resulta muy costoso tener buen carro en Japón

POR:
octubre 25 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-25

Chiba (Japón). Impuestos exorbitantes, peajes prohibitivos, embotellamientos monstruosos, controles técnicos draconianos: tener un carro en Japón, sobre todo en las grandes ciudades, es un calvario y es carísimo, razones que explican en parte la depresión del mercado automovilístico japonés. Cuando compra un coche, un residente en Japón debe ante nada pagar una matrícula de 5 por ciento, además del impuesto al valor agregado, otro 5 por ciento. En Tokio y otras grandes ciudades, es obligatorio proporcionar al concesionario un certificado sellado por la policía que atestigua que se dispone de un estacionamiento. Si uno no posee estacionamiento, no puede adquirirlo. Y el alquiler de un garage en Tokio supera fácilmente los 50.000 yenes (310 euros) por mes. Cada año, un propietario de vehículo debe pagar un impuesto a la circulación (45.000 yenes, o 280 euros, por un sedán de 2.000 a 2.500 cc), y un seguro obligatorio (unos 50.000 yenes o 310 euros). Afp Según la Asociación Japonesa de Fabricantes Automovilísticos (Jama), un japonés paga dos veces más impuestos y tasas sobre los vehículos que un francés, y cuatro veces más que un estadounidense. Al cabo de tres años, hay que pasar un control técnico de 210.000 yenes, o sea 1.300 euros. MUCHOS IMPUESTOS

Siga bajando para encontrar más contenido