El reto de Colombia es hacer la tarea pendiente

Los diferentes indicadores dejan en claro que el progreso nacional ha sido amplio en los pasados 20 años, pero quedan muchos temas por resolver.

El reto de Colombia es hacer la tarea pendiente

Archivo Portafolio.co

El reto de Colombia es hacer la tarea pendiente

POR:
septiembre 24 de 2013 - 09:42 p.m.
2013-09-24

El titular del primer número de Portafolio, publicado hace dos décadas -a mediados de septiembre de 1993- no podía ser más explícito: ‘Apertura en conflicto’.

Según el reportaje, varios sectores -especialmente de agricultores y textileros- cuestionaban el propósito del gobierno de César Gaviria de internacionalizar la economía nacional, temerosos del daño que esta política le pudiera causar al sector productivo del país.

Ha pasado desde ese entonces mucha agua bajo los puentes. Y a pesar de que la economía nacional tiene un tamaño sustancialmente mayor que el de ese entonces, y de que los más diversos indicadores demuestran que la evolución ha sido positiva, de tiempo en tiempo las polémicas vuelven a ser las mismas.

Así lo comprobaron los argumentos esgrimidos por los promotores de los paros, que hace cerca de un mes impidieron el normal desarrollo de las actividades en diversas regiones del país. Con el planteamiento de que ciertas actividades del campo estaban en peligro, los promotores de los diferentes movimientos lograron un amplio apoyo en la opinión pública y cuestionaron duramente la política de firma de tratados de libre comercio.

Lo sucedido en dicha ocasión refleja el complejo tránsito a la modernidad de un país que sigue debatiéndose entre sus ataduras del pasado, sus dificultades presentes y sus posibilidades futuras.

Sin desconocer esas tensiones, pocos ponen en duda que hay razones para mirar con optimismo el porvenir. Por ejemplo, si se repitiera el ritmo promedio de aumento en el Producto Interno Bruto, registrado entre los diez años precedentes al actual, el tamaño de la economía para el 2025 sería de 650.000 millones de dólares, 75 por ciento más que el correspondiente al 2012.

El reto, por supuesto, es lograr incrementar esa tasa a niveles superiores al 5 por ciento anual. Sin embargo, conseguir dicho cometido exige completar una larga lista de tareas, que incluye romper ‘cuellos de botella’ que afectan la productividad y nos impiden ser más competitivos.

Así, nadie pone en duda que existe un descomunal atraso en infraestructura vial, que la justicia es poco eficaz y que los temas de inseguridad son todavía un lastre sobre la marcha de diferentes sectores. A lo anterior hay que agregar la pobre calidad de la educación, una estructura tributaria confusa y una pésima distribución del ingreso, para no hablar de las amenazas que trae el calentamiento global.

Ante semejante lista de retos, la disyuntiva para Colombia es quedarse en el círculo vicioso de las recriminaciones o empezar a resolver los pendientes, pues más que diagnósticos, lo que se requiere es capacidad de ejecución.

Es con ese propósito que fue escrito este informe especial, orientado a mirar hacia adelante. Nadie sostiene que la ruta será fácil y que los obstáculos desaparecerán por arte de magia, pero de lo que se trata es de seguir avanzando para que el debate en los años por venir se centre en otros desafíos, ojalá los que correspondan a un país más próspero.

Existe un descomunal atraso en infraestructura vial, la justicia es poco eficaz y los temas de inseguridad son todavía un lastre.

Ricardo Ávila Pinto

Director de Portafolio

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Siga bajando para encontrar más contenido